Elecciones 2019

“Queremos levantar la ciudad”, dijo Grasso tras imponerse como intendente

El candidato del sublema “Construyamos Juntos” ganaba ampliamente dentro del Lema de Todos y obtenía anoche la intendencia superando a los candidatos de “Unidos”. “La política tiene que cambiar esta realidad, queremos una verdadera capital de provincia”, afirmó a TiempoSur.

Grasso se proclamó intendente pasadas las 23:00. (J.C.C.).
COMPARTÍ ESTA NOTA

Militante desde muy pibe, Pablo Grasso alcanzó ayer la intendencia de Río Gallegos en una elección donde el “Frente de Todos” marcó amplias diferencias en todo el país y en donde Santa Cruz no fue la excepción.

En esta capital, lema contra lema, con el 62.07% de las mesas escrutadas, “Todos” se imponía anoche (46.66%) sobre “Unidos” (42.84%), y el sublema de Grasso (Construyamos Juntos) sacaba una fuerte ventaja al resto de las boletas del peronismo de esta ciudad capital.

Le ganó a la realidad- La ciudad de Río Gallegos, sumida en una profunda crisis de servicios e infraestructura, con sus calles “detonadas”, la problemática de los canes sueltos, la basura, etc. fueron demasiado peso para levantar para el oficialismo.

Si bien el intendente Roberto Giubetich no se postulaba (ya le había ido muy mal en las elecciones del 11 de agosto como precandidato a diputado nacional), los demás aspirantes a la jefatura comunal guardaban alguna esperanza que la comunidad vote “a la persona” y no el partido.

De ellos, el que mejor performance hacía era Fabián Leguizamón (30.58%), seguido muy de cerca por Roxana Reyes (29.73%) y tercero Pablo Fadul (19.73%), bastantes votos menos que en la anterior elección del 2015.

 

Agradecido- Pasadas las 23:00, Grasso y su militancia, la que en el 2015 había tenido que masticar con bronca la derrota por escaso margen, salieron a festejar eufóricamente por las calles de la ciudad capital.  

En diálogo con Tiempo FM, Pablo Grasso confirmó –en exclusiva- que era el nuevo intendente de Río Gallegos, teniendo en cuenta las mesas escrutadas que tenían, considerando que era una diferencia irreversible.

“Estamos muy agradecidos, estoy muy contento”, manifestó, señalando que “queremos levantar la ciudad, sabemos que la gente la pasó muy mal”.

Grasso marcó que “la política tiene que cambiar esta realidad, queremos una verdadera capital de provincia”, e instó a “cuidar las cuentas públicas, a nuestros vecinos y estamos con muchas ganas de empezar a trabajar mañana”.

Los festejos se estiraron hasta largas horas de la noche y el nuevo intendente lo hizo acompañado de la gobernadora Alicia Kirchner, el vicegobernador y diputado electo Pablo González, el ex secretario Legal y Técnico Carlos Zannini, entre otros. Emocionado, recordó a un militante fallecido horas antes del cierre de los comicios y prometió “levantar la ciudad” capital.