Juntas vecinales

Preocupa la inacción ante la problemática de superpoblación canina

Si bien algunos referentes declaran tener la situación medianamente controlada, la realidad es que la mayoría de los barrios manifiestan malestar ante la irresponsabilidad de los dueños, la cantidad de perros en la calle y la interrupción en el programa de castración, esto último es lo único que destacan de la gestión Giubetich.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Dos nuevos hechos de gravedad han puesto en el ojo de la tormenta la difícil situación que Río Gallegos atraviesa en cuanto a la proliferación de canes. La amenaza de muerte denunciada por una vecina en un contexto por demás violento, donde un sujeto apuñaló a un perro que habría querido morderlo y posteriormente amenazó a su propietaria, y el increíble suceso acontecido en el barrio San Benito, donde una persona fallecida en la vía pública fue comido por una jauría de canes, han derivado en un nuevo debate entre aquellos vecinos cansados de la situación, que incluso plantean la eutanasia para casos extremos, y aquellos que entienden que la única salida responsable es la castración masiva y la concientización en cuanto la tenencia. 

TiempoSur hizo un recorrido por distintas juntas vecinales de la ciudad para conocer la realidad de cada uno de los barrios.

Claudio Cádiz, barrio 499 Viviendas

“Justo antes de la pandemia habíamos hablado con Rubén Monte de Oca, director de Bienestar Animal, para que vayan a recorrer el barrio, pero no se pudo porque están con reducción de personal. Ahora estamos esperando que ellos tengan el personal a disposición para empezar a recorrer el barrio y avanzar con lo que veníamos haciendo que era un censo.

Nosotros tenemos la problemática identificada, ya sabemos en qué sectores tenemos perros que no tienen dueño, y donde por ahí los vecinos le dan de comer, pero no son sus perros. Es uno de los problemas que tenemos, pero tenemos visualizado el conflicto. Ahora la plaza se tranquilizó, pero se había empezado a dar de que cuando venía gente de otros barrios con sus perros, más los perros nuestros, se ponían a pelear entre la gente. Ahora no tenemos eso.

Caminamos el barrio todo el día, sabemos que hay muchos perros y que la gente no toma conciencia, nosotros mismos estamos tratando de concientizar a la gente que tiene que tenerlos en los patios y cuidarlos. Tenemos anotados los casos así cuando ellos arrancan vayan a los sectores donde nosotros indiquemos. Queremos que se recorran el barrio y que los inspectores notifiquen, sino los van a tener que multar”.

 

Mauricio Reyes, barrio El Faro

“Un poco lo que pasa en el barrio es lo que pasa en toda la ciudad. Éste es un barrio que es el último barrio de la ciudad camino al oeste y tenemos la problemática de gente que abandona perros en el sector. Las castraciones no se están haciendo en los barrios, era importante, sobre todo no está trabajando el área de Zoonosis, que debería estar trabajando en la concientización y la multa de los dueños que no cumplen con la ordenanza. Hasta que eso no se vuelva a desarrollar, va a ser muy difícil.

Es una problemática que incluso genera problemas entre los vecinos, ya sea por la basura, mordeduras, con el correo. Es una problemática de múltiples factores. Primero el cumplimento del ciudadano con respecto al cuidado, tenemos el Estado ausente. El tema de los perros es de lo que más se quejan los vecinos”. 

 

Marcelo Freile, barrio El Puerto

“Nosotros tenemos una postura firme sobre tema perros. Si bien no lo sufrimos en jauría, porque en nuestro barrio el perro, al ser una compañía por el rango etario de los dueños que son mayores, es parte fundamental de la familia. Las mascotas son muy preciadas en nuestro barrio. Lo que sí, tenemos problemas con el excremento del perro, nosotros ocupamos la mitad de la ría y la gente sale a pasear, pero el perro hace sus necesidades y no son capaces de levantarlo. Falta educación.

Por el tema del castramóvil fuimos invitados a un debate con otras juntas vecinales y lo que plateamos como sector fue que tenemos que hacer una buena campaña, juntarnos como juntas vecinales y armar una campaña para saber qué hay que modificar sobre la ordenanza vigente y tratar de mejorar. Tenemos que ponernos de acuerdo entre los barrios, las proteccionistas y sobre todo los barrios periféricos que es donde la gente va a tirar sus perros, tenemos que darnos un verdadero debate entre todos. Los concejales hacen ordenanzas sin preguntarles a los vecinos. Y tienen que hacer un debate serio. 

Durante la gestión de Giubetich se pudo hacer un trabajo y funcionaba, en esta gestión lo único que se hizo fue juntarnos a todos y quedó todo en la nada. Nosotros queremos hablar, debatir y que se nos escuche”.

 

Adriana Naveda, barrio Patagonia

“Si bien en su momento se llevó a cabo el programa de castración, creo que con esta situación de la pandemia han menguado estos programas, es cierto que los vecinos irresponsables vienen y tiran a los animalitos, eso es parte de la conciencia en el vecino y responsabilidad en el Municipio. Se tienen que hacer nuevamente las medidas preventivas con respecto a la proliferación, es un grave problema. Acá en el barrio son 10 o 15 perros que te salen a querer morder. Es alarmante y es un tema donde hay que trabajar duramente”.

 

Roxana Kosobucki, barrio Alta Vista

“Si bien nosotros tenemos animales, cada uno se mantiene en su predio. El único problema es que se nos vienen los perros del barrio Los Lolos, por lo general son abandonados y muchos con sarna o enfermos”.

 

Julio Aravena, barrio 240 Viviendas

“Nosotros lo que es animales tenemos una realidad que es que casi el 100% tiene dueño gracias a un gran trabajo que se hizo en su momento con el castramóvil que vino en tres oportunidades. Si bien suelen haber casos de algunos perritos que no tienen dueño, es criado por dos o tres vecinos, como quien dice ¨el perro de la cuadra¨, pero lo tenemos bastante contenido. Tenemos un censo y los vecinos son bastante responsables con la tenencia”.

 

Raúl Burgos, barrio Arrabales

“Hemos coordinado oportunamente en la gestión anterior, con el área de Control Animal, el castramóvil. En ese momento hemos tenido vecinos que se han acercado a castrar a sus perros y dentro de todo en el barrio tenemos una tenencia responsable de las mascotas, los vecinos entienden y son muy pocos los perros que deambulan en la calle. Lo que sí, al tener varios baldíos, tenemos familias desaprensivas que nos arrojan los cachorros, en esto se ha trabajado y hemos trabajado con la junta vecinal Natividad.

Hoy vemos con mucha tristeza que no se continúe con el programa de castración masiva, esa debe ser una planificación sostenida en el tiempo porque da los beneficios, no podemos hacer 6 meses sí y 6 meses no. La verdad que necesitamos que las castraciones continúen y veríamos con buenos ojos que alguien de Control Animal pueda acercarse y tener diálogo fluido con las juntas vecinales. Anteriormente con el doctor Basualto lo manteníamos y se encargaba de coordinar con las juntas vecinales para llevar adelante el programa”.

 

Javier Arias, barrio ProCreAr

“La verdad que lógicamente con esta situación que no se están haciendo más castraciones, que dentro de todo lo malo en ese sentido se laburaba en la gestión anterior. Hoy como todo no se está haciendo y en el barrio se comenzaron a ver algunos efectos por esta situación.

Igualmente, nosotros siempre trabajamos y apuntamos a que cada uno sea responsable con sus mascotas, desde la junta se viene haciendo un trabajo permanente, a través de los grupos para mentalizar que es importante cuidar ese aspecto.

La situación es bastante parecida al resto de los barrios de la ciudad. Acá también hay que tener en cuenta que vienen animales que son de otros barrios, y eso genera esta situación, muchos con dueño”.

 

Gerardo Acevedo, Barrio 22 de Septiembre

“Si la verdad que acá en el barrio hay cada día más perros. Por ahí mucho perro malo, hace unos días un pitbull se soltó de la cadena terminó matando a otro perro.

Lo que vemos que pasa por acá es que son perros que traen de afuera, vienen y los tiran en el barrio y se terminan quedando. No es que sean de los vecinos de nuestro sector, tuvimos momentos de mucha castración, tuvimos muy buena respuesta, pero los perros que tenemos acá son perros que la gente viene a tirar. Tiran la basura y de paso el perro”.

 

Juan Romero, Barrio San Benito

“El problema de los perros acá es de muchos años. Mucha gente ha venido a tirar a sus mascotas acá en el barrio, se crecen generando territorio y los vecinos no pueden ni salir a caminar. En un momento nos habíamos juntado con la municipalidad, pero no pudimos seguir avanzando. Los vecinos no siempre se hacen cargo de sus mascotas, a veces te siguen de a 3 4 perros, hay mordeduras y el problema es cuando atacan a los chicos, que los pueden lastimar feo, pero cuando pasa nadie es dueño de los perros. Una multa de 30 mil pesos a los propietarios irresponsables es mi opinión”.