Puerto San Julián

Policía lleva adelante investigaciones por denuncia de apremios ilegales

Un confuso episodio se registró en la madrugada del sábado. Ambas denunciaron apremios ilegales. La policía le tomó la correspondiente denuncia por estos hechos. Desde la policía se informó que ellos fueron requeridos por ruidos molestos, cuando llegaron al lugar, las mujeres estaban fuera de la casa y al verlos se tornaron agresivas, por lo que fueron reducidas y llevadas a la dependencia.

Estas son las heridas que habrían sufrido las mujeres tras el procedimiento del personal policial, en Puerto San Julián.
Estas son las heridas que habrían sufrido las mujeres tras el procedimiento del personal policial, en Puerto San Julián.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer se conoció por medio de las redes sociales que dos hermanas de Puerto San Julián habrían sido golpeadas, torturadas y amenazadas por el personal policial de esa ciudad.

Según reza la denuncia virtual “oficiales y agentes de la policía ejercieron abuso de autoridad, violación de domicilio, apremios ilegales, tortura y violencia de género sobre dos mujeres. Quienes ejecutaron los primeros golpes a Narela y Agostina fueron oficiales varones. Esto ocurrió a primeras horas del sábado, cuando irrumpieron en su domicilio con el pretexto de ruidos molestos. Cabe aclarar que la policía tiene totalmente prohibido el ingreso a un domicilio particular sin orden del juez, el procedimiento correspondiente es labrar un acta y notificarle la formación de la causa, nadie puede ingresar al domicilio si no es solo por un pedido de auxilio.

A las compañeras las sacaron a la fuerza a la vía pública, Narela fue tirada con mucha violencia al suelo por el policía, una vez tirada en el piso le dieron la cabeza contra el pavimento provocándole lesiones en la cabeza y rostro. Al llegar el patrullero para llevársela detenida, recién ahí descienden del mismo dos oficiales mujeres, siendo éstas mismas las que continúan con los golpes. Las llevaron a la Comisaría 1° por separadas, ingresando a Agostina al instante dentro del calabozo, pero a Narela la retuvieron durante aproximadamente 1 hora y media en el patio de la Comisaría, a la intemperie, donde continúan golpeándola y mojándola, con el único fin de torturarla física y psicológicamente. Cuando la ingresan al calabozo, cada 20 minutos ingresaba una oficial de policía a propagar más golpes, dejando claro el ensañamiento hacia nuestra compañera, ofreciéndole agua y tirándosela en la cara, amenazándola de que si denuncia, esto sería mucho peor.

Desde Lucha Mujer y el PSTU repudiamos este aberrante atropello a los derechos humanos que nos hace recordar a la última dictadura militar. Exigimos que inmediatamente se los separe de las fuerzas y se los juzgue por tortura, violencia de género, abuso de autoridad, apremios ilegales y violación de domicilio”, culmina el comunicado de Lucha Mujer.

 

Le tomaron la denuncia

Por otra parte, se conoció que el personal policial acudió a la vivienda, ya que habían recibido llamados denunciando ruidos molestos. Cuando los policías llegaron, observaron que las mujeres se encontraban en la parte externa del domicilio escuchando música a alto volumen.

Los uniformados se habrían acercado para darles las recomendaciones del caso, por lo dispuesto en el DNU 297/20, cuando ellas se habrían tornado agresivas contra los efectivos por lo que se procedió a su aprehensión. Posteriormente los policías se comunicaron con el Juzgado Federal con asiento en la ciudad de Caleta Olivia, de donde se dispuso que establecieran domicilio.

Fuentes de la Dirección Regional Zona Centro, le explicaron a este medio que tenían conocimiento del hecho y que las mujeres radicaron la correspondiente denuncia en la dependencia, por malos tratos y por el procedimiento en sí.

El personal policial inició las investigaciones del caso.

 

Apoyo a las mujeres

Es de destacar que hay varias organizaciones que se hicieron eco de lo sucedido y “repudian el secuestro y la tortura que la policía de Santa Cruz propinó sobre estas dos compañeras mujeres y militantes del PSTU. No es la primera vez que se denuncian hechos de estas características, sumado al hecho que es esta misma policía la que está siendo investigada por los femicidios de Liseth Barrera en Gobernador Gregores y Jésica Minaglia en Comandante Luis Piedra Buena.

Exigimos que se abra inmediatamente una investigación de la Comisaría 1º para conocer a los responsables de la tortura, ya que éstos en todo momento se taparon la cara con los barbijos y no se identificaron.

Exigimos una investigación a cargo de una comisión independiente, con la participación de referentes sociales y abogados en materia de derechos humanos y género, sin participación de la policía.

Separación ya del comisario a cargo de la Comisaría 1º y de los agentes involucrados en ese turno. En plena cuarentena continúan y se agravan los atropellos contras las mujeres. Reforcemos nuestra organización en las vísperas de un nuevo 3J”, concluye uno de los comunicados.

COMENTÁ