COVID

Río Gallegos| Crece la demanda de Ivermectina

Las farmacias no dan abasto con la cantidad de gente que busca el antiparasitario que combate el Coronavirus. Qué dicen las autoridades.

No hay Ivermectina en farmacias.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La Ivermectina es un antiparasitario que estuvo incluido en algunos estudios realizados para la lucha contra el Coronavirus. Según informaron las autoridades sanitarias a finales del mes de octubre, los ensayos mostraron en primera instancia una respuesta satisfactoria. En Río Gallegos, varios son los pacientes que han utilizado la información brindada por los expertos y han buscado métodos alternativos para el tratamiento del COVID-19. En primera instancia y pese a no contar ni con la aprobación de ANMAT ni del Ministerio de Salud, han hecho circular y formado redes de personas que intercambian Ibuprofeno para ser inhalado. Algo similar se encuentra sucediendo con la Ivermectina, con cientos de personas que se han volcado a las farmacias para buscar este medicamento. TiempoSur se comunicó durante la tarde de ayer con diferentes locales en Río Gallegos, recibiendo de todos la misma respuesta. “No queda más”, “La semana que viene entra otro envío”. “A raíz de la información del uso de Ivermectina, varias personas nos llaman o vienen a preguntar si tenemos para la venta. A todas de momento lamentablemente les tenemos que decir que no, que nos va a estar entrando en los próximos días”.

Los farmacéuticos detallaron además que situaciones similares se vivieron a principios de año con el alcohol en gel, con personas que recorrían todas las farmacias de la capital santacruceña buscando potes del desinfectante, sin encontrar por ningún lado.

“Vemos en medio de una pandemia cómo la gente sale toda junta a buscar algún producto y no lo encuentra en góndola y termina siendo angustiante”, enfatizaron.

Estudios

El estudio que evalúa el efecto de Ivermectina sobre la replicación de SARS-CoV-2 en pacientes con COVID-19 arrojó que la administración de este medicamento a dosis de 0,6 miligramos por kilo de peso (el triple de lo usado habitualmente) produce la eliminación más rápida y profunda del virus cuando se inicia el tratamiento en etapas tempranas de la infección (hasta 5 días desde el inicio de síntomas).

La Ivermectina es una droga antiparasitaria de amplio uso en medicina humana y veterinaria, y de acuerdo a un investigador del CONICET de la Universidad Nacional de Salta, “las limitaciones del modelo in-vitro son que ignora el componente inmunológico del huésped y no toma en cuenta el balance entre concentración de droga versus la carga viral”, algo que es típico en la evaluación de la actividad antiviral de medicamentos en Infecciones Respiratorias Agudas como el COVID-19 y la influenza.

Es importante recordar que la Ivermectina no es una droga inocua y aún a dosis terapéuticas puede provocar un número frecuente (>10%) y considerable de efectos secundarios adversos, desde leves a graves.

Siguiendo los lineamientos de ANMAT, la utilización de una medicación en carácter de uso compasivo, solo se encuentra autorizada para pacientes debidamente identificados, lo que excluiría la utilización de la Ivermectina en forma masiva como actualmente se pretende.

Por todo lo anteriormente expresado y mientras no existan evidencias de mayor calidad, SADI recomienda que no se utilice la Ivermectina para el tratamiento y/o profilaxis del SARS-CoV2 al margen de estudios bien diseñados, debidamente registrados y que sean éticamente aceptables.

Otra posibilidad

Investigadores e investigadoras argentinas desarrollaron un suero terapéutico para tratar a pacientes infectados con COVID-19 en nuestro país. El tratamiento, aprobado la semana pasada por ANMAT, es fruto del trabajo de articulación público-privado encabezado por el laboratorio Inmunova y el Instituto Biológico Argentino (BIOL), la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos G. Malbrán” (ANLIS), con la colaboración de la Fundación Instituto Leloir (FIL), Mabxience, CONICET y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

La aprobación de este medicamento innovador basado en anticuerpos policlonales se fundamentó en los resultados positivos del estudio clínico de Fase 2/3, los cuales mostraron que la aplicación de esta terapia, que demostró ser segura, redujo la mortalidad casi a la mitad (45%) en los pacientes con COVID-19 severa. Además, los pacientes tratados demostraron una reducción de la internación en terapia intensiva de 24% y del requerimiento de asistencia respiratoria mecánica de 36%, frente al placebo.