Estación de servicio

“Se me cruzó mi familia”

En la jornada de ayer, Matías dialogó con Tiempo FM para contar su experiencia con el hombre que fue detenido en la estación de servicio YPF ubicada en calle Juan Bark. Matías, además, contó que metieron al sospechoso en un baño hasta que llegó la policía.

Matías contó lo sucedido en la noche del domingo en Tiempo FM. (Foto: C.R.)
COMPARTÍ ESTA NOTA

En la mañana uno de los cuatro playeros que trabajan en la estación de servicio YPF, dialogó con Tiempo FM para contar cómo sucedieron los hechos en la noche del domingo, cuando demoraron a un hombre, que presuntamente habría observado a una nena en el baño de mujeres.

Según contó Matías era un día normal, “cuando escuchamos gritos de un chico que quería agarrar a un hombre, increpándolo y tratando de agarrarlo, pero no lo podía hacer, el tipo se quería escapar”, explicó y añadió: “Nos acercamos para saber qué pasaba y calmar la situación, cuando nos enteramos lo que pasaba, mi encargado le dice el hombre que iban a ver las cámaras y llamar a la policía para saber si es verdad o no de lo que lo acusaban”.

Posteriormente explicó que el hombre, pasó al baño de hombres, salió y entró a la estación e ingresa al baño de mujeres.

Ante las imágenes en que se observa al sujeto salir del baño, Matías dijo que, “si te equivocás de sector salís caminando normal, el hombre esperó que salga la mujer y la nena, y él salió agachado, escondiéndose, para que nadie lo vea”, y siguió contando: “Justo cuando estaba saliendo lo ve el tío de la nenita y lo alerta, pega un grito que llamen a la policía”.

“El tío intentaba atraparlo, pero el tipo se quería escapar y lo ayudó otra persona y ahí nos acercamos nosotros para saber qué pasaba”, manifestó y añadió: “El encargado fue a ver las cámaras y a llamar a la policía y le dijo que si no había hecho nada que se quedara tranquilo”.

A su vez Matías siguió diciendo: “Cuando el encargado le dice eso, el tipo salió corriendo y ahí salimos a correrlo nosotros hasta que lo agarramos y sostuvimos, lo metimos en los baños de atrás para que no lo vea nadie hasta que llegó la policía”.

Más adelante en la entrevista le consultaron qué se le cruzó por la cabeza en esos momentos, y Matías respondió: “Cuando escuché lo que había pasado se me cruzó mi familia y los nenes de mis compañeros”.

Por último, comentó: “Cuando mi encargado miraba las cámaras, llegó la policía, el tipo lo negaba y hasta que bajó el encargado y dijo que era verdad, y le leyeron los derechos y lo detuvieron”, concluyó Matías. 

Cabe señalar que una vez cumplidas las seis horas de aprehensión, por disposición de la Justicia el sujeto fijó domicilio y recuperó su libertad.


COMENTARIOS