Puerto San Julián

Sacrificó al caballo porque estaba enfermo

Juan Carlos Maiza, el hombre acusado de matar un caballo de La María, habló ante El Divergente.

Juan Carlos Maiza se defendió de las acusaciones.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En declaraciones a El Divergente, se defendió de las acusaciones y dijo que no son reales.

También afirmó que, debido a que los denunciantes no delimitan con alambre los límites de su propiedad, no es la primera vez que entran caballos de La María a su propiedad para comerse sus cultivos de alfalfa.

Prepara una contraofensiva con una acusación ante la policía por apropiación de una yeguaza que, expresó, era suya y ahora está en el campo de los Behm.

Juan Carlos Maiza se defendió de las acusaciones en su contra, que lo ligan al asesinato de un caballo ajeno. Aseguró que no hubo alevosía y fue un caso de necesidad porque el equino, reclamado por estancia La María, no tenía marca, y estaba viejo y enfermo.

El dueño de la propiedad donde fue fusilado el caballo dijo a El Divergente que también había más equinos de La María que se estaban alimentando con la alfalfa que Maiza cultiva en sus tierras. La razón, ni más ni menos, por la que se sintieron atraídos al lugar.

 

Un procedimiento común

El estanciero acusado por la familia dueña de La María y el equino sacrificado, dijo que actuó como actuó porque considera un procedimiento común el sacrificar animales propios o sin marca cuando éstos están viejos y enfermos. Asegura que tuvo que dispararle porque, como es discapacitado, no puede implementar otros procedimientos más idóneos.

Maiza manifestó que la denuncia, al igual que otras que le han hecho los mismos acusantes, son falsas. Y los invitó a que presenten pruebas cabales que den sustento de que es responsable de alguna de esas acciones por las que se lo acusa.

Dijo estar acostumbrado a que lo denuncien, cuando, asegura que él no se apropió de nada ajeno. Y que son los dueños de La María los que hurtan leña y rompen elementos en su propiedad.

Maiza, por su parte, respondió estar tranquilo consigo mismo, y que no le interesa la propiedad de los Behm. También remarcó que se dedica a la actividad ganadera en un marco de total legalidad.

 

Contra acusación

Como respuesta a las acusaciones que lo relacionan a actitudes patoteras y violentas contra la familia denunciante, el acusado ha dicho que fue amenazado con un arma de fuego como producto de las sucesivas disputas que mantienen desde hace dos años respecto a los animales que cruzan de una propiedad a otra y los robos. Hizo hincapié en el hecho de que el dueño de La María no tiene permiso para portar armas.

Maiza aseguró haber denunciado, pero expresó que no hubo respuesta porque la esposa del acusado en este caso trabaja en la Justicia y cajoneó la denuncia.

El estanciero acusado hará una nueva denuncia que no solo se limitará a un miembro, sino que abarcará a toda la familia Behm. La razón de la misma, comunicó, es el robo de una yeguaza que le pertenecía y que ahora mora en los campos de La María. (Fuente y foto: El Divergente)