Ciudad

Río Gallegos| La basura es un problema transversal

La producción de residuos domiciliarios afecta la capital, en barrios donde los contenedores no son respetados y los vecinos optan por arrojar donde les parece. Hubo limpieza de basurales urbanos por parte de la Municipalidad.

Limpieza de basurales urbanos.
Limpieza de basurales urbanos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Durante el 2020, TiempoSur ha ido recorriendo algunos de los barrios de Río Gallegos, conociendo la realidad de cada uno de los sectores y las necesidades de los vecinos. Uno de los problemas transversales que ocupa en diferentes lugares tiene que ver con la basura generada en las casas y todos los inconvenientes que esto genera. Los mismos van desde la sobreexplotación de los contenedores hasta la aparición de basurales urbanos, algo que la Municipalidad tuvo que sanear durante los últimos días del 2020.

"Tenemos principalmente el problema que hay gente que ve que el contenedor ya no resiste más cantidades de basura e igual decide seguir arrojando bolsas o escombros, algo que no está permitido", indicaron referentes del barrio 366 en diálogo con TiempoSur. Vale señalar que tanto este sector como el 499 -comunidades vecinas- vienen denunciando esta problemática desde hace varios meses. Pero insisten en que no se trata de un problema con el servicio de recolección o que ataña directamente a la Municipalidad, sino que hacen un mea culpa por el mismo vecino.

"Somos nosotros mismos quienes muchas veces terminamos haciendo este tipo de situaciones. Vemos que el contenedor no aguanta más pero seguimos tirando cosas, en vez de mantenerlas un tiempo en nuestras casas para evitar esto".

Con el servicio de recolección parado de momento por el feriado de fin de año, la situación se terminó agravando.

(Los contenedores suelen estar rebalsados).

El problema de los baldíos

En diferentes sectores de la ciudad, particularmente en aquellos más alejados del casco céntrico, algunos vecinos desaprensivos realizan el arrojo de residuos o escombros. Muchas veces amparados en la lejanía o en la oscuridad, recorren largos kilómetros simplemente para dejar la basura donde no corresponde. Desde el sector del barrio Los Lolos señalaron a TiempoSur: "Vemos a diario cómo vienen autos y nos tiran la basura en cualquier baldío que encuentran. Así se van formando los basurales, sin ningún respeto por nosotros o por la ordenanza que lo prohíbe".

Estos focos de basura se producen generalmente en zonas alejadas de la ciudad, aunque también es normal verlos dentro del ejido urbano. Los mismos son consecuencia, principalmente, de la falta de responsabilidad de los vecinos. Se generan como una bola de nieve, ya que en primera instancia una persona identifica un baldío libre y lo comienza a usar como un vaciadero. Esto se va adquiriendo como costumbre y se suma más gente, lo que termina generando un basural.

En este punto es necesario remarcar que el único lugar donde se pueden arrojar escombros y basura en grandes cantidades es el vaciadero municipal. De todas maneras, los vecinos en muchas oportunidades no apelan a cumplir las normas, buscando lo “fácil” y arrojando sus desechos donde les parece más cómodo a ellos mismos.

En este marco algunos de los barrios más perjudicados son: Los Lolos, 108 Viviendas, barrio Docente, Belgrano, Marina, San Benito. Se trata por lo general de zonas alejadas del centro de la ciudad y con gran cantidad de baldíos, lugares donde la gente aprovecha y tira residuos.

Trabajos municipales

A vísperas de fin de año, una cuadrilla de trabajadores con maquinaria especializada de la Dirección de Saneamiento Ambiental, dependiente de la Secretaría de Obras Públicas, debió intervenir en el barrio Jorge Newbery para retirar escombros y material de desecho de grandes dimensiones, que fue depositado en lugares no habilitados por vecinos no identificados. Esta acción produce la formación de minibasurales que atentan contra la salud pública, por lo cual se solicita que quienes tengan residuos de este tipo, no los tiren en los espacios públicos ni en los contenedores, sino que se comuniquen con el 108 o con la Secretaría de Obras Públicas para una disposición final ordenada.

Además, se alienta a vecinos a comunicar irregularidades para que pueda intervenir el área de Inspectoría, teniendo en cuenta que los espacios públicos deben ser cuidados entre todos.

Cabe destacar que el Artículo 16 de la Ordenanza 1793/90, sancionada por el Honorable Concejo Deliberante, explica: “A los conductores de vehículos, camionetas, camiones que sean sorprendidos arrojando residuos o basura en lugares no autorizados por el Municipio, se les labrará el acta de infracción correspondiente, sin prejuicio de poder secuestrar la unidad por el tiempo que fije el organismo competente, si la gravedad de la situación así lo requiere”.

Sin embargo, a nadie parece importarle la ordenanza vigente o incluso no están informados, aunque a veces es una cuestión de sentido común. 

En los barrios

A su vez, máquinas pesadas de la flota municipal continúan trabajando en el barrio 22 de Septiembre en la apertura de calles y aporte de material. Puntualmente los trabajos se focalizaron en la calle 76 y tendrán continuidad en el transcurso de la semana. Por otra parte, personal de la Dirección de Saneamiento Ambiental, con la ayuda de una mini cargadora procedió a la limpieza de un mini basural en la calle 60, en el ingreso al barrio 22 de Septiembre. Cabe destacar que el saneamiento de este sector se hizo ya en reiteradas oportunidades, debido al acumulamiento de residuos que son depositados en el lugar a pesar de no tratarse de un lugar habilitado para tal fin.

 

Vaciadero

Vale señalar que el Municipio a través de la Dirección de Gestión Ambiental informó que hoy, 2 de enero, el vaciadero trabaja de las 09:00 hasta las 18:00. Ayer estuvo cerrada la zona de descarga de residuos a particulares, aunque se colocaron volquetes al ingreso del predio, tal como sucedió en Navidad.

(Dispositivo en el vaciadero).

Roturas

La Agencia Ambiental Municipal nuevamente llama a la solidaridad de los vecinos de Río Gallegos y a quienes visiten la Reserva Costera Urbana ubicada en el paraje de Río Chico, que preserven la limpieza del sector y de los distintos senderos, además del cuidado de los elementos de los espacios de descanso ante distintos hechos de vandalismo que se han suscitado.

Es de indicar que la Reserva Costera Urbana sector Río Chico tiene la particularidad que en esta época del año es un lugar de concentración de muchas aves playeras migratorias que provienen desde el Polo Norte, Alaska, Canadá.

Yamile Cortez, jefa Departamento Agencia Ambiental del Municipio, se refirió a distintas acciones que se desarrollan en el sistema de reservas que existen en la ciudad capital en conjunto con distintas áreas de la Comuna, sobre lo cual la funcionaria destacó: “Venimos trabajando fuertemente en el mantenimiento y reparación de las instalaciones de las distintas áreas protegidas de la ciudad, en esta oportunidad nos hemos encontrado con daños en las instalaciones de las áreas de descanso de la reserva urbana sector Río Chico, tenemos que cuidar estas áreas que han sido creadas además de conservar nuestro paisaje, flora y fauna y para disfrutar de ellas donde se han diseñado distintos sectores de senderos para andar en bicicleta o caminar y descansar, por eso hacemos este llamado a la reflexión y debemos sentirnos afortunados de tener estas áreas dentro de la ciudad y lo que solicitamos es el cuidado de las mismas para el disfrute de todos, no dañarlas”.

 

COMENTÁ