Columna de opinión

“Santa Cruz volvió a estar en el Presupuesto Nacional”

*Por Pablo González.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Por Pablo González*

Tal como estaba previsto este martes 22 de Septiembre el Ministro de Economía Martín Guzmán presentó en la Cámara de Diputados de la Nación el Presupuesto 2021 que determina el plan de gobierno para el año que viene (con la planificación anual de la actividad financiera del Estado) fundamental para la vida de todos los argentinos.

En la Cámara de Origen (Diputados) comienza una etapa de debate en la comisión de presupuesto y hacienda (que por disposición reglamentaria es la única que lo trata) donde se hablará de imputaciones, planes estratégicos, políticas jurisdiccionales, obras públicas, deuda pública, coparticipación, metas fiscales, etc.

¿Este análisis significa discutir sólo cuestiones de macroeconomía vinculados a grandes decisiones de políticas públicas? Nada más lejos de la realidad: el presupuesto condiciona absolutamente la vida diaria de cada uno de nosotros y en el mismo se establecerá concretamente quiénes serán los sectores a los cuales se le asignarán prioridades.

Algunos ejemplos recientes son esclarecedores: el Presupuesto 2019 aumentaba un 82% la partida para gastos de intereses de deuda pública con respecto al año anterior, en ese momento era un 400% superior al gasto en salud. El ítem “servicios de deuda” trepaba al 18% del gasto pero las partidas asignadas por ejemplo a educación se fijaba porcentualmente por debajo de la inflación (una suba nominal del 23,1% en la partida de Educación y Cultura contra un 47,6% de inflación anual).

Toda una declaración de principios en cuanto a prioridades: menos educación y salud y más pago de intereses de deuda externa que además en una parábola perversa se tradujo siempre en fuga de capitales.  

Todo esto ha cambiado, el mensaje que acompaña el Presupuesto 2021 expresa claramente que se “…busca impulsar la recuperación económica con un esquema de política fiscal expansiva y un Estado que cumple un rol fundamental para proteger a los sectores más vulnerables, incentivar el mercado interno y potenciar un crecimiento de la producción y de las exportaciones…”.

Un solo ejemplo: el producto interior bruto (PIB – más conocido como producto bruto interno – PBI) refleja la riqueza que genera un país al calcular el valor en moneda de los bienes y servicios que produce durante un año. Para el año que viene se contempla un crecimiento del 5,5% del PIB, dato que debe relacionarse necesariamente con el panorama económico de crisis que se da en el marco de una pandemia inédita y con una caída que en el año 2019 había sido de un -2,2% y que a su vez venía de un catastrófico -2,5% en 2018 (es decir dos años de Macri casi empatan un año de la peor pandemia mundial de los últimos 100 años). Pero lo más importante a tener en cuenta que en el 2019 el pago de intereses de deuda era el 3,4% del PIB ahora cayó a un 1,5%, teniendo en cuenta que cada punto porcentual equivale a unos 300.000 millones).   

Ahora bien ¿Cuáles son las razones de sostener que Santa Cruz volvió a aparecer en el Presupuesto Nacional?

En el último presupuesto aprobado (2019) la mayoría absoluta que tenía el macrismo en ambas cámaras determinó una disminución en términos porcentuales para nuestra provincia del - 19% (el promedio general fue de +26,9%) la única jurisdicción a la cual se le quitaron recursos con respecto al año anterior (2018).  

En términos nominales el presupuesto del año 2018 para Santa Cruz fue de $26.194 millones y en el año 2019 de $21.811 millones, esto con una inflación del 47,6%, es decir que la quita de recursos en términos reales fue muy superior a los $5.102.741 de diferencia.

Estos números fríos reflejan ni más ni menos que la voluntad política del gobierno de Mauricio Macri de acorralar nuestra provincia soslayando su importancia en materia de recursos o su potencialidad de crecimiento o lo más importante, su gente.

En aquel momento se daban señales claras, por ejemplo en el plan llamado “Programa de Participación Público Privada” la inversión era “0”, en el caso de Y.C.R.T. se estimaron sólo $1.959.504 millones en total ($1.089.504 millones más transferencias corrientes por 870.000 millones por cuanto la disminución interanual de las transferencias cayó al 61%.), en el ítem “Construcción de la Central Termoeléctrica a Carbón, Río Turbio en la Provincia de Santa Cruz” la inversión también era “0”. Previsión de gastos “0” en la Autopista Ruta Nacional N° 3 Comodoro Rivadavia – Caleta Oliva, es decir figuraba el ítem pero vacío. Directamente no figuraban por ejemplo las líneas de alta tensión Pico Truncado-Caleta Olivia (la está ejecutando la Provincia) San Julián-Gobernador Gregores, Piedra Buena- San Julián. Se decidió el traspaso a la órbita provincial de los hospitales SAMIC de El Calafate o el “Peliche” de Río Gallegos, sin los recursos. Se decidía la suspensión de la Obra de la Planta de Ósmosis Inversa en Caleta Olivia (la finalizó la Provincia), se decidía un recorte del 25% en el adicional de los beneficiarios de asignaciones familiares o un recorte en el diferencial por zona desfavorable para aquellos que se fueran sumando al régimen previsional a partir del 2019.

Ese garrotazo presupuestario no era un hecho aislado, veníamos de la eliminación progresiva de derechos para la provincia como por ejemplo el reembolso a los puertos patagónicos, caída en la inversión en las represas (un -84%), una política hidrocarburífera nacional que orientaba las inversiones sólo a Vaca Muerta (con pérdida de puestos de trabajo), incumplimiento del consenso fiscal y fundamentalmente el aporte de Nación a la Caja de Previsión Social, etc.

Para nuestra Provincia el presupuesto 2021 prevé la suma total de $61.327.038.751 lo cual significa un 34,7% más de lo finalmente establecido para este 2020 (presupuesto 2019 más ampliación aprobada en Agosto de este año por ambas cámaras que en general agregó un aumento del 33,6%), esto forma parte indudablemente de una decisión política del gobierno nacional de la mano de Alberto Fernández/Cristina en consonancia con Alicia. La idea no es beneficiar infundadamente un distrito sino recuperar el tiempo perdido en obras que son importantes para el desarrollo del país.

La planilla “Composición del Gasto por Ubicación Geográfica y Carácter Económico – CAP I Planilla 13” es especialmente ilustrativa para nosotros: en gastos corrientes $41.145.048,43 (en miles de millones) y $20.181.990,31 en gastos de capital y si bien ambas sumas son importantes en esta última está la clave de nuestra previsión de crecimiento para el año que viene.

Los llamados “Gastos de Capital” son el rubro clave para el futuro de nuestra provincia, allí se encuentran las partidas para el funcionamiento de Y.C.R.T. y volver a la construcción de Central Termoeléctrica (los montos previstos superan los 8.000 millones), las obras de ENOHSA, las de Vialidad Nacional, FONAVI, con obras muy importantes como la ampliación del Puerto Caleta Paula, la pavimentación de la Ruta Nacional 40 Tres Lagos – Lago Cardiel, la tan postergada y anhelada ruta Nacional N°3 Caleta Olivia – Comodoro Rivadavia, y una vuelta a potenciar las represas sobre el río Santa Cruz, el gasoducto zona norte,  etc.. Además de la política de subsidios de consumos de gas natural y GLP para empezar a revertir los aumentos desmesurados de los últimos cuatro años.

Ahora volvimos a estar en el presupuesto nacional, hay un gran futuro para Santa Cruz.

*Pablo González, Diputado Nacional

 


COMENTARIOS