Reciclando

Río Gallegos| Alma de ciruja

Anyel decidió comenzar un pequeño emprendimiento con las cosas que muchos tiran a la basura. Bolsas de alimentos, sachets de leche y sobres de jugo son convertidos en collares isabelinos para perros y bolsas de uso cotidiano.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Hace un tiempo ya Anyel comenzó con un emprendimiento basado en la reutilización de cosas que para muchos es basura, teniendo a su vez una acción amigable con el medioambiente.

¿De qué se trata Alma_de_ciruja? Junta bolsas de alimento para mascotas, sobres de jugo y sachet de leche, con los cuales luego confecciona collares isabelinos para perros y bolsas de uso cotidiano.

“Yo guardo las cosas y la directora del jardín donde trabajo, Lucre, me mostró una bolsa reciclada que ella vio en el Facebook”, recordó al hacer referencia a cómo surgió todo. Dado esto, buscó quienes las hacían y cómo.

Es “algo que todos tiran y vos lo podes reusar”, probó una vez y al salirle bien comenzó a interiorizarse y tratar de perfeccionar la técnica.

Cuando en Facebook algunas personas publican que van a tirar o dan bolsas, Anyel las busca.

“Empecé a hacer las bosas porque me las pedían. Después dije ´estoy perdiendo´, porque cada bolsa lleva un metro de friselina, para el forro de adentro y las tiras, y lo compraba yo”, contó al móvil de TiempoSur.

Sus amigos le dijeron que debía cobrarlas, al menos a 300 pesos por el gasto que tenía, su tiempo y trabajo.

Voy juntando bolsas, las limpio y las corto. Les hago el forro de adentro, las tiras, y cuando tengo varias las pongo a la venta”, expresó, añadiendo: “Por ahí te duele porque la gente no valora el trabajo que uno hace. Yo lo junto de la calle, pero algunos me dicen que es carísima. Dije ´bueno, si es cara, pongo 2 bolsas por 500 pesos´. Son bolsas grandes”, finalizó.


COMENTARIOS