Caleta

Suspendieron a Bazán de su banca, pero su pareja negó ser víctima de violencia de género

Los cuatro ediles votaron suspenderlo hasta que la Justicia aclare la denuncia. Tres testigos dijeron que Bazán propinó golpes de puño a su pareja, Anahí Bordón, quien lo desmintió ante la Justicia y ayer en una emisora. Existe un video que está en manos de la jueza, que el propio Bazán pidió incluirlo, el cual fue visto por tres ediles y que demostraría solo una discusión de pareja.

“Querían sacarme del juego, porque hubo apuro para que la sesión se haga el sábado”. (Foto: Voces y Apuntes).
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer en sesión extraordinaria, con cuatro votos positivos y un negativo fue ayer suspendido de su banca de concejal, Cristian Bazán, por la acusación de violencia de género contra su pareja en un hecho que habría sucedido afuera de un local comercial en Caleta Olivia.

Todo el arco político y organización pidieron que renuncie, aunque Bazán había adelantado que no dimitiría.

La suspensión finalizaría cuando se expida la justicia, lo cual podría ser pronto.

En diálogo con TiempoSur, el por ahora suspendido de su banca, aclaró primero que “los que los conocen bien” saben que respeta “al prójimo y persona sin importar su condición social ni género”.

Inmediatamente advirtió que “están dispuestos a hacer cualquier cosa y que todo es posible”, en referencia al sector político en Caleta Olivia.

“Lo que más me duele- añadió - es que utilicen la instrucción jurídica tan delicada como la violencia de género… no le importó nada y la magnitud del daño que pudieron provocar en mi familia y de mi pareja, fue tremendo”, sostuvo.

Agregó que esto busca “desviar la atención en otras cosas”.

“Mis colegas saben muy bien lo que está sucediendo, y no entiendo por qué se prestan a este juego. Quiero creer que los ajenos a esto, son personas de bien y no creerán en su juego macabro”, señaló.

Aquí Bazán contó que les mostró a los ediles la filmación del supuesto hecho de violencia, el cual “contradice claramente la versión de los tres testigos”.

Para el ex edil, esto conforma “una operación” política.

“Troncoso, presidente del Concejo, Murúa y Juárez, vieron el video”, contó.

Según Bazán el video, que él pidió que se aporte a la causa y que ya dispone la Justicia, no muestra más que una discusión verbal con su pareja, Anahí Bordón.

Los testigos- que radicaron la denuncia al Juzgado de la Familia- señalaron que Bazán habría golpeado a su pareja dentro de un local comercial.

Supuestamente le doy un golpe de puño a mi pareja, cae en la vereda y la llevo con los pelos adentro del comercio, eso dicen los testigos, por eso hay que dejar en claro que no tengo antecedentes penales ni ninguna denuncia por cualquier motivo en mi contra”, marcó.

Además, dijo que la abogada que le asignó la Justicia a su pareja, la convoca y allí la mujer niega el supuesto hecho violento.

“La abogada de la fiscalía le pide si le puede sacar fotos, a raíz de los dichos de los tres testigos, fotos del rostro cuello, brazos y manos, ya que, según testigos, ella tenía moretones y marcas y sale shockeada. Pero no tiene nada le sacan las fotos y no tiene absolutamente nada. No existe maquillaje mágico que haga desaparecer todo en 24 horas cuando la supuestamente víctima fue acribillada a golpes”, expuso.

Hoy Bordón, su pareja, tiene una audiencia con la jueza.

 

Sacarlo “del juego”

Querían sacarme del juego, porque hubo apuro para que la sesión se haga el sábado, pero es así porque si se demostraba lo contrario no podrían hacer nada y se les caía la operación y la careta”, opinó.

A la fecha Bazán no fue citado por la Justicia, ya que no se presentó una denuncia penal.

“Mi pareja tiene una hija y tengo dos hijos de otra relación y encima mintieron y dijeron que vivíamos juntos. Intervino hasta la Jueza de familia y que lo lleven a resguardo por el supuesto maltrato”, acusó.

Finalmente apuntó contra la Dra. Pamela Pérez quien “debería conocer leyes y da curso de Ley Micaela, lo primero que hizo fue dar notas en distintos medios y dejando de lado el resguardo de la supuesta víctima para que no se revictimice”. “Sin ser una víctima, que es más agravante, la revictimizaron por todos lados”, abundó.

 

Negó todo

Por la trascendencia del caso, si bien la justicia había pedido a los medios no nombrar a la mujer supuestamente afectada, la propia pareja de Bazán resolvió ayer acudir a Radio 21, en donde otorgó una entrevista a “Vamos que venimos”, el programa más escuchado de El Gorosito.

La nota fue transmitida por la red social, por lo cual se pudo ver la cara de Anahí Bordón.

“Me angustió esto, porque si bien no dijeron mi nombre, dieron a entender quién era por mi relación de tres años y medio con Cristián”, sostuvo.

Toda su familia se enteró de la denuncia por los medios de comunicación.

Bordón trabaja desde 9 años en el Concejo Deliberante de Caleta Olivia, es planta permanente, y asesora a Bazán.

Luego negó todos los dichos de los tres testigos que aseguraron ver cómo la golpearon y maltrataron.

No soy víctima”, afirmó y si bien no detalló qué sucedió ese día, mencionó que la justicia “acudió rápidamente” y “constató si yo estaba bien”.

 

Sólo un Concejal la llamó

El día de la supuesta agresión, 9 de julio, contó que incluso luego del supuesto hecho acudió a la casa de sus padres “sin tener rasgos de haber sufrido un ataque, así como se relató”

Estoy molesta con los testigos, porque está bien que un vecino haga una denuncia si ve algo que está mal, pero hay que respetar los tiempos y a una supuesta víctima porque nunca se comunicó conmigo la asesora, ni se preocupó por mi integridad”, resaltó, y agregó que “la asesora” debió haber “asesorado a los testigos para que eviten salir en todos los medios contando esto”.

De hecho, dijo que el edil Murúa (que conoce a sus padres) fue el único Concejal que se comunicó con ella para conocer su estado de salud.

“Según los relatos me ahorcaron y me dieron golpe de puño, pero me presenté en la justicia y allí vieron que no tenía nada, ni marcas, nada”, aclaró.

Las repercusiones del caso “pudieron se peores”, esgrimió, ya que su madre es diabética de 70 años, y el padre de su hija, “podría haber tomado medidas para perjudicarme”.

No me dieron tiempo a manejarlo y está en todos los medios y se hizo público un caso de supuesta violencia de género”, señaló, pero expresó que existen leyes importantes “para proteger a las verdaderas víctimas”.

“Protegieron a los testigos, pero no a la supuesta víctima, porque no me sentí ni protegida ni acompañada por estas personas. Hablaron de esta situación con total libertad y exponiendo mi intimidad”, reclamó.

Recalcó que no es víctima, y que si lo fuera tiene “la capacidad para hacer la denuncia” ya que además en su puesto laboral, fue capacitada sobre los alcances de la Ley Micaela.

Para Bordón, su pareja no debe renunciar a la banca.


COMENTARIOS