YCRT

Que esta vez sea la vencida

El presupuesto enviado al Congreso por Alberto Fernández, estipula una inversión que ronda los $8.000.000.000 para YCRT en 2021 y, tal como hemos mencionado en diálogo con funcionarios provinciales, es una de las apuestas más grandes del gobierno central en Santa Cruz. Lucas Gaincerain, coordinador general de la empresa, habló con TiempoSur sobre las expectativas.

Fernández, YCRT, y Kulfas, Producción
COMPARTÍ ESTA NOTA

Las inversiones presupuestadas para YCRT a lo largo de la última década y media, en vistas a avanzar en lo que se espera en algún momento sea la Central Termoeléctrica Río Turbio, han sido materia de debate sin importar que ocupe el sillón de Rivadavia. Fue mucho en su momento y el tiempo no nos ha mostrado obras finalizadas: En 2016 se firmó un contrato que estipulaba su puesta en funcionamiento para 2011, y lo que tuvimos fue una inauguración en 2015 pero la realidad es que nunca ha funcionado. Al día de hoy, los porcentajes que restan para la finalización de la usina en su totalidad están en el orden del 15%, de acuerdo a la Auditoría del gobierno anterior, rubricada por un informe de la SIGEN. Para hacer mención al gobierno anterior, y, a decir verdad, se disminuyó considerablemente el presupuesto a lo largo de sus 4 años: En 2016 se habían asignado $1530 millones para terminar la megausina, en 2017 se redujeron a $398 millones, mientras que en 2018 se le asignaron cero pesos para invertir en infraestructura. Lo único que hizo Nación fue pagar salarios, se dieron varios telegramas de despidos lo que generó una profunda crisis social en los trabajadores de la empresa. En el Presupuesto 2019 se le habían asignado a YCRT $870 millones, sólo para cubrir el pago de salarios y cuestiones administrativas, pero luego fue ampliada a $1419 millones, de los cuales fue devengado el 90% y la usina recibió cero pesos.

 

La nueva intervención

Con fecha 29 de enero de 2020, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, designó como Interventor del Yacimiento Carbonífero Río Turbio (YCRT) al Doctor y Contador Aníbal Fernández. Una nueva etapa (o no) se inició en la empresa y en un tiempo donde los ánimos no eran los mejores, aunque llegaba “alguien del palo”. Luego de las primeras gestiones y el involucramiento con “la causa”, Fernández anunció en el mes de mayo de este año la decisión del Gobierno nacional de transferir la obra pública de la Central Térmica Río Turbio a la órbita de Yacimiento Carbonífero de Río Turbio y de los Servicios Ferroportuarios con Terminales en Punta Loyola y Río Gallegos, plasmada mediante Decreto 473/2020. “Un antiguo reclamo de los pueblos de la Cuenca Carbonífera, donde no se concibe la explotación del carbón sin la Central Térmica, como parte de una unidad económica, compuesta por la mina, la usina y el puerto”, celebraban desde la empresa.

También por esos meses, la actual intervención logró la modificación sobre el Presupuesto prorrogado del 2019, con el objetivo de garantizar el funcionamiento. Recibieron un refuerzo económico para tal fin.

En esta ocasión, quien se refirió al proyecto de Ley de Presupuesto enviado al Congreso y los fondos para YCRT fue su Coordinador General, Lucas Gaincerain, quien dijo que “en principio lo que hay claro en el presupuesto son algo más de $6.000.000.000 de pesos en gastos corrientes y $1.840.000.000 millones de inversión para la obra en 2021”, por lo que manifestó que las expectativas “son buenas”, sobre todo teniendo en cuenta que “el presupuesto es producto del traspaso de la central a la empresa y de la gestión que el interventor ha hecho silenciosamente en los distintos estamentos para poner en marcha la central”, aunque aclaró que en principio el objetivo sería el módulo, aunque también es un presupuesto necesario “para cerrar unas inversiones que hay que hacer dentro de la extracción minera, la planta depuradora”, y remarcó: “Creo que se ha llegado a una cifra importante y veremos ahora cómo podemos hacer para aplicarla y ponerla en marcha cuanto antes”.

En este tramo de la nota volvió a recordar que “hemos incrementado presupuesto en el 2020, lo que estamos utilizando en contrataciones que vamos a largar este año. Estamos licitando todas las cosas que se tiene presupuestadas”, dijo, aunque hizo hincapié en la necesidad de aclarar que “cuando hablamos de la central hay algo en que nos equivocamos”, y explicó: “La central hay que ponerla en marcha, pero también hay que equipar a la mina para que pueda atender a la central, entonces todo es inversión, desde un martillo neumático, a poner en marcha los grupos electrónicos. Aunque no es una obra en sí, es la reparación y la puesta en funcionamiento y mantenimiento. Por eso, vamos a hacer una fuerte inversión que presupuestariamente son gastos corrientes, para luego avanzar en la central termoeléctrica. Tenemos que hacer obras nuevas, pero también revisar y mejorar lo que teníamos”.

Por último, dijo que “los refuerzos presupuestarios se consiguen porque Fernández (Aníbal) es un caminador de los despachos, es un usador compulsivo de los teléfonos y está todo el día en la gestión”.


COMENTARIOS