Otra pérdida lamentable

Río Gallegos| El último adiós a “Beto”

El automovilismo sufrió ayer otro tremendo golpe anímico por la pérdida de otro de sus referentes, al fallecer Santiago Alberto “Beto” Martínez, empresario local muy querido que fue víctima de Coronavirus. Hubo último adiós con mensajes de profundo amor.

“Beto” Martínez, junto a su hijo Thiago, en uno de los últimos momentos que pasaron juntos en acción.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Es verdaderamente terrible y triste lo que está pasando en Río Gallegos a causa del Coronavirus, que pega fuerte en muchos vecinos que no le ganan la batalla y ahora nos siguen desde el cielo.

En este caso, cuando el automovilismo todavía no se recupera de la pérdida de “Pajarito” Sánchez, ayer se conoció el fallecimiento de Santiago Alberto Martínez, más conocido como “Beto”, hombre bonachón que supo ganarse el cariño de muchos y que pasó los últimos años de su vida acompañando de cerca el crecimiento de Thiago, una de las grandes apariciones del automovilismo de Río Gallegos, pasando de promesa a figura en tiempo récord.

Y mucho tuvo que ver en eso “Beto”, que no lo pudo acompañar en la carrera del fin de semana por estar peleando contra el Coronavirus.

Y lo hizo hasta el final, con sólo 51 años. Hasta donde dieron sus fuerzas antes de dejarnos a pesar del rezo que desde hace días se inició en toda la ciudad, pidiendo por su mejoría.

Ayer, a las cuatro de la tarde, vecinos, familiares y amigos tuvieron la posibilidad de acompañar su despedida en la capilla del cementerio de Río Gallegos, que se vio colmada de gente para lo que fue el último adiós a un tipo que creció como empresario, siendo dueño de la empresa “El Patagónico” y que se transformó en uno de los hombres fuertes del automovilismo local, primero como piloto y luego como referente, llevando de la mano a su hijo.

El heredero

Y fue Thiago quien recibió la triste noticia luego de la carrera del fin de semana, quien lo despidió ayer con un mensaje que llega al corazón y dice lo siguiente:

Te voy a extrañar demasiado pa! Gracias por todo lo que hiciste por mi hermana, mi mamá y por mí, nos quedaron muchísimas cosas pendientes pero la que más querías vos era que te dé una victoria a nivel nacional, todavía no llegó pero sé que en algún momento será y voy a dar todo de mí para poder lograrlo en algún momento y cumplir ese sueño de los 2. Te amo, no te voy a olvidar nunca y me pone muy contento toda la gente que está en este momento, eso demuestra lo bueno que fuiste con todos siempre”.

Muy triste

Entre los cientos de mensaje de despedida de ayer, uno indicaba: “Un día muy triste para el automovilismo, se fue Beto, el que siempre estaba para todos, un fuerte abrazo para su familia, muchas fuerzas para salir adelante, buen viaje amigo” y quizás eso resume mucho de “Beto”.

Se trata de un hombre que supo crecer, comenzando con la empresa de transporte “El Patagónico”, luego sumando trabajo con el Restaurante “El Tablón”.
Durante sus últimos años, “Beto” fue parte de la comisión directiva del Automóvil Club Río Gallegos y allí también dejó su huella.

En el aspecto deportivo, Martínez padre incursionó en los inicios de la categoría 1.300, incluso alcanzando el podio en diferentes ocasiones.

Entre sus diferentes participaciones activas, quienes siguieron de cerca su carrera mencionan su participación en los 100 kilómetros del TPS, con diferentes resultados, pero siempre con el entusiasmo que lo caracterizó durante toda su vida.

Además, supo decir presente en los campeonatos organizados en la Cuenca Carbonífera, en la categoría 2000 libre, con un auto armado por Godoy Motor Sport, llegando a ganar en diferentes ocasiones, para luego trasladar su experiencia y el conocimiento adquirido a su hijo, quien superó al padre para ser hoy una de las grandes figuras del automovilismo de Río Gallegos.


COMENTARIOS