YPF

Sale Nielsen, entra González

La novedad sacudió la tarde-noche santacruceña con fuerza. Empezaron a proliferar los saludos y felicitaciones en las redes, especialmente desde el sector militante que acompaña los pasos del ex vicegobernador de la provincia de Santa Cruz.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Guillermo Nielsen deja la presidencia de YPF, con rumbo a la embajada argentina en Arabia Saudita, porque forma parte del sector de funcionarios ‘’que no funcionan’’, en palabras de la vicepresidenta Cristina Fernández. Identificado plenamente con el sector empresario, la línea entre servidor público y lobbysta de las grandes petroleras se había ido difuminando con el tiempo. Los últimos aumentos (intempestivos, notorios, impopulares), terminaron de inclinar la balanza hacia una salida con un aterrizaje suave en la diplomacia. La mayor empresa argentina se encuentra en un proceso de reestructuración, buscará refinanciar su deuda, estimada en alrededor de US$ 6.600 millones, a través de la entrega a tenedores de tres bonos con vencimientos en 2026, 2029 y 2033, con el objetivo de generar las condiciones para promover un plan de inversiones que permita revertir la tendencia negativa en la producción de petróleo y gas. Nielsen, funcionario histórico de los gobiernos de Néstor y Cristina, además de ex candidato a Jefe de Gobierno en el sector de Sergio Massa en 2015, es un reconocido negociador de deuda, mérito que nadie pone en duda en el ambiente político.

La cuestión es que en un año particular (la Pandemia continúa, elecciones legislativas), no da con el perfil de funcionario cercano a una empresa apegada a las necesidades de los sectores dinámicos de la economía, ‘’no tiene bajada a la gente’’, es un burócrata impopular con una empresa paralizada ante el mercado, de poca intervención real siendo la petrolera de bandera, la que conforma precios. Con el cambio de piezas, se desplaza a un cuadro puramente técnico y con una visión mas ortodoxa de la economía, por un cuadro de la política con una fuerte agenda basada en las banderas del kirchnerismo: promoción del mercado interno, energía para producir a costos asequibles, exploración y consolidación de Vaca Muerta, y ‘’hablar en criollo a la clase media argentina’’, que porta un fuerte malhumor ante los últimos aumentos de la nafta.

Y porqué Pablo González? El diputado nacional (deberá renunciar a su banca)conoce al sector, no es un improvisado. RELACIÓN FLUIDA CON SECTORES DEL SINDICALISMO PETROLERO. Supo negociar salidas a conflictos complicados sin parar la producción. Sabe sentarse a una mesa en donde la política marque la agenda empresarial, y viene con la idea de hacer funcionar al gigante dormido, con los números de la producción incluyendo a los 14.000 empleados de la empresa, fomentando la exploración y con un carácter fuerte para negociar sin concesiones con las multinacionales del sector. También es evidente la mano de Máximo Kirchner en la decisión, su hasta los próximos días Jefe de Bloque en bancada de Cámara Baja, que es el que suele armar en el trazo fino la toma de decisiones del peronismo actual. Es innegable que el sector más puramente kirchnerista, logra representación en el buque insignia del sector energético nacional.

La imagen subida a las redes sociales por el ex asesor legal de Servicios Públicos Sociedad del Estado (SPSE) a partir de 1993 con Néstor Kirchner como gobernador, el 19 de enero por la noche, con un Pablo González en familia, y el CCK de fondo, vale más que mil palabras. El diputado nacional en su momento juró ‘’por la memoria de Néstor Kirchner’’. Otra vez la provincia, casi un detalle en la masa del padrón electoral del país, vuelve a ocupar un lugar de privilegio y excepción en el tablero político criollo. González tiene una fuerte mirada doctrinaria, ha sabido desarrollar una oposición frontal a la política de precios del macrismo y goza por su origen de una mirada patagónica de la economía, de las sensibilidades a la hora de vivir y producir en el extremo sur del continente, y del factor clave en el puzzle del cual portan los hidrocarburos.

Sale Nielsen, entra González. Adentro agenda patagónica.

TAGS

COMENTARIOS