Auditoria general de la Nación

Se realizó una auditoría sobre bosques nativos patagónicos

La AGN auditó la implementación de la Ley 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de Bosques Nativos, en la Región Patagónica y encontró una demora de 8 años en la actualización del Inventario Nacional de Bosques Nativos, cuando el decreto que reglamenta la Ley establece que debe ser actualizado como máximo cada 5 años.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Durante gran parte del año 2015, la Autoridad Nacional de Aplicación (ANA) de la Ley de Bosques Nativos, fue la ex Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS), organismo que se jerarquizó a partir del 10 de diciembre de 2015 cuando pasó a denominarse Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable (MAyDS) –Decreto 13/2015-. A posteriori, en septiembre de 2018, mediante DNU 801/18, el organismo referido perdió el rango de Ministerio para convertirse en Secretaría de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SGAyDS) -DNU 802/18.

El ex MAyDS y las provincias, trabajan en conjunto en la Comisión de Bosques Nativos del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), que constituye el ámbito institucional de encuentro federal. Allí se discuten y definen pautas y lineamientos que hacen a la implementación de la Ley 26.331.

En este marco –y entre otras labores- la Auditoria General de la Nación llevó a cabo una auditoría sobre bosques nativos patagónicos, detectando que hay un retraso de ocho años en la actualización del inventario nacional de bosques nativos.

La demora impacta directamente en la precisión del monitoreo de la superficie de bosques nativos a escala nacional, impide contar con información necesaria para los indicadores establecidos respecto del Objetivo de Desarrollo Sostenible 15 (Vida de los Ecosistemas Terrestres) y dificulta el cálculo de las superficies forestales protegidas por las provincias en sus respectivos ordenamientos territoriales de bosques nativos.

Además, el Inventario está completado solo en un 82%.

Tampoco fueron actualizados los ordenamientos territoriales de los bosques nativos, motivo por el cual continuaron los desvíos observados por la Autoridad Nacional en cada uno de ellos.

Por otra parte, la Ley también establece que el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos debe recibir una asignación presupuestaria no inferior al 0,3% del Presupuesto de la Administración Nacional. Sin embargo, en 2015, 2016 y 2017, el Fondo recibió menos del 10% de ese mínimo, según constató la AGN.

Marco de aplicación

La Ley 26.331, promulgada el 19 de diciembre de 2007 y su Decreto Reglamentario 91/2009 establecen los presupuestos mínimos de protección ambiental para el enriquecimiento, restauración, conservación, aprovechamiento y manejo sostenible de los bosques nativos y de los servicios ambientales que éstos brindan a la sociedad, estableciendo “un régimen de fomento y criterios para la distribución de fondos por los servicios ambientales que brindan los bosques nativos”. Y define a los “ecosistemas forestales naturales compuestos predominantemente por especies arbóreas nativas maduras, con diversas especies de flora y fauna asociadas, en conjunto con el medio que las rodea (suelo, subsuelo, atmósfera, clima, recursos hídricos)”. Entre los objetivos de la Ley 26.331 se destacan los siguientes:

- Promover la conservación mediante el Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos y la regulación de la expansión de la frontera agropecuaria y de cualquier otro cambio de uso del suelo.

 

- Implementar las medidas necesarias para regular y controlar la disminución de la superficie de bosques nativos existentes, tendiendo a lograr una superficie perdurable en el tiempo.

- Mejorar y mantener los procesos ecológicos y culturales en los bosques nativos que beneficien a la sociedad.

- Hacer prevalecer los principios precautorio y preventivo, manteniendo bosques nativos cuyos beneficios ambientales o los daños ambientales que su ausencia generase, aún no puedan demostrarse con las técnicas disponibles en la actualidad.

- Fomentar las actividades de enriquecimiento, conservación, restauración mejoramiento y manejo sostenible de los bosques nativos.