Automovilismo

Sigue con el plan Kwid

El equipo del riogalleguense Thiago Martínez continúa adelante con los trabajos en el nuevo Renault Kwid. Auto con el que estará corriendo en la Clase 2 del Turismo Nacional cuando se reanude el certamen. La unidad, que construyó Gabriel Rodríguez, está en viaje rumbo a San Luis y será recibido por Ariel Cano en su taller. “Tenemos grandes expectativas”, dijo el capitalino.  

Martínez confía en que con el nuevo auto llegarán los resultados.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ya no sólo se conforman con estar. El tiempo de la adaptación y de sumar experiencia ya pasó. Hoy, quizás, más rápido que en otros tiempos. Lo cierto es que Thiago Martínez ya se siente con la confianza necesaria al volante para correr más allá del hecho simple de hacerlo. El piloto de nuestra ciudad tiene en claro que quiere un protagonismo mayor. Rol que le permitirá luchar entre los de arriba. Y por qué no, hasta ilusionarse con el título. Pero para poder hacerlo, también sabe Martínez que necesita un apoyo mejor. El del auto, básicamente. Pensando en eso es que el riogalleguense arrancó la temporada de la Clase 2 del Turismo Nacional, categoría del automovilismo nacional en la que está debutando Martínez, con un plan. Tanto él como su equipo están siguiendo al pie de la letra el mismo. El estreno, absoluto por cierto, en el certamen 2020 se dio con un Renault Clio. Con esta unidad, el representante provincial terminó 16° en San Luis.

Se esperaba más, es verdad. Pero lo que pasó no modificó en nada el plan. Lo que está pasando ahora se encontraba ya en el proyecto original. También lo que sucederá después. La última noticia que llega desde el búnker de Martínez es que el nuevo auto, un Renault Kwid éste, ya se encuentra rumbo a San Luis.

Vale la pena recordar que el mismo fue armado antes de la cuarentena y en forma completa por Gabriel Rodríguez. Los últimos detalles se los dará Ariel Cano, quien lo recibirá en su taller.

El Kwid seguirá con el aislamiento en territorio puntano, esperando por la reanudación del certamen.

Quien habló al respecto fue el propio piloto. En declaraciones hechas al sitio web oficial del TN, Martínez dijo: “En los próximos días estará llegando al taller de Ariel Cano, en San Luis, el Renault Kwid que construyó Gabriel Rodríguez antes que comience la cuarentena. Allí los mecánicos del equipo van a trabajar en el armado final de la unidad. Tenemos grandes expectativas. Seguramente haremos una prueba antes de la próxima carrera. Claro, que todo esto lo vamos a definir recién cuando se levante la cuarentena y sean habilitados los ensayos”.    

El que también tuvo algo para decir fue Cano. El eximio preparador ya manifestó que el Clio con el que corrió Martínez en la segunda carrera del año, en la primera el riogalleguense estuvo ausente, será puesto en alquiler.

Lo que pasó

Motivos personales hicieron que el corredor nuestro se perdiera la prueba en el autódromo de Bahía Blanca. Fue en febrero pasado y dicha competencia sirvió como el puntapié inicial de la temporada.

En San Luis, Martínez dijo presente. Lo hizo con el Clio. Fue un buen fin de semana para el santacruceño. Sobre todo por haber concretado su deseo de estar en el TN. En cuanto a los resultados, también fue positivo desde ese lado. Aunque los puntos que pudo cosechar en su estreno en la categoría le dejaron sabor a poco.

Martínez llegó a la división menor del TN luego de correr en las categorías zonales y de un par de muy buenos años en la Clase 3 del Turismo Pista. Categoría esta última en la que también está corriendo en este 2020. El capitalino decidió asumir los dos compromisos esta temporada. Algo que supieron hacer, antes, otros coterráneos. Como Gastón Grasso. Éste fue el último en correr en las dos categorías. Esos tiempos ya terminaron para el Flaco, quien se decidió por ser exclusivo, en este 2020, de la Clase 3 del TN.  

 

Está acompañado

Además de Martínez y Grasso, otros tres santacruceños están corriendo este año el Turismo Nacional. Dos de estos comparten la Clase 2 con el joven riogalleguense. Se trata de los hermanos Núñez, Gerónimo y Mateo. Por último, quien regresó a la categoría luego de una temporada, la del 2019, sabática fue Sebastián Gómez.

A diferencia de Martínez, los dos Núñez arrancaron desde temprano el campeonato. Gerónimo con mayor suerte y mejores resultados que Mateo. Ninguno repitió auto en lo que se corrió del calendario. Gerónimo se subió a un Nissan March en Bahía Blanca y a un Toyota Etios en San Luis. Con este último consiguió hacer podio. Fue segundo en Villa Mercedes.

Por su parte, Mateo arrancó con un Kwid y tomó la posta después en el March. En la primera fecha llegó retrasado a cruzar la meta. En la segunda, no pudo ser parte de la final debido a un problema que tuvo con su auto en la serie del día anterior.

Los abanderados nuestros y representantes en la Clase 3 no tuvieron el mejor de los comienzos en el campeonato. Hasta acá, ninguno pudo completar una final.   

Tras la carrera de San Luis, el certamen se suspendió por el Coronavirus y la cuarentena. Desde entonces pasaron más de dos meses ya. En el medio, fueron suspendidas la tercera, en San Juan, y la cuarta fecha, en Neuquén, de las que estaban previstas en el calendario 2020. 

La próxima, según la programación original sería el 14 de junio. Unos días antes, terminará la etapa del confinamiento que rige en la actualidad. Habrá que ver cuál es la decisión de las autoridades gubernamentales para después del 8 de junio. Todo parece indicar que el aislamiento continuará y, de ser así, la carrera en cuestión tendría también que ser suspendida. Más allá de lo que pase con la próxima prueba, los dirigentes de la APAT ya están trabajando en lo que será la reanudación del certamen.

El 14 de junio o más adelante, la idea de los organizadores es continuar la temporada. Las diez fechas que restan se disputarían una vez que finalice la cuarentena. Según lo conversado ya, el campeonato podría utilizar parte del 2021 para su culminación. Se correría también en enero y febrero del año que viene.


COMENTARIOS