Fútbol

¿Pelota parada?

El contexto de Coronavirus generó que el fútbol oficial y el barrial sostengan un “parate” total a nivel provincial. Sin embargo, desde que se habilitaron las canchitas de alquiler “para entrenar”, comenzaron los “turnitos” de forma clandestina. ¿Y ahora?

COMPARTÍ ESTA NOTA

El deporte de Río Gallegos y Santa Cruz también se vio paralizado con lo peor de la pandemia y lo cierto es que con los últimos días de 2020 llegó una habilitación parcial y con protocolos tanto para clubes como para instituciones o escuelas deportivas.

A nivel de fútbol, el deporte más practicado en la capital provincial, la polémica surgió desde que se habilitaron las canchas de alquiler, con la salvedad de tener la posibilidad de utilizarse como espacio de entrenamiento como lo hacen clubes como Hispano y Boxing, por citar dos ejemplos claros.

Allí, hay turnos de hasta nueve jugadores con su entrenador o entrenadora para respetar un protocolo y que no haya más contagios.

Esto se planteó en un momento de baja de casos, pero el último mes del año tuvo más de 7 mil casos de Coronavirus en Santa Cruz y el comienzo de una segunda ola en la capital.

 

Complicados

Vale decir, y a esta altura ya cualquiera lo sabe, que tanto la Liga Sur como la Asociación Independiente de Fútbol de los Barrios, pararon su actividad y no saben cuándo se reiniciará.

Sin embargo, en muchas canchas de alquiler de Río Gallegos los supuestos entrenamientos se convirtieron en el regreso de los famosos “turnitos” que no son más que otro pequeño caldo de cultivo del virus, ya que allí no hay protocolos al reunirse entre 10 o 12 jugadores con mucho contacto durante una hora, sumado al famoso “tercer tiempo”.

Ante la necesidad económica de “reflotar”, seguramente los encargados de las canchas habilitaron los partidos y esto cualquiera que juega al fútbol en Río Gallegos lo sabe.

Se venden como horarios de entrenamientos, pero se juegan los turnos y allí el barbijo, el distanciamiento y el lavado de manos no existe, por lo que no tardará en llegar la consecuencia de ello mientras nadie controle la situación que no debe darse por más fanatismo por la pelota que exista.

Mientras tanto, los clubes y las ligas sí respetan y no saben cuándo volverá a moverse la pelota para ellos.

TAGS

COMENTARIOS