Indignante

Quiso vender un cochecito y terminó en una estafa financiera

Una supuesta mujer quiso contactarlo para adquirir el cochecito pero las sospechas comenzaron cuando le depositaron un monto irregular.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Las precauciones contra las estafas virtuales cada vez deben estar más actualizadas. Con el impacto que significó la pandemia para el e-commerce, también acrecentaron el número de ciberdelitos al depender de la comunicación virtual. Recientemente, un hombre quiso vender un cochecito a través de una plataforma de venta y quedó en medio de una artimaña financiera.

Según relató en diálogo con 0221, un vecino de la ciudad de La Plata publicó el producto en una plataforma de compra y venta. Una mujer se contactó con él en diciembre y comenzaron las negociaciones. Según explicó el vendedor, el número desde el cual se comunicaron con él tenía el prefijo 358, de la provincia de Córdoba.

La potencial compradora tenía intenciones de regalárselo a su hija para su nieto, así le pidió los datos de su cuenta. Tanto su CBU, como el banco al cual la misma pertenecía y su número. “Ella me dijo que estaba teniendo problemas para depositarme y que iba a esperar a que llegara su hermano para ayudarla”, explicó Fabián, quien ofrecía el cochecito.

Al día siguiente se percató que poseía $50 mil en su cuenta de home banking. Así, se comunicó con su contadora, quien le explicó que el cuit que figuraba en la cuenta de origen de la transferencia pertenecía a una financiera. Intentó comunicarse con la compradora pero ella solo le envió un mensaje en el que explicó que se equivocó al enviarle todos sus ahorros.

Fabián le devolvió el dinero aconsejado por su contadora. “Me dijo que le mandara el dinero siempre y cuando el número de CBU que me diera fuera el mismo que el que me había depositado”, explicó. Ella se disculpó y explicó que el error se debió a que es “una persona grande”, con lo cual le pasó los datos de su hermano para que devolviera el monto.

No obstante, el hombre se percató de que el nombre a cargo de la cuenta era otro, con lo cual se contactó con la mujer para avisarle que debía hablar con su hermano. “A partir de ese momento, no me contestó más los mensajes ni las llamadas. Al otro día, me di cuenta que me había bloqueado”, señaló.

Una vez que realizó la denuncia, las autoridades bancarias le permitieron realizar un stop debit. En caso contrario, todos los meses se le descontaría un monto de la cuenta.


COMENTARIOS