Río Gallegos

SOLidario

Otro club afiliado a la A.I.F.B. mostró su costado solidario en este tiempo de crisis sanitaria y, ahora también, de crudo invierno. El que se puso al frente de una movida con el objetivo de ayudar a aquellos que más lo necesitan fue Sol de América. Entidad que contó con la colaboración de otra, como lo es Vial Santa Cruz. La iniciativa se centró en recolectar ropa y calzado. Lo que se juntó fue entregado a la referente del barrio Patagonia, Vanesa Saldivia, y también a la Red de Mujeres Solidarias y de ahí a distintas familias de nuestra ciudad.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El fútbol es eso más que correr y patear una pelota. Definición simplista si las hay. Es compromiso, esfuerzo y trabajo. También valores. El medio para ser mejor como individuo y dentro de una comunidad. Respetándose así mismo, al otro y a las normas que regulan todo. Es saber que sin que el de al lado esté bien no se puede jugar. O vivir. Y que de eso depende que a todos les vaya bien. Es saber que al de enfrente hay que respetarlo, jugarle con buenas armas y hasta, si fuera necesario ayudarlo. Porque sin su participación no habría, por ejemplo, torneo. O clásicos. Fútbol. Los que entendieron todo, y más que bien, fueron los dirigentes del club Sol de América. También sus pares de Vial Santa Cruz. Equipos estos que forman parte de la Asociación Independiente de Fútbol de los Barrios. Que juegan distintos torneos, en la Primera C uno y en la Primera A otro, respectivamente. Adentro de la cancha, al menos. Porque lo que es afuera, el campeonato en el que se encuentran es el mismo. El de la empatía por el otro, el de la solidaridad.

Cosa que, en estos tiempos que corren, se fueron potenciando más todavía. Quizás por la falta de actividad adentro del campo de juego. Toda esa acción contenida la supieron trasladar a otra área. La social. Así fue que desde hace un tiempo ya Sol de América le viene poniendo el cuerpo, la mente y el corazón al trabajo solidario. Con distintas actividades y pensando en quienes más lo necesitan.

Que en tiempos de Coronavirus, cuarentena y ahora crudo invierno son todavía un número mayor de gente. 

La última misión que encaró Sol de América, contó cómo fue mencionado anteriormente con la complicidad de Vial Santa Cruz. Juntos llevaron adelante lo que se dio a conocer como Roperito Solidario. Esta iniciativa tuvo como objetivo el reunir ropa y calzado.

Durante un tiempo se fueron juntando las donaciones. Lo acumulado fue mucho. Además de recibir las cosas, el trabajo de los dirigentes y allegados de ambos clubes fue seleccionar las donaciones y empaquetarlas para su destino final, los necesitados.

A la hora de evaluar lo hecho, está claro, que el balance es más que positivo. Así lo dejó en claro el presidente de Sol de América, Facundo Casal. Éste habló con TiempoSur y lo hizo a agenda abierta.

-¿De qué se trató el Roperito Solidario?

Lo que estuvimos haciendo con el club, socios, jugadores y también con personas allegadas y compañeros de trabajo fue juntar ropa para la gente que verdaderamente lo estaba necesitando por el difícil momento que estamos viviendo. En todo sentido esto. En primer lugar hicimos una entrega a Vanesa Saldivia quien es una referente del Barrio Patagonia de nuestra ciudad. A ella le dimos más de 15 bolsas de consorcio para que lo reparta entre las familias de esa zona y también alguna de los alrededores. Lo hicimos así por una cuestión de que ella ya viene trabajando hace un tiempo en el barrio y con los relevamientos hechos sabe con certeza qué familia está necesitando algún tipo de ayuda. Después, hicimos otra entrega al compañero Gerardo Acevedo del Barrio 22 de Septiembre. A él le dimos más que nada ropa de cama, porque había gente de la tercera edad que la estaba necesitando por falta de calefacción en sus casas. En la última etapa le estuvimos entrenado cosas a Graciela y Daniel Ledesma, pertenecientes ambos a Red de Mujeres Solidarias de Río Gallegos para que ellos destinaran todo a quienes creían conveniente por la necesidad que tenían. En estos tiempos en que no hay fútbol, con el club, la Comisión Directiva y todos los que nos acompañan sentimos la necesidad de ocuparnos más de los temas sociales. Así lo hicimos y creo, particularmente, que pudimos llegar a un buen fin.

 

-¿Por qué se les ocurrió hacerlo?   

Fue porque como club, nos vimos en la necesidad de sumar nuestro granito de arena. La idea es seguir con el Roperito Solidario a futuro para ayudar a más gente de la que lo hicimos esta vez.

-Y ahora, ¿qué sigue?    

Bueno, queremos hacer más actividades. Que lo que pasó sea tal vez el puntapié inicial para otras tantas. Pensamos en seguir con la juntada de ropa y también sumarle algo de alimentos no perecederos. Nos gustaría ayudar a otra Junta Vecinal. O a varias. En realidad, a todas aquellas que lo estén necesitando. 

 

-Cuando empezaron imagino lo hicieron con una expectativa, ¿se les cumplió la misma?

La experiencia fue muy satisfactoria para nosotros. Sin dudas el balance fue altamente positivo. Más que nada por ver la felicidad en el rostro de aquellos que recibieron lo que pudimos humildemente y con mucho trabajo juntar. Hay muchas personas luchándola. Dando lo mejor por su barrio, por sus vecinos y, fundamentalmente, por aquellos que no la están pasando bien. El poder, entonces, ayudar a quienes ayudan y ver la alegría con la que reciben la mano que se les pueda llegar a dar es algo increíble. Como club, la verdad, fue algo positivo porque nos pudimos sentir útiles en estos momentos tan complicados que estamos pasando. Ojalá que podamos seguir haciendo más actividades como esta y ayudando a cada vez más personas.

 

-En esta actividad trabajaron en forma conjunta con la gente de Vial Santa Cruz. ¿Cómo fue que se dio esto?

Con ellos ya veníamos trabajando en otras cosas. Cuestiones que tienen que ver más con lo institucional y dirigencial de ambos. Creímos que hacer algo así solos era mucho trabajo. Por eso, buscamos apoyo y más allá de la competencia deportiva que existe, por formar parte de la A.I.F.B. la respuesta fue muy buena. La idea es que no quede todo en el tema del fútbol solamente sino que, además, podamos unirnos para hacer un bien y ayudar. Ahora al trabajo lo hicimos dos clubes. Ojalá más adelante podamos contar con otros muchos. Las puertas están abiertas para quienes deseen acoplarse al trabajo y dar lo mejor en función de los otros, de los que lo necesitan. Lo deseo y recomiendo.