Justicia

Secuestran un camión en el marco de otra causa que implica a Usin

El damnificado denunció que le había alquilado el camión en Comodoro Rivadavia a un hombre llamado Leandro Usin y que no había podido recuperarlo. Mientras, Usin está cumpliendo prisión preventiva como sospechoso de una serie de presuntas estafas cometidas en Gaiman y Trelew, la policía encontró el Ford Cargo en Río Gallegos. Estaba en poder de un hombre que dijo que lo había comprado de buena fe.

El Ford Cargo fue recuperado en Río Gallegos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Alrededor de las 19:00 del viernes, personal de la Policía de Santa Cruz secuestró en Río Gallegos un camión que tenía orden de ser incautado ya que su propietario denunció ante la Justicia de Comodoro Rivadavia que lo había cedido en alquiler, pero que había sido estafado por quien firmó el contrato con él. Se trata de un Ford Cargo por cuyo alquiler su dueño no había recibido pago alguno y tampoco había podido recuperarlo.

Mediante tareas de inteligencia entre la División Automotores Comodoro Rivadavia de la Policía del Chubut y la División Investigaciones Río Gallegos de la Policía de Santa Cruz, a cargo del subcomisario Álvarez, se logró el secuestro del rodado en la capital santacruceña. Lo tenía una persona que argumentó que lo había comprado de buena fe hace alrededor de un mes.

El dueño del camión denunció que había firmado el contrato para cederlo en alquiler con una persona identificada como Leandro Usin. Se trata del mismo sospechoso que fue detenido en Comodoro Rivadavia y trasladado al Valle ya que pesaban sobre él una serie de denuncias por presuntas estafas en Gaiman y Trelew.

El viernes, el juez penal de Rawson, Gustavo Castro, dictó su prisión preventiva por el término de tres meses mientras se sustancia la investigación.

A esas causas se le suman las de otras presuntas estafas cometidas en la jurisdicción de Comodoro Rivadavia, cuya investigación está a cargo del fiscal Juan Carlos Caperochipi, indicaron fuentes judiciales.

Modalidad

La modalidad de esta nueva estafa sería que Usin decía estar armando una empresa de alquiler de vehículos, por lo que los posibles clientes le entregaban el rodado y parte de la documentación para que fueran alquilados, pero en lugar de hacer eso, habría estado vendiendo los rodados.

Una vez que el personal de la División de Sustracción de Automotores de Comodoro Rivadavia tomó conocimiento de esto y supieron quién sería el estafador, se comunicaron con los efectivos de la División de Investigaciones de Río Gallegos, para que averigüen el paradero del hombre, quien se encontraba detenido.

De acuerdo a las investigaciones realizadas, se conoció que Usin estaría libre por disposición de la Cámara de la Primera Circunscripción de Río Gallegos, y al parecer éste se fue a Chubut a vivir. 

Este medio pudo conocer que en la ciudad de Comodoro Rivadavia y durante las últimas semanas se recibieron varias denuncias por estafa en la modalidad de contratos de alquiler de automotores.

En la noche del pasado 25 de octubre, el personal de la DDI y luego de localizar el rodado en una vivienda de calle Barragán y Galie, se implantó una consigna hasta que apareciera el vehículo.

Cuando vieron llegar el rodado, los uniformados lo secuestraron y según se pudo conocer, la poseedora del mismo, dijo que lo había adquirido de buena fe.

Más de $3 millones

Posteriormente se pudo conocer que Leandro Usin llegó a Gaiman, previo entablar una relación supuestamente empresarial con una mujer empleada del Banco Provincia desde hace 26 años. A la mujer la conoció por una red social y le dijo sus intenciones de un emprendimiento gastronómico. Le ofreció trabajo y también para un hijo de ella, de 21 años.

Se contactó con los dueños y fundadores del Restaurante Génesis, un complejo comercial de grandes dimensiones en la costanera del río que cruza Gaiman.

También contrató personal gastronómico. La mayoría de los cheques estaban a nombre de Franco Valenzuela, el joven de 21 años cuya madre es empleada bancaria. Usin le habilitó al menos cuatro cuentas corrientes al joven. De la noche a la mañana Usin desapareció, aunque antes pagó con cheques sueldos y proveedores. Los cheques no tenían fondos y hasta el hotel en que estuvo hospedado se quedó con parte de esos 53 cheques que entregó por diversos lugares. Usin llegó sin un peso y dicen que debe haberse ido con más de $3 millones. (Fuentes: TiempoSur y El Patagónico)