Circulación

“Somos rehenes de nuestro libre albedrío”

Así lo expresó el secretario de Hacienda del Municipio de Río Gallegos, Diego Robles, en relación a la responsabilidad de los ciudadanos para respetar las medidas de prevención y el alza en el número de contagios en la ciudad capital. En consonancia, profesionales de la salud advirtieron la necesidad de reducir la circulación para contener los contagios. 

COMPARTÍ ESTA NOTA

“La política es un ordenador, nosotros vivimos en democracia y decidimos el respeto a las instituciones”, expuso el secretario de Hacienda, Diego Robles, en referencia a las medidas que se vienen tomando para contrarrestar el aumento de casos de Coronavirus en Río Gallegos. 

“Uno puede escribir cualquier tipo de norma pero si la voluntad no la respeta quedamos siempre rehenes de nuestro libre albedrío”, sostuvo el funcionario, quien manifestó que “las conductas individuales tienen un rol preponderante”, poniendo en valor a conciencia que deben tomar los ciudadanos para no generar consecuencias personales familiares y en la comunidad.

El mensaje del funcionario municipal como de los profesionales de la salud es claro: para minimizar el impacto del contagio en la sociedad debe reducirse la circulación de personas en la comunidad afectada. Es el discurso que se repite incansablemente como concientizar sobre las medidas a adoptar socialmente, más allá de los decretos y disposiciones ya implementados.

“Tenemos que reflexionar todos como sociedad, extremar los métodos de cuidado, tener conciencia que si no nos quedamos estamos ejerciendo una suerte de masoquismo sobre nosotros mismos y los vecinos también”, remarcó Robles, quien dejó en claro que no cuentan con la potestad de impedir la circulación de los ciudadanos. “Nosotros podemos explicarle, solicitarle o pedirle a la gente, pero no tenemos el poder de no dejarlos circular”, expresó. 

En el mismo sentido se había expresado días atrás la epidemióloga, Dra. Analía Rearte, profesional que precisó los pasos que debe seguir la ciudad capital santacruceña para cortar la cadena de contagios y bajar la cantidad de casos diarios.

"Sabemos que el contagio es a través de las personas de cercanía", indicó la profesional y solicitó que “se respeten las medidas de distanciamiento social, porque por ahora es la única estrategia que tenemos para cortar la cadena de transmisión”. Así como también destacó darle continuidad a las medidas personales de prevención como el barbijo y el lavado de manos, y otras comunitarias como mantener el distanciamiento social y la responsabilidad que si uno es contacto estrecho debe aislarse. 

Principalmente cortar la cadena de contagio con aislamiento de las personas con COVID-19 para impedir la propagación, como una solución básica. 

Por su parte, el Dr. Horacio Córdoba fue quien agregó otro dato interesante que va en la misma línea de las medidas que deben ser respetadas.

El profesional médico advirtió que, si bien el sector comercial no ha sido foco de contagio, debería haberse evitado más la circulación, como la única manera de evitar los contagios. "El aislamiento no se respetó”, precisó Córdoba y dijo que la situación actual en Río Gallegos “se da porque hubo un aislamiento acomodado a las necesidades".

“Si la forma de disminuir el virus es de persona a persona, la única forma de evitar o disminuir el contagio es evitando que la gente circule”, remarcó Córdoba, quien insistió en que el aislamiento está adaptado a la sociedad pero “algo tenemos que hacer para no chocarnos contra una muralla”.

“No es culpa del comercio ni de los médicos, es de un 20% de la sociedad”, concluyó. 

COMENTÁ