Salud pública

¿Se debería desatender la contención de superpoblación canina en este contexto?

Si bien el contexto de emergencia sanitaria mundial ha fijado otras prioridades, esto no debería repercutir en la atención de problemáticas que impactan directamente en el sistema de salud pública, como lo puede ser la proliferación canina. Hoy, en el Municipio, las castraciones están suspendidas y las atenciones son mínimas. ¿Qué pasa con los callejeros?

Perro.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La semana próxima pasada informamos sobre cómo organizaciones mundiales han “destacado el rol y la responsabilidad de los veterinarios en la actual crisis sanitaria causada por el nuevo Coronavirus”. Resaltaron las actividades veterinarias específicas que son clave para garantizar continuamente la seguridad alimentaria, la prevención de enfermedades y el manejo de emergencias, por lo que sostuvieron que “los veterinarios son una parte integral de la comunidad mundial de la salud, tienen un papel clave en la prevención y el manejo de enfermedades, incluidas las transmisibles a los humanos”, expresiones que fueron ratificadas por profesionales veterinarios de nuestra ciudad, quienes entienden sobre el contexto particular que vive nuestra capital en este sentido. Si bien en los últimos años se ha logrado educar a parte de la sociedad, incluso logrando el compromiso de la Comuna que en su anterior gestión logró establecer un sistema de castración continuo y exitoso, la realidad de hoy nos lleva a un área nuevamente abandonada, lo que deja a la problemática en manos de las y los proteccionistas, sobre todo lo que tiene que ver con el cuidado de los callejeros y su correspondiente castración en caso de ser necesario.

La suspensión de las castraciones fue confirmada por la Dra. Lili Campos, directora de Salud Pública municipal y responsable del área de Zoonosis, quien explicó que “la tarea en este momento debido a la contingencia que hace que se deban priorizar las urgencias en todos los aspectos, está abocada exactamente a urgencias como perros mordedores o animales muertos en vía pública”, y continuó: “Por razones públicamente conocidas, todo volverá a su normalidad cuando estemos en los cauces habituales, y continuarán los programas de castraciones habituales”.

La funcionaria sostuvo que “tenemos que apuntar a la información permanente y sostenida, en el día a día, de medidas preventivas y protocolos de higiene de las personas y nuestros lugares”. 

También en diálogo con nuestro medio, Miguel Osorio, proteccionista local, se refirió a las acciones que se están llevando adelante con los perros callejeros. “En el tema de las castraciones no estamos tan al tanto porque por estas horas nos estamos centrando más que nada en dar alimento a los animales, estamos saliendo día por medio, dejando suficiente comida, aunque ahora nos están quedando pocas provisiones, solo para unos 15 días más”. Esta situación los tendrá nuevamente en la búsqueda de donaciones. Vale la pena mencionar que a raíz de las medidas determinadas por el Gobierno provincial “tuvimos que reducir gente, estamos yendo solo 2 personas porque no queremos exponer a los voluntarios”, contó y dijo: “Además, las adopciones se frenaron porque no podemos ir a visitar casas y menos hablar con la gente con todo esto que está pasando”.

Por último, Analía Muñoz, proteccionista y ex candidata a concejal de Río Gallegos, manifestó que “lo que le pedimos al área de Control Animal es que exista una guardia mínima para alimentar a los animales que están en situación de calle”, y remarcó: “Hoy son los únicos que pueden hacer ese trabajo. Nuestra labor está limitada por la circulación y exposición”.


COMENTARIOS