Se confirmó por ADN

Un hombre violó y embarazó cuatro veces a su hija

El albañil violó a su hija en reiteradas oportunidades y la obligó a mentir para que no se den cuenta de la aberrante situación.

Violación a una menor.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Un hombre violó a su hija desde los 9 años y la niña quedó embarazada en cuatro oportunidades, aunque su padre siempre la obligó a mentir.

Hugo Víctor Aguirre se sentó en enero de este año ante el tribunal después de que su hija se anime a denunciarlo ante la Comisaría de la Mujer.

En la audiencia, el fiscal Juan Pablo Baños le repitió al acusado todo lo que unos días antes le había contado la mujer en la denuncia.

Hace 23 años, cuando ella apenas tenía 9, se subió al asiento del ciclomotor de su padre y él la llevó hacia un descampado de la localidad santafesina de Arequito, en donde la violó.

Hoy Natalí tiene 32 años, pero su primer hija nació cuando ella tenía 13: se despertó una mañana con mareos y vómitos, fueron al hospital, y allí le confirmaron que estaba embarazada.

Su madre no comprendía de cómo eso había ocurrido, aunque Hugo le había dicho que indicara a un albañil de la zona como el principal responsable.

Pasaron diez años y en ese lapso él siguió violándola: nacieron tres hijos más. “Si te llenás de hijos, ningún pibe te va a querer”, afirmó la víctima que le decía su padre.

El fiscal Baños ordenó que se iban a realizar exámenes de ADN para comprobar si, efectivamente, los hijos de Natalí correspondían al padre de ella: los resultados dieron positivo en un 99,9%, según confirmaron fuentes del Ministerio Público de la Acusación santafesino a Infobae.

Antes de conocerse los resultados, las otras hijas de Aguirre habían tratado a la denunciante de mentirosa, y defendían a su padre afirmando que ella mismo había accedido a las relaciones sexuales.

“Recién ahora empieza mi vida”, dijo Natalí tras conocerse los resultados, después de revelar las duras conversaciones que tuvo con sus hijos.

“Los chicos no querían saber quién era su padre. Yo les decía que los había abandonado, pero Fátima me preguntaba llorando, ella sospechaba que era hija de su abuelo, hasta que me pude liberar. Quiero que mis hijos vivan la libertad”, concluyó.


COMENTARIOS