En redes

Salud continúa con su Campaña de Prevención del Síndrome Urémico Hemolítico

La iniciativa de la cartera sanitaria provincial está orientada a prevenir esta enfermedad a través de una serie de diez mandamientos, que son medidas básicas de higiene que debe seguir la población.

Campaña de Prevención del Síndrome Urémico Hemolítico.
Campaña de Prevención del Síndrome Urémico Hemolítico.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El Ministerio de Salud del Chubut continúa impulsando en las redes sociales la campaña denominada “SUHmate”, una iniciativa orientada a prevenir a través de una serie de diez mandamientos, que son medidas básicas de higiene que debe seguir la población, el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), una enfermedad cuya tasa de incidencia aumenta durante el verano.

La campaña es fruto del trabajo conjunto de las Direcciones Provinciales de Patologías Prevalentes y Epidemiología, de Promoción y Prevención de la Salud, de Salud Ambiental y de Maternidad, Infancia y Adolescencia, todas áreas relacionadas con la temática y pertenecientes a la cartera sanitaria, que conduce Fabián Puratich.

Síndrome Urémico Hemolítico. El Síndrome Urémico Hemolítico es una enfermedad que afecta especialmente a los niños menores de cinco años, manifestándose a través de la insuficiencia renal, la anemia hemolítica y la disminución de plaquetas en sangre, pudiendo ocasionar daños graves en la salud de las personas.

Por lo general, su aparición se produce por una bacteria llamada Escherichia coli, la cual ingresa al organismo como consecuencia de la ingesta de carne mal cocida, o de otros alimentos que hayan estado en contacto con materia fecal, como la leche no pasteurizada, las verduras y frutas mal lavadas y las aguas contaminadas, liberando toxinas que producen lesiones en los pequeños vasos sanguíneos de los riñones, el sistema nervioso central y al aparato gastrointestinal.

Síntomas. El cuadro clínico suele presentarse con una diarrea que aparece luego de 3 a 4 días de ingerido el alimento contaminado por la bacteria, seguida por dolor abdominal y vómitos. Posteriormente, esta diarrea se vuelve sanguinolenta, y, aunque puede ceder espontáneamente, el paciente seguirá presentando palidez, disminución en la frecuencia de la eliminación de orina y lesiones o manchas en su piel. Es importante que ante el primer síntoma o sospecha de la enfermedad el paciente sea hospitalizado, ya que las condiciones clínicas pueden variar rápidamente y agravarse.

COMENTÁ