Reciclaje

Río Gallegos| Se envió el primer camión con 26 mil kilos de vidrio recuperado del Vaciadero

Van seis meses de funcionamiento de la Planta de Reciclaje y los resultados son altamente positivos. Los vecinos pueden sumarse separando vidrio de botellas y frascos, además de depositar residuos secos en una sola bolsa.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer por la mañana Leonardo Artieda y Cristian Ruffa, socios de la empresa ‘Nueva Santa Cruz’ que gestiona la Planta de Reciclado del Vaciadero de Río Gallegos, anunciaron con satisfacción la partida del primer camión con 26 mil kilos de vidrio que fueron separados en una exhaustiva labor. “Es algo menos que se entierra en nuestro suelo”, indicaron. Además, en simultáneo, hoy salió otro camión con diversos materiales reciclables.

Artieda especificó que mensualmente se reciclan entre 200 y 212 toneladas de residuos, que tienen como destino distintas plantas del centro y norte del país. En lo que concierne al tratamiento del vidrio, detalló que “no se enfarda. Va suelto hasta la baranda del camión, y ahora vamos a ver en lo posible que este año nos llegue una máquina chipeadora para poder demoler más”.

Los vecinos pueden colaborar con este procedimiento simplemente separando los residuos secos de los húmedos. Es importante tener en cuenta que el vidrio que se puede reciclar es el de botella y de frascos, “no el plano”.

“Por suerte hay mucha gente que se suma. Los esperamos en los cuatro puntos verdes que tenemos en el Vaciadero para la recepción de cartón, latas, botellas y chatarra liviana, como ser termotanques y calefones que estamos prensando. Por favor no tiren estos residuos en la zona de descarga del fondo”, agregó.

Artieda destacó además la participación de distintas asociaciones afines y confió en que de a poco se irán incorporando más, “ya que recién este mes se cumplieron seis meses de funcionamiento de la planta de procesado de residuos. En este tiempo se hizo toda la obra civil, los arreglos, se capacitó a la gente y se siguió trabajando”. Cabe recordar que la empresa Nueva Santa Cruz se hizo cargo de la planta luego de un convenio firmado con la gestión municipal, que implica el uso del espacio y maquinaria a cambio de un canon y el compromiso (que ya se está cumpliendo) de inversión en infraestructura que luego quedará para la Comuna, entre otros puntos.

Por su parte, Cristian Ruffa, consideró que los seis meses de labor arrojan un “balance positivo, con 24 horas de trabajo diario y tres turnos colaborando y trabajando a full”.

“Tratamos- continuó- de ir mejorando cada día, para sacar camiones con cartón, vidrio, plástico pet, latas; y material soplado, entre los que se incluyen bidones de agua, botellas de aceite, latas de conserva y tetra pack”.

Para concluir dijo que “las expectativas son seguir creciendo con la colaboración de la Municipalidad. Ahora vendrán otras máquinas nuevas y el vecino nos puede ayudar separando lo seco de lo húmedo. Eso ya es suficiente para facilitarnos la actividad, en tanto se avanza con un proyecto de basura diferenciada”.

COMENTÁ