Coronavirus en Santa Cruz

Primavera cero

Durante la semana debería haber iniciado la temporada turística en El Chaltén y El Calafate. Luego de una buena temporada 2019/20, el sector privado aguarda con incertidumbre cuando se habilitarán los viajes, analizan el protocolo y por ahora, se preparan para recibir turismo nacional y regional.

El Chalten.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En septiembre, como todos los años, ya debería haber comenzado la temporada turística para El Calafate y El Chaltén, en donde la mayor cantidad de visitas provienen del extranjero.

Pero el turismo -una de las actividades más afectadas por la pandemia e importante  motor económico en la Patagonia- se encuentra en stand by, y a la espera de la autorización de los vuelos en Argentina, que si bien depende del Gobierno nacional -estimaban autorizar vuelos en octubre- en realidad la verdadera dependencia es con el avance o no de los casos de COVID-19.

En El Chaltén, por ejemplo, trabajan con la provincia en la aplicación de los protocolos, que durante la semana se dieron a conocer al sector privado, pero sin una fecha cierta.

“Realizamos reuniones con los prestadores de servicios turístico desde a Secretaría de Turismo y Comercio en conjunto para que cuando haya una fecha cierta, estar preparados”, dijo Natalia Trejo, secretaria de Turismo de El Chaltén.

El 90% de la actividad económica en la comarca está parada”. “Tenemos desempleo y gente que no sabe qué hacer, porque un septiembre normal habría un movimiento importante de gente y económico, y este año es atípico”, describió.

Pero el cambio también será en que no recibirán turismo extranjero lo que implicará un “reacomodo” con el turismo nacional y regional.

En cuanto al turismo regional, Trejo contó que con la provincia iban a realizar una prueba piloto –trabajada desde marzo- que se suspendió cuando de detectaron los primeros cuatro casos de Coronavirus en Río Gallegos, con los trabajadores subcontratados por Movistar, el pasado 4 de julio (el 14 de julio comenzó el brote de casos según el Ministerio de Salud).

“La pregunta es cuándo poder abrir, no lo sabemos porque dependemos del DNU de Nación”, destacó y marcó que también afecta la incidencia de casos en las dos localidades soporte con aeropuertos, como son El Calafate y Río Gallegos.

La temporada anterior fue “muy buena”, precisó la funcionaria. Fue interrumpida -ya que finaliza en Semana Santa- el 20 de marzo cuando se decretó el aislamiento, social, preventivo y obligatorio en todo el país.

“En enero tuvimos dos semanas en que El Chaltén estaba colapsado de gente. No había alojamiento ni mesas en restaurantes y eso se vio reflejado en cuanto a cantidad de turistas que recibimos”, describió. Por ende el sector turístico está expectante y con incertidumbre en un panorama inédito de crisis económica del país, que se diferencia de las anteriores crisis, en donde la suba del dólar beneficiaba a la comarca. “Es la primera vez que nos toca una crisis que afecta netamente a la actividad turística”.

Una medida que también analizaron es la utilización de una App con características de promoción y de declaración jurada para conocer los turistas que arriben al pueblo.

Readaptarse

Este sector además deberá ahora readaptar su oferta al turismo nacional, con precios que antes eran en dólares.

“Se pensó en un momento en estas charlas que venimos teniendo, en promociones para que pueda acceder el turismo nacional. En El Chaltén lo más económico es el hostel, que por protocolo no se puede usar como se usaba, hay que respetar el espacio y distanciamiento en una habitación ya que no puede haber seis personas, sino tres que sean del mismo grupo de viaje”, explicó.

Es decir, habrá un impacto con menor recaudación de por sí al poder albergar menos visitantes.

Trabajadores

Por la pandemia no llegaron trabajadores de temporada en la comarca, pero si se quedó gente que quedó atrapada por la misma. “La gente de la actividad turística vive de sus ahorros, si bien hay un comedor comunitario, hay programas como Santa Cruz Protege, se les asistió y se les dio a conocer estas herramientas para paliar esta situación en la cual esperaban volver a trabajar en septiembre”, detalló.

Protocolo

El extenso protocolo aprobado por la provincia de Santa Cruz, concretamente el Ministerio de Salud,  contempla uno para transporte, gastronomía y alojamiento. El resto de los protocolos, como el de las agencias, guías  turísticos, turismo rural, ecoturismo, centros de esquí, etc, fueron aprobados por el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación.

En el caso del protocolo provincial, sobre el uso de habitaciones, para dar un ejemplo, esta señala que la carga máxima de pasajeros por habitación será de 2 (dos) personas, por lo que las habitaciones habilitadas para ocupar serán singles o dobles únicamente.

Además no se debe alojar en la misma habitación a personas que no formen parte de un grupo primario (familia, pareja, etc) de viaje; sugieren retirar los productos de frigobares en las habitaciones y reemplazar el servicio con una carta plastificada o en código QR, que presente los productos a disposición en la recepción, restaurante o desayunador; colocar medidas de prevención de COVID-19, números de teléfono de salud local en espacios estratégicos plastificados que permita la desinfección del personal de limpieza.

En tanto, la limpieza será a pedido del huésped para generar el menor contacto entre los objetos de la habitación y el personal del establecimiento, y además se dejará un kit de desinfección a disposición del huésped (paños descartables, solución sanitizante a base de alcohol al 70%).

El protocolo también sugiere proteger colchones con cubre colchón o cubre sommier y las almohadas con fundas protectoras, de lo contrario lavarse como procedimiento de lavado estándar o limpiarse en seco; minimizar los artículos de decoración, y no utilizar las habitaciones que no tengan posibilidad de ventilación.


COMENTARIOS