Barbijo azul

Símbolos para una ciudad inclusiva

El Concejo Deliberante aprobó el Proyecto de Ordenanza reconociendo el uso de Barbijo Azul como símbolo distintivo de las personas con sordera e hipoacusia. Una de las ideólogas contó sobre las dificultades que atraviesan a la hora de comunicarse. 

Barbijo azul.
Barbijo azul.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde tiempos remotos los colores son utilizados para identificar distintas situaciones, como símbolos de comunicación visual ante un mundo que no muchas veces se detienen a observar. A modo de ejemplos podemos mencionar al bastón rojo y negro como el símbolo que identifica a las personas con sordo-ceguera; el bastón verde como elemento de orientación y movilidad para personas con baja visión; o el característico bastón blanco para personas con ceguera, aunque también se utilizan como identificación de las luchas: El rojo en la lucha contra el sida, el amarillo en la prevención del suicidio, el violeta por el cáncer de mama, entre otros.

En esta oportunidad, el pasado día jueves durante la última sesión del Concejo Deliberante, los concejales aprobaron por unanimidad el Proyecto de Ordenanza reconociendo el uso de Barbijo Azul como símbolo distintivo de las personas con sordera e hipoacusia, una iniciativa que surge de un reciente grupo creado por personas con distintos niveles de sordera e hipoacusia, y fue presentada por el concejal Emilio Maldonado.

En diálogo con TiempoSur, Débora Peralta, una de las integrantes del grupo e impulsora del proyecto, contó que fue un trabajo que se realizó con el acompañamiento de varias personas y el apoyo de la Directora de la Escuela Especial Nº4. En este punto, contó que se organizan desde hace varios meses, aunque “todavía no tenemos asociación, porque antes de la cuarentena estábamos buscando un lugar, pero ahora tenemos que esperar a que termine para unirnos. Por ahora nos comunicamos por WhatsApp aunque todavía no tenemos nombre”, contó al afirmar que será el próximo objetivo constituirse como un espacio de representatividad para las personas con sordera.

En cuanto al proyecto aprobado el día jueves, Débora hizo hincapié en que “es importante que sepan que con los barbijos no es nada fácil”, y continuó: “Hay que ser paciente con las personas hipoacúsicas y también con aquellos que tienen implante coclear, muchas veces no se entiende bien porque no escuchamos de la misma manera que escuchan las personas que no sufren esta discapacidad”.

Por este motivo es que surge el proyecto presentado. “Este barbijo azul se trata de todos nosotros, sordos e hipoacúsicos, para que toda la ciudad de Río Gallegos, sobre todo los locales de atención al público, sepan cómo reaccionar con facilidad y rápida atención cuando vean a alguien sordo con barbijo azul”, dijo y explicó: “Muchos de nosotros nos quejamos por la mala contestación de la gente, pero en realidad es porque no saben cómo comunicarse con nosotros. Dentro de poco vamos a salir a informar y a hacer una campaña”.

Por último, agradeció el acompañamiento del presidente del Concejo Deliberante Emilio Maldonado, quien se comprometió a apoyar el camino de la futura asociación, comenzando con la donación de los primeros barbijos que serán entregados a aquellas personas que los necesiten.

COMENTÁ