Le cortaron la cara

Taxista sufrió violento robo

El hecho ocurrió en las inmediaciones del barrio Bontempo de la localidad de Caleta Olivia. El malviviente le robó la billetera y la documentación. Asimismo, el conductor realizó la correspondiente denuncia.

Taxista sufrió violento robo. (Fuente: El Caletense)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Durante el transcurso de la madrugada del día de ayer se produjo un hecho delictivo en la localidad de Caleta Olivia.

El mismo se protagonizó sobre un taxi en las inmediaciones del reconocido barrio Bontempo.  

Ante esto, el damnificado del hecho contó lo sucedido a un medio de dicha localidad.

El conductor expresó que se encontraba realizando su jornada laboral cuando un joven se subió al vehículo con destino final al barrio Bontempo.

Asimismo, se pudo saber que a mitad del camino el muchacho en cuestión rompió la mampara que tienen los taxis por protocolo del COVID-19 y sacó un cuchillo con el cual lo amenazó y le exigió que le entregara todo su dinero.

El malviviente según testimonio de taxista tenía aproximadamente 25 años de edad y al momento del robo se encontraba en estado de ebriedad y bajo los efectos de estupefacientes.

No obstante, el conductor precisó que el joven se encontraba muy nervioso y supone que es porque ya lo tiene identificado.

Seguidamente a esto el hombre manifestó: “El trayecto era corto, pero terminamos en el barrio Bontempo, al final del mismo, pasando la placita ahí me dijo que me bajara del auto, se llevó el vehículo y luego lo dejó a unas cinco cuadras del lugar”.

Posteriormente a esto se pudo constatar que el taxista fue auxiliado por una señora.

Por otra parte, se supo que el hombre sufrió varios cortes en la cara cuando el joven le insistía que se quedara quieto y él forcejeaba para que no lo apuñalara.

Sin embargo, la víctima sufrió heridas cortantes en el cachete, debajo del cuello, nariz y en los dedos”.

Continuamente a esto el taxista en cuestión hizo hincapié en ese momento y aseveró: “Me salvé de milagro”.

El ladrón le robó la billetera y toda la documentación aunque no tenía mucho dinero porque recién iniciaba su jornada laboral.

Cuando tuvo la ayuda de la vecina del barrio, el mismo le solicitó que lo llevara hasta la comisaría y en el trayecto encontró el vehículo que le habían sustraído.

Por último, el hombre dijo que en sus ocho años de labor nunca le había sucedido un hecho de esta magnitud y que ahora no tiene ganas de volver a subirse a un taxi.