Río Gallegos

Porqué controlan la cantidad de pescados en Chimen Aike

En el puesto, personal de Bromatología municipal supervisa cuántos pescados porta cada uno al regresar.

Róbalo (foto ilustrativa).
Róbalo (foto ilustrativa).
COMPARTÍ ESTA NOTA

Una inquietud surgió durante esta última semana en el ambiente de la pesca, en Río Gallegos. Es que al regresar a la ciudad, desde Punta Loyola o Cabo Vírgenes, en Chimen Aike se controló cuántos pescados portaba cada automóvil.

Sobre esto se refirieron desde el Club de Pesadores de Río Gallegos, quienes indicaron que se acercaron al lugar para interiorizarse al respecto, ya que es algo que nunca se hizo.

Finalmente, se dispuso esto por la venta clandestina del pescado. Las piezas no son secuestradas, pero si posee más de 10 se le hace firmar un acta, que no implica multa ni decomiso. Es con el fin de que quede registrado en caso de que alguien denuncie a una persona y esté todo asentado.

El control estuvo a cargo del área de Bromatología del Municipio local, por Semana Santa.

COMENTÁ