El Chaltén

Si es verdad, el Intendente “como mínimo debería poner a disposición su renuncia”

El lunes, el Juzgado debería informarles a los ediles si el intendente de El Chaltén, Néstor Ticó, está implicado en una denuncia por agresión en una fiesta clandestina realizada hace una semana. Hasta ayer, el Jefe Comunal no aclaró nada.  

Foto Aventura Chaltén
COMPARTÍ ESTA NOTA

Hoy se cumplirán siete días desde el escándalo que alcanza al segundo intendente electo de El Chaltén, Néstor Ticó, quien hasta ayer, no desmintió ningunas de las acusaciones, ni pedidos de informe presentados por los concejales.

Como publicó TiempoSur, el domingo por la madrugada se realizó una fiesta clandestina en El Chaltén, comuna que atraviesa la disposición DIPSO pero que como en todo el territorio provincial tiene prohibidas las reuniones sociales.

En ese evento hubo una pelea que incluyó a tres jóvenes, un gendarme y, supuestamente, al jefe comunal de la comarca.

Si bien los jóvenes radicaron la denuncia, el que lo hizo desmintió luego que fuera Ticó quien lo golpeó, cuando lo habría mencionado primeramente.

El hecho llegó a la misma mesa del COE de El Chaltén que se reunió el jueves pasado.

“Nos enteramos en una reunión del COE del jueves, en donde el médico, que estaba guardia el sábado y madrugada del domingo, informó que debió asistir a tres personas alcoholizadas que salían de una fiesta y que la persona que los habría agredido fue el Intendente. En esa reunión estaba el Subcomsisario, el Secretario de Gobierno, distintos secretarios del Ejecutivo y nadie desmintió nada, ni dijo que hayan sido desubicadas las declaraciones del médico o que eran una barbaridad. Nadie dijo nada”, contó a TiempoSur, el edil Ricardo Sánchez (Encuentro Vecinal).

Su bloque emitió el viernes un comunicado en el cual reclamaron que el Intendente  aclare lo sucedido, ya que de ser cierto, sería grave institucionalmente y “ameritaría acciones en consecuencia”.

Sánchez aclaró que no cuenta con fotos, videos, declaraciones o informes de la policía que confirmen que Ticó estuvo presente en esta fiesta clandestina (lo cual ya sería grave aún sin este contexto de pandemia).

El edil remarcó que pidieron informes al Intendente, el puesto sanitario y la policía. Esta última contestó que la causa ahora está en manos del juez Narvarte de El Calafate.

“Evidentemente era verdad porque si no el Secretario de Gobierno, como mínimo, hubiera dicho que eran irresponsables los dichos del médico. O que es una mentira, pero nadie dijo nada y es un rumor que venía en el pueblo desde hacía unos días”, vertió.

El lunes, Sánchez conocerá si el Intendente está implicado, porque así lo debería contestar el juzgado.

El oficialismo

El oficialismo aguarda lo que disponga la Justicia. Es decir, saber si el Intendente “estaba o no”. “Si se confirma que el Intendente estuvo en la fiesta, será algo grave”, sostuvo, pero de ser cierto “como mínimo el Intendente debería poner a disposición su renuncia”.

“Lo veo como vecino. Si me exigen tener el negocio habilitado, cerrar en determinado horario y el Intendente está en una fiesta clandestina con 30 personas en un lugar no habilitado que no cumple con nada y si encima dicen que estaba alcoholizado y fue uno de los agresores…”, dijo.

La semana pasada TiempoSur expuso el concurso de asadores que organizó el municipio de 28 de Noviembre. La actividad estuvo a cargo del Secretario de Gobierno. Fotos y videos expusieron que no sólo no se respetó la distancia social, sino que hubo aglomeración de personas y consumo de alcohol. La consecuencia: el jefe comunal Fernando Españón echó al Secretario de Gobierno, quien estaba a cargo de la organización.


COMENTARIOS