Santa Cruz

Pide que deriven a su hijo y reclamó que no lo hisoparon y pudo haber contagiado a compañeros

César Ibáñez, trabajador de YCRT que vive en 28 de Noviembre, reclama que a su hijo Francisco (17) lo deriven a un hospital que le puedan realizar una tomografía para descartar o confirmar neumonía, producto de haber contraído COVID-19. Debió insistir en tres oportunidades para que lo hisopen.

COMPARTÍ ESTA NOTA

César Ibáñez, trabajador de YCRT que vive en 28 de Noviembre, reclama que a su hijo Francisco (17) se lo derive desde el Hospital San Lucas, en donde está internado por COVID-19 desde el lunes por la noche, al nosocomio de Río Turbio y de allí, si es factible al de El Calafate, de mayor complejidad, para que le realicen los estudios necesarios para confirmar o descartar una neumonía, afección propia del Coronavirus.

La situación de Francisco, según contó a TiempoSur, podría haberse evitado. Es que habría tenido síntomas y lo llevó a hisoparse al San Lucas, pero le dijeron que “no pasaba nada, que no tenía síntomas y que no le harían el test”.

Recién la tercera vez que lo llevó al nosocomio le indicaron que lo iban a hisopar, pero “que deje de molestar”.

En este interín, el adolescente si bien tomó los recaudos, ya había tenido contacto estrecho con sus compañeros de un equipo de fútbol.

“Le dijeron que siga con una vida normal, pero menos mal que somos responsables y no salimos, nos quedamos en casa”, aclaró el padre.

Tal es así que, junto a su esposa, enfermera del Hospital de Río Turbio, se comunicaron con cada uno de los padres de los chicos que integran el equipo de fútbol para informarles de la situación.

“A una madre de uno de los chicos con quien mantuvo contacto estrecho, no la quisieron hisopar, pero la hisoparon el lunes y a toda la familia, y el chico dio positivo”, advirtió.

Complicado

Luego de que lo hisoparon “no lo quisieron atender porque había muchos casos y dijeron que no estaba complicado, pero mi hijo sí estaba complicado y les dije que hacían abandono de persona”, advirtió.

Francisco tuvo una complicación respiratoria, se descompensó, tuvo diarrea, vómitos y flema.

“La Dra. Toledo recién ayer (lunes) dijo que le pasaron el caso, cuando el domingo ya tenía síntomas”, resaltó.

Una vez internado, el lunes por la noche, el padre reclamó que “no le dieron la medicación”. “A las 03:30 no le habían hecho nada y mi mujer tuvo que llamar para que lo asistan, y ahí lo medicaron para prevenir lo que sería neumonía”.

Los médicos le recetaron una TAC -tomografía computarizada- para confirmar o no la neumonía. “Pero le hicieron una placa y dijeron que con eso no tenía neumonía, pero con una placa, la efectividad es del 20%”, detalló.

Para realizarle el TAC, debe ser trasladado, encapsulado a un nosocomio de mayor complejidad.

 

Pedí que lo deriven a Río Turbio y le hagan la TAC y descarten que tenga la infección pulmonar o que respire mal. Ese es el protocolo, no se qué temor hay que no lo quieren derivar a Río Turbio, no me dicen por qué y estoy desesperado”, alertó.

El lunes, el padre analizó hasta “sacar a la fuerza” a su hijo del hospital de 28 de Noviembre. “Necesito que deriven a mi hijo porque el hospital no tiene las herramientas para realizarle los estudios, ni siquiera para hacer el análisis de materia fecal. Los otros análisis que le hicieron dieron supuestamente bien y satura bien de oxígeno. Dicen que no tiene neumonía, pero después dicen que sí, entonces, ¿cómo puedo confiar como lo tratan?”, se preguntó y aclaró: “El problema no son los profesionales, sino que los estudios que hay que hacerle no se pueden hacer y necesito que se hagan”.

Ayer 28 de Noviembre declaró la emergencia sanitaria y social por el aumento de casos, los que comenzaron días antes de fin de año, como informó TiempoSur.


COMENTARIOS