Cuenca Austral

Se redescubre

La formación Palermo Aike anima la expectativa de una nueva Vaca Muerta. Las empresas avanzan en sus estudios para determinar su potencial.

Desde 2015, Santa Cruz desarrolló una decena de licitaciones con adjudicaciones y ahora avanza en un proceso de estudio de las distintas potencialidades en el marco de las nuevas tecnologías.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En la Argentina, en las distintas cuencas productivas, se conocen casi una decena de rocas generadoras con potencialidad de ser consideradas reservorios no convencionales del tipo shale, con volúmenes de recursos que rondan los 800 TCF para gas natural y 27 BBO para petróleo.

Sin dudas, el consenso de la industria permite afirmar que, más allá de Vaca Muerta, la formación de la Cuenca Austral es entendida como la más importante con posibilidad de desarrollo en shale gas y oil, y presenta hoy el desafío de poder recategorizar los recursos como reservas.

En este caso, los volúmenes estimados por la Energy Information Administration (EIA) alcanzan para la formación Palermo Aike 129,5 TCF y 6,6 BBO.

Con ese atractivo entre manos, el desarrollo de los recursos shale y tight marca un nuevo ciclo en la historia hidrocarburífera de la cuenca ubicada en el extremo sur del país, la que con su historia productiva puede facilitar el trabajo de las empresas y reducir los costos de desarrollo para tornar competitiva esa riqueza.

La experiencia y aprendizaje operativo que otorga años de trabajos en Vaca Muerta permite acelerar la actividad de perforación y terminación, pero lo que no se puede trasladar es el entendimiento del reservorio que hace a la geología. Ni siquiera es extrapolable al shale de Molles o Agrio en la misma Cuenca Neuquina porque cada una tiene sus características propias.

Daniel Kokogian, geólogo, consultor y director en la Compañía General de Combustibles (CGC), explicó que la petrolera está en medio de una campaña exploratoria de 7 pozos que se extenderá a lo largo de todo 2021 enfocada a los reservorios tight y uno de ellos, en particular, al shale.

“Este plan exploratorio en Palermo Aike, que es la roca madre de la Cuenca Austral, tiene al shale al final de la actual campaña de perforación con un equipo asignado exclusivamente a la tarea exploratoria”, comentó.

“Es una originalidad en el ambiente de la industria tener un equipo asignado solamente a exploración, pero es reflejo de la información adquirida en los dos años previos en que la compañía fue bastante activa en explorar con intensas y extensas campañas sísmicas que cubrieron más de 2000 kilómetros de 3D en distintos bloques, a lo que siguió después la interpretación y los pozos”, explicó.

“La intención de este pozo no es ser conclusivo. Va a ser vertical aunque para producir el shale son necesarios pozos horizontales, pero es un exploratorio en estudio para sacar la mayor cantidad de información posible”, agregó el directivo de la petrolera CGC.

Con la formación de Vaca Muerta como referencia de no convencional, Kokogian explicó que en Palermo Aike la profundidad varía en cuanto a su perforación y se puede encontrar entre 2500 y 3000 metros de profundidad, lo que “la asemeja a la neuquina en cuanto a su génesis y cambia de profundidad en distintas áreas en las que puede perder un poco de atractivo, pero hasta 3300 se puede seguir investigando”.

El presidente del Instituto de Energía de Santa Cruz (IESC), Lic. Matías Kalmus, destacó que “el no convencional abrió un desarrollo nuevo en la Cuenca Austral con empresas muy comprometidas como CGC, con la que se firmó un acuerdo para desarrollar el primer pozo con objetivo shale y evaluar algunas exploraciones más de esta roca madre de Palermo Aike.

“Hoy está demostrado que el tight está dando buenos resultados y se suman los trabajos que están realizando también en la región empresas como YPF, Enap y Conoco Philips para seguir investigando en esas formaciones y aportar sus tecnologías disponibles”, agregó el funcionario santacruceño en diálogo con este suplemento.

 

Gran potencial geológico

Desde 2015, Santa Cruz desarrolló una decena de licitaciones con adjudicaciones y ahora avanza en un proceso de estudio de las distintas potencialidades en el marco de las nuevas tecnologías. “Las formaciones son distintas si se las quiere comparar con Vaca Muerta, pero si en Palermo Aike hay lo que la sísmica dice, sería un gran descubrimiento que marcaría un antes y un después”, en la historia hidrocarburífera de la provincia, afirmó Kalmus.

En la provincia, YPF confirmó hace unos años que en la zona norte existen recursos no convencionales en la denominada formación D-129, lo que abrió las expectativas en la Cuenca del Golfo San Jorge, una zona histórica por el desarrollo de explotación convencional. Pero más recientemente, la compañía encaró una inversión conjunta con CGC para explorar el potencial no convencional del área Paso Fuhr, en el margen oeste de la Cuenca Austral. (Más energía)