Río Gallegos

Pirotecnia: “La gente es muy inconsciente y egoísta”

Fueron las palabras con las que la proteccionista Agustina Perea definió el accionar de algunos vecinos en Nochebuena, ya que, a pesar de la ordenanza y las campañas de concientización, en Río Gallegos los estruendos causaron estragos.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Las calles de la capital de Santa Cruz fueron el escenario y las redes las testigos. A pesar de tener una ordenanza desde 2016 que prohíbe el uso de la pirotecnia estruendosa, las mechas se encendieron igual. Familias angustiadas no tardaron en pedir ayuda en Facebook. En un barrio se perdió un perro, en otro se lastimó una perra queriendo saltar un paredón, más de una familia debió quedarse debajo de la mesa abrazando a sus mascotas.

Diversión para algunos, sufrimiento para otros. La pirotecnia 0 está en agenda hace años y esta vez el Municipio realizó inspectorías que derivaron en más de diez informes. “Entré a mi teléfono y vi más de 30 publicaciones de perros perdidos, hay animales que todavía no encuentran a sus dueños. Sentí mucho enojo porque la gente es muy inconsciente y egoísta”, explicó la proteccionista a TiempoSur.

El trabajo incansable de voluntariado animalista que hacen cientos de ciudadanos no generará un cambio sin un compromiso social efectivo. Por eso para Agustina Perea debe ejercitarse la concientización. “Hay que educar sobre castración, cuidados responsables y pirotecnia, está totalmente prohibida”, expresó.

¿Cómo educar?

Desde su visión hay que conversar con quienes trabajan en el territorio. Comentó que “una gran manera de hacerlo sería yendo con grupos de proteccionistas a diferentes escuelas, que acompañe algún veterinario para poder contar la dura realidad que vivimos quienes amamos a los animales, lo que nos cuesta y lo que sufren”.

Viendo en las nuevas generaciones tierra fértil para plantar la semilla de la conciencia proteccionista, ya que la prevención evita que las problemáticas de salud pública salgan de control, Agustina desea que haya un cambio cuando los niños de hoy sean los adultos que tomen decisiones en las familias de mañana.

No obstante, esto sólo se logrará con políticas públicas sostenidas en el tiempo. Agustina observa predisposición en estudiantes que realizan proyectos sociocomunitarios abordando la sobrepoblación de canes y felinos, pero lamentó que “muchas veces lo hacen para aprobar la materia y quedan en la nada”.

Compromisos

Si hay algo que sostiene el sector proteccionista es que los perros y gatos son parte de la familia por eso deben adoptarse y no comprarse, ser cuidados y no maltratados y traen consigo un compromiso de por vida. “No es un trabajo simple”, explicó la joven en referencia al cuidado voluntario de animales. El deseo de estos amantes de los animales es un 2021 con menos animales en las calles y una sociedad más consciente.