Efemérides

Sonó un tango

Hace 88 años se estrenaba la primera película sonora argentina, “Tango”, dirigida Luis Moglia Bart y protagonizada por Tita Merello, Alberto Gómez, Pepe Arias y Libertad Lamarque.

Fue la primera película realizada por Argentina Sono Film.
COMPARTÍ ESTA NOTA

“Tango” dirigida por Luis Moglia Bart, se estrenó el 27 de abril de 1933 en la sala Real Cine de Buenos Aires. Con diálogos cortos y múltiples aventuras entre canción y canción, los actores interpretan memorables tangos junto a las orquestas más prestigiosas de la época, como las de Edgardo Donato, Juan de Dios Filiberto, Osvaldo Fresedo, Pedro Maffia, Ernesto Ponzio, Luis Visca y Juan Carlos Bazán. De esta manera, el cine musical lograba captar con emoción y fidelidad a sus espectadores y comenzaba a instalarse en las culturas populares.

Tango fue la primera película realizada por la productora y distribuidora de cine Argentina Sono Film, empresa que se convertiría en una de las más importantes del país, vigente al día de hoy.

Para 1933, existían dos compañías, Argentina Sono Film y Lumiton. Solo por unos días Tango fue la primera película sonora. Los Tres Berretines, de la productora Lumiton, dirigida por Enrique Telémaco Susini, y que tuvo como protagonistas a Luis Sandrini, Luisa Vehil, Luis Arata y las orquestas de Aníbal Troilo y Osvaldo Fresedo, se estrenó días después, el 19 de mayo de 1933. En ella se cuenta sobre los tres principales berretines de los porteños: el fútbol, el tango y el cine.

La sensibilidad popular, el costumbrismo porteño, el conventillo, los desarraigos, fueron un espejo emocional para los públicos receptores que posibilitaron el desarrollo de la industria nacional; principalmente, trabajadores urbanos que llegaban desde distintas provincias del país e inmigrantes.

Otro de los puntapiés que llegaron de la mano de Tango, fue que para su grabación utilizaron la novedad del Sistema Movietone, que permitía grabar la banda sonora en el mismo soporte que la imagen. La implementación del sonido óptico fue otro de los factores que hicieron crecer la industria cinematográfica. Además, permitió en muchos casos que el público conociera las caras de sus figuras favoritas del radioteatro.

Entre 1933 y 1945, Argentina se convirtió en el principal centro de producción y distribución de films en español. Junto con México y Brasil, el cine nacional fue uno de los más desarrollados en Latinoamérica.

Tal como describieron los periódicos de la época “(…) más que una película, es una especie de jaulita dentro de la cual cantan las calandrias y los zorzales más mentados de la canción autóctona, entre los cuales se ha colado, como es natural, algún que otro gorrión. Pero las verdad es que da gusto oírlos cantar”.