Vivir en la extrema pobreza

Tristán recibió la visita de asistentes sociales tras la entrevista en Tiempo FM

Tristán vive en zona de canteras hace 15 años, en una precaria vivienda de chapa donde acopia lo producido en el cirujeo y trabaja en el reciclado. Contó que, si bien recibe asistencia del Estado, no siempre alcanza para cumplir las necesidades básicas de una vida digna. Hoy está preocupado por el alimento y la llegada del invierno.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El pasado día jueves, Tiempo FM dio a conocer la historia de Tristán, un vecino oriundo de la ciudad de Pérez en el Gran Rosario, Provincia de Santa Fe, que llegó a nuestra provincia hace 20 años en busca de “algo mejor”. Actualmente tiene 60 años y hace 15 que vive en zona de chacras, allá por el barrio Los Lolos, donde en un pozo ha logrado levantar una precaria vivienda de chapa que solo lo repara del viento. El frío y la humedad, producto de las primeras heladas otoñales, ya no se aguantan de la misma manera a esa edad, por lo que vecinos de distintos sectores de la periferia de la ciudad colaboran constantemente con ropa de abrigo y alimentos.

Con su voz también golpeada por el paso del tiempo y la mirada triste, manifestó que por estas horas su mayor preocupación, ante la proximidad del invierno, es la falta de carbón o leña para calefaccionarse, además de la escasez de alimentos producto del poco trabajo.

“Llegué buscando un cambio como muchos, me pasaron un montón de cosas, todas negativas”, lamenta. Es oficial de la construcción y cuenta que ha trabajado mucho, pero “lamentablemente acá en la construcción se puede trabajar unos días. Muchos prometen que te van a buscar y nunca sucede”, dice.

Ya hace muchos años se compró un terreno frente al Aeropuerto a 1500 pesos, pero distintas situaciones nunca le han permitido avanzar en la construcción de su casa propia.

En cuanto a la asistencia que proporcionan desde los distintos niveles del Estado cuenta que “saben venir para las elecciones”, aunque reconoce también que hace pocos días se han acercado desde el Ministerio de Desarrollo Social para brindar la IFE, y asegura que por momentos la ayuda es de 3 o 4 mil pesos y “vienen cada tres meses con un asistente social para verificar mi situación, para volver a cobrar tres meses más”.

Yo vivo del reciclado, es redituable. Hubo y hay tiempos, ahora está bien pero no siempre está así, yo ya mucho no puedo y necesito para poder comer”.

Entre las tantas cosas que le han pasado está el incendio de la vivienda donde actualmente reside, por lo que también recibió la ayuda de los vecinos para volver a armar su hogar.

Según afirmaron desde el Ministerio de Desarrollo Social de Provincia a TiempoSur, el caso ya está siendo abordado desde hace varios meses, con asistencia económica para la mejora habitacional, pero también con la intervención del área de Salud Mental y el Adulto Mayor. “En varias oportunidades lo quisimos sacar, pero no quiere, se lo asiste con módulos y hace pocos días se acercaron desde Abordaje Territorial para hacer entrega del Ingreso Familiar de Emergencia”, dejan trascender desde la cartera social.

También confirman que en este tiempo “se agudizó su situación, por lo que estamos intentando abordar la problemática desde distintas áreas, incluso la judicial”.

En las últimas horas también ha recibido la visita de trabajadores sociales de la Municipalidad de Río Gallegos, a quienes brindó la misma contestación: “No me quiero ir de mi lugar”, aunque según detallaron, si pidió asistencia para mejorar su vivienda.

COMENTÁ