Coronavirus

Protocolo para iglesias y cultos: sin agua bendita ni rosarios y con turnos para rezar

Fue aprobado el lunes por el Gobierno provincial. El pastor evangélico Segundo Gamín aportó para su confección final. “Los fieles quieren ir a rezar porque son muchas las problemáticas, ansiedades, temores, violencia en la familia y mucha necesidad económica”, advirtió. Su iglesia asiste a 250 familias con bolsones de alimentos.

La iglesia Bet El tiene una capacidad para 2500 fieles.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El lunes la provincia aprobó el protocolo sanitario para el funcionamiento -sin misas- de las Iglesias y Templos de Culto en Santa Cruz, luego de que Nación habilitó la semana pasada la apertura de estos lugares de fe en medio de la cuarentena.

Como Consejo Pastoral y representando a ACIERA -Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina- el pastor Segundo Ramón Gamín ya había presentado un protocolo a la provincia y una carta dirigida a la Gobernadora, quien lo derivó al Ministro de Salud Pública hace una semana, que coincidió con la excepción a los cultos dictaminada por Nación.

De hecho, según el pastor, el protocolo fue propuesto por las iglesias evangélicas que cuentan, por lo menos, con más de 20 mil fieles en Santa Cruz.

Las iglesias podrán abrir de lunes a domingo de 14:00 a 18:00 y en su interior -señala la resolución firmada por el ministro Juan Carlos Nadalich- se pueden realizar: Oraciones individuales, confesiones, ayuda y orientación individual que no implique gran concurrencia de personas y no deberá haber agua bendita en las pilas.

“La gente va en distintos horarios a orar, seguro las iglesias estarán abiertas pero con días especiales en los que se van a agrupar equipos de 20 o 30 personas. El protocolo es según si la iglesia es pequeña, mediana o grande”, dijo el Pastor.

En el caso de su iglesia “Bet El”, cuenta con dos templos, uno ubicado en Entre Ríos 435 y el Auditorio en el barrio Los Sauces en calle 1 y 50, que consta de un auditorio con capacidad para 2500 personas.

Los fieles quieren ir a rezar porque son muchas las problemáticas, ansiedades, temores, violencia en la familia y mucha necesidad económica”, destacó.

Su iglesia asiste con viandas a 250 familias de Río Gallegos -la mayoría no son fieles de esta iglesia- gracias al aporte de la iglesia y el Ministerio de Desarrollo Social.

Se trata de personas que no trabajan en la administración pública y que por la pandemia no pueden realizar changas o trabajar de forma autónoma, como gasistas, albañiles, etc.

“Uno recibe continuamente mensajes. Hay un equipo trabajando y ellos son alrededor de 10 personas, la mayoría jóvenes, que brindan el tiempo con un protocolo que entregan los bolsones. Hay gente que con mucha vergüenza reciben los bolsones, pero hay que entender que es muy difícil la situación económica que estamos viviendo”, acentuó.

La demanda de alimentos es mayor a la que alcanzan a repartir. “Hay muchas iglesias cristianas evangélicas que sostienen 10, 20, 50 familias. Muchas hacen este mismo trabajo a nivel ciudad y en la provincia”, destacó.

Los cultos no estuvieron cerrados y el trabajo espiritual y la predica lo canalizaron por medio de las redes sociales.

No tengo miedo por lo que pasa, uno entiende que todo está escrito en la Biblia. Todo lo que está pasando. Nuestra confianza está en Dios y lo que predicamos, el ánimo, fortaleza, fe, confianza en que Dios siempre va a estar presente de alguna manera y va a fortalecer y quitar el temor y se activa la fe en el corazón de cada persona”, sostuvo.

Pero los fieles sí tienen miedo. Y la ayuda llega también por medio de referentes de la iglesia.

EL PROTOCOLO

El protocolo aprobado para las iglesias y cultos señala -además de lavado de manos, distancia social, uso obligatorio de barbijo e higiene en los zapatos- lossiguientes pasos a realizar:

-El líder espiritual previamente acordará los turnos para recibir a los fieles que soliciten ayuda, orientación espiritual o confesiones.

-Los fieles deberán mantener una distancia de 2 metros entre sí sin excepción utilizando cubrebocas y nariz.

-Los encuentros deberán ser regulados con tiempos breves que ameriten las diversas situaciones.

-Los bancos que puedan usarse deben estar señalizados, del mismo modo los que, para mantener las distancias requeridas, deben ser inutilizados.

-El lugar deberá contar con carteles explicativos e informativos pertinentes al COVID-19 para recordar a quienes concurren las medidas de prevención.

-Queda estrictamente prohibido el contacto corporal, entiéndase por esto: Saludo con las manos, palmadas, besos, abrazos.

-Evitar concurrir con elementos que impliquen la trasmisión del virus (ej.: Rosarios, etc.).

-Los lugares de higiene deben contar con los elementos específicos que se requieren.

-No compartir elementos, mate, vajilla, bebidas.

-Estas consideraciones son dinámicas y sujetas a modificaciones según las normativas vigentes cada día en relación a la situación epidemiológica.