Hidrocarburos

San Antonio en conflicto con el gremio y cuestionada por un diputado nacional

Petroleros Privados le reclamó este mes a la empresa, una de las más importantes en el rubro de servicios especiales, que salde el total de los sueldos. Es que S.A.I pagó en algunos casos el 30%, incluso a personal que trabajó normalmente. Ayer, el diputado nacional Pablo González cargó duramente contra esa empresa.

El conflicto con las empresas petroleras está en proceso de conciliación obligatoria. (Archivo).
COMPARTÍ ESTA NOTA

Vencidos los plazos legales para que las empresas del rubro petrolero afronten los pagos, el Sindicato de Petroleros Privados de Santa Cruz inició -la semana del 10 de mayo- un reclamo que llevó al Ministerio de Trabajo de Santa Cruz a dictar la conciliación obligatoria.

Fue la delegación de Trabajo de la zona norte la que intervino ante los reclamos de los petroleros. Es que, de un total de 205 empresas, alrededor de 50 no habían pagado los salarios de aquellos operarios afiliados a Petroleros Privados de Santa Cruz.

Esto no parece casualidad. El gremio que encabeza Claudio Vidal es el único que hasta ahora no firmó el acuerdo con las cámaras (CEPH y CEOPE) que significa una reducción del 40% de los salarios del personal que no está concurriendo a yacimiento, considerando a los mismos dentro del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, es decir, en situación de suspensión por fuerza mayor.

Semanas atrás comentamos que algunas empresas le hicieron pagar a Petroleros Privados no haber firmado ese acuerdo que alcanzó con los demás sindicatos de la actividad, incluso con la Federación.

Una de las empresas en conflicto es precisamente una de las que mayor incidencia tiene en la actividad, sobre todo en la zona norte de la provincia: SAI (San Antonio Internacional), empresa de perforaciones y operaciones especiales que presta servicios en YPF, en Cañadón Seco, Pico Truncado y Las Heras.

En algunos casos habría pagado tan sólo el 30% de los sueldos. De hecho, el gremio denuncia que el descuento también fue para los operarios que concurrieron a yacimiento, no sólo para los que, por la pandemia, hicieron turnos reducidos o directamente no asistieron a trabajar.

SAI ya había tenido un conflicto de importante envergadura cuando en el 2019 suspendió a unos 300 trabajadores. Esto llevó a que intervenga la Provincia y que hasta le pidiera a la operadora YPF que resuelva la crisis laboral en esa prestadora de servicios.

De hecho, esta semana la empresa tuvo que salir a desmentir despidos, tanto en Chubut como en Santa Cruz, donde hoy en día se desempeñarían 752 operarios.

 

Las críticas de Pablo González- En este contexto, ayer el diputado nacional Pablo González (Frente de Todos) cargó duramente contra San Antonio Internacional en TiempoSur Digital donde habló de la crisis del sector petrolero y la forma en la que afrontaron los pagos del mes de abril.

El legislador se refirió particularmente a uno de los actores fuertes del mercado: San Antonio Internacional. González indicó que SAI se presenta como una empresa que cuenta con 4000 empleados directos, que dice tener más de 150 equipos de torre en lo que representa la mayor flota de la región con 11 bases operativas distribuidas en las principales provincias productoras de hidrocarburos (entre las cuales está Santa Cruz).

“Tanta grandeza va en línea con su ‘filosofía corporativa’ donde señalan que su objetivo es ‘generar una cultura de trabajo donde el personal pueda desarrollar su potencial’ y resaltan sus propios valores: honestidad e integridad, respeto y colaboración, sensibilidad al entorno, etc.”, manifestó.

Y añadió: “Ahora bien, tan conmovedores principios no han sido precisamente los que aplicaron para pagar sólo entre el 30% y el 35% del salario de los trabajadores del mes de abril, a pesar de su autoproclamado liderazgo y ser una de las empresas de servicios más grandes del país desconoció tanto los acuerdos realizados como los principios más elementales del derecho del trabajo y sus obligaciones como empleador”.

Como si eso fuera poco, el Diputado nacional relacionó a la empresa con fondos deinversión norteamericanos e incluso a directivos en el país con relaciones políticas vinculadas al macrismo.

“La ‘sensibilidad al entorno’ evidentemente no es suficiente para que una empresa que dice ser de las más grandes del país en el rubro les pague a sus trabajadores a pesar de confesar que pertenece a uno de los más importantes fondos de inversión de EEUU”, expresó entre otras cosas.