Incendio

Todo lo que hay que saber sobre el fuego en Lago Posadas

¿El incendio comenzó por irresponsabilidad humana? ¿Se pueden evitar en un futuro? ¿Qué esperar de ahora en más? Pérdidas de árboles de más de 200 años en un cañadón signado por la belleza natural.  

Todo lo que hay que saber sobre el fuego en Lago Posadas
COMPARTÍ ESTA NOTA

TiempoSur informando directamente desde la primera línea de contención del siniestro. La palabra de Carlos Somoza, director del Distrito Vial Perito Moreno de AGVP, quien fue el primero en dar parte a las autoridades de Gendarmería del comienzo del fuego sobre la zona de Río Oro y quien tuvo que organizar la labor antes de la llegada de refuerzos. Cómo fueron las primeras horas hasta dar efecto al primer cortafuego que salvara los cascos de estancias aledañas, el trabajo sobre la vertiente de agua caudalosa que dificulta los movimientos, la situación de los brigadistas y toda la fuerza humana y material destinada a combatir la expansión del incendio. ¿Nos da lo mismo perder cientos de hectáreas por métodos arcaicos de arreo? ¿O todo se inició por una colilla de un peón despreocupado?

Origen

Carlos Somoza (AGVP) nos cuenta, tal consta en documento público, que “nos encontramos trabajando en Lago Posadas desde hace 15 días, por el tema del COVID en Perito Moreno, sacamos la gente a trabajar a la ruta, a los puestos, para que no tengan la posibilidad de contagiarse, sino se nos para todo el trabajo, por eso tenemos grupos de trabajo desplegados en Bajo Caracoles, en la Ruta 41 entre Lago Posadas y Lago Belgrano y en la Ruta Provincial 45 entre Perito y el límite con Chubut. A partir de observar el humo estando en funciones, hice la denuncia en la Gendarmería y le avisé al único bombero que pertenece a la Superintendencia de Bomberos, Damián Ojeda, que se encuentra en funciones en el lugar; él juntó tres voluntarios y con la camioneta de Vialidad salimos para la zona del incendio. A partir de allí nos dimos cuenta de que era un incendio en un bosque, lengas, ñires, arboles de más de 200 años, una verdadera pena todo lo que se quemó, y después todas las laderas del cañadón del Río Oro, que es uno de los lugares más lindos que tenemos por aquí, donde hay neneos, duraznillos, calafates, molles, todo eso también se quemó, completamente. Hoy sigue ardiendo todavía arriba, no está controlado”.

Voluntarios

El día 4 de enero, ya trasladados e instalados con la logística Vial a los bomberos y al bombero de la policía, se sumaron tres agentes viales al inicial Somoza: Damián Dadín, Oscar Berra y Diego Rocha pasaron a formar parte del grupo de trabajo. Al llegar al primer foco, lo cual les llevó cuatro horas de caminata intensa, haciendo imposible transportar físicamente los equipos ahí arriba, se probó hacerlo con caballos, pero no dio resultado porque es una pendiente en picada a 45 grados, con muchas rocas, y con el mismo fuego los animales se asustan. Jornada de poco avance.

El día 5 de enero volvieron a escena apagando algunos focos de arbustáceos, ya encontrándose con mucho viento de frente y según testimonio de Somoza “notás que empieza a quemarte ya a 20 o 30 metros de distancia, no contábamos con máscaras ni equipos especiales, solo el mameluco, protector visual y barbijo, así que ese día hicimos lo que pudimos, se sumaron dos voluntarios más de Lago Posadas”.  Empezaron a registrar imágenes y videos para enviar al personal del Consejo Agrario Provincial, ya entrados al día 6 de enero, para que puedan ver que el fuego se estaba descontrolando completamente, había agarrado los bosques de lenga de la Estancia Zorro Bayo y había pasado a la Estancia de Gómez. El fuego originario es en la Estancia El Gaucho, porque según testimonios de brigadistas “había 3 peones y un encargado que tienen la pésima idea de usar la metodología de arrear el ganado que está en la montaña con fuego, se asusta el ganado vacuno y baja solo es una técnica que está prohibida, y encima con la sequía se provocó un desastre. Tenían que encerrar el ganado y por la imprudencia del hombre por esa metodología de trabajo, todo se salió de control”.

Cuarto día de combate

En palabras de Somoza, lo peor llegó en este día: “EL FUEGO AVANZÓ RAPIDÍSIMO, PORQUE HABÍA MUCHO VIENTO HACIA EL CASCO DE LA ESTANCIA ZORRO BAYO, DE LA FAMILIA PILQUIMAN. Se encontraba en ese momento uno de los encargados y uno de los familiares de los dueños de la estancia, y desde la delegación vial salimos con la motoniveladora hacia el lugar, y cuando llegamos estuvimos ocho horas haciendo cortafuegos con la cuchilla de la moto quitando el material que se pudiera prender fuego, que es lo que se ve en los videos, con el casco a punto de quemarse y la motoniveladora llegó justo para poder evitar que se queme el casco. La familia muy agradecida porque se daba todo por perdido. El momento de cruzar con la motoniveladora el caudaloso río quedó registrado, fue un momento de alto riesgo, pero se hizo en pos de evitar males mayores”.

“El cuarto día llegaron las autoridades del CPA, con Javier de Urquiza y algunos brigadistas, un representante del Plan Nacional de Manejo del Fuego, llegan también cuatro bomberos de Perito Moreno, dos de Los Antiguos y hacen una evaluación de todo lo que estaba sucediendo, y allí es donde pueden constatar el peor momento del fuego, de noche, con toda la ladera incendiada, prendida fuego, CON MÁS DE 20 FOCOS POR ATENDER. El fuego se estaba desparramando a otros cerros y seguían trabajando los brigadistas. Ya en el quinto día llegó el helicóptero, se sobrevoló, se pudo trasladar a los brigadistas para apagar pequeños focos, se hizo una base en la estancia Suyai, sobre el Lago Pueyrredón, a 15 kilómetros del incendio, luego de cinco días de base en la delegación vial de Lago Posadas; desde AGVP estamos aportando toda nuestra logística, con vehículos, gasoil, con personal, maquinaria presta para ir a hacer más cortafuegos si se necesita, a disposición del trabajo de los bomberos, fue muy clara la orden del presidente Mauricio Gómez Bull de poner todo a disposición”.

Javier de Urquiza

Amablemente, el Presidente del Consejo Agrario Provincial respondió a las inquietudes de TiempoSur:

“Tenemos 30 personas trabajando en el lugar, sobre el terreno a partir del jueves a la tarde, tratando de controlar el incendio que se había incrementado especialmente a través de los cerros. Nosotros estamos adheridos como provincia al PLAN NACIONAL DE MANEJO DEL FUEGO y eso nos facilitó la llegada de un helicóptero, al comunicarnos con su coordinador regional. Ya desde el viernes está el helicóptero tomando precisiones aéreas del incendio, y se pudo constatar que los focos habían disminuido. En este momento el incendio está contenido”.

“El lugar tiene características muy complejas, dificultades para acceder a los focos, hubo que trasladar a los brigadistas por tierra en vehículos, y después caminar entre 3 y 4 horas. Destaco, como lo hice en una reunión de manera personal, la labor inicial de aquellos que le dieron oposición al fuego en los momentos en que comenzó, para tratar de sofocarlo”.

“En este momento se está trabajando en el control de los focos todavía existentes y por condiciones climáticas adversas el helicóptero no pudo trabajar. También se dieron en la jornada, al mediodía, pequeñas precipitaciones, que según los pronósticos continuarían en el día de mañana, y eso indicaría de concretarse de que en las próximas horas y días podríamos estar diciendo que el incendio está controlado y apagado. No hubo que lamentar daños materiales y menos de personas, sí en dos establecimientos como Zorro Bayo, y en lo de la familia Gómez, el incendio estuvo muy cerca de los cascos, pero se pudo evitar que se haga una mayor afectación. Estamos estimando la cantidad de hectáreas quemadas, ya tenemos una primera aproximación, ronda entre 800 y 1000 hectáreas, pero eso se va a determinar al final del incendio, básicamente se quemó pastizal y matorral, lo que sí sucedió es que el fuego estaba buscando nuestro bosque andino, y allí se puso todo el esfuerzo para preservar el bosque”.


COMENTARIOS