Coronavirus

Pandemia: ¿Cuándo podremos volver a besarnos con desconocidos?

Y otras preguntas sobre la vida de los jóvenes a medida que avance la vacunación.

Pareja.
Pareja.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La esperada vacunación puede parecer un boleto de vuelta a la normalidad para los veinteañeros, muchos de los cuales se sienten desesperados por volver a su vida social de 2019 con fiestas abarrotadas y pistas de baile con luz estroboscópica, así como por la posibilidad de enviarle un mensaje de texto espontáneo a un amigo: ¿Vamos a tomar algo?

Los adultos más jóvenes han sido de vital importancia en la propagación del coronavirus. Un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) mostró que, de junio a agosto de 2020, las infecciones por COVID-19 entre las personas de 20 a 29 años aumentaron y representaron más del 20 por ciento del número total de casos en ese país.

Poco después, los datos mostraron que esos casos provocaron un aumento en las infecciones entre personas de mediana edad y mayores, lo cual pudo haber contribuido al incremento nacional de casos.

Ahora, a medida que se ha dado prioridad a la vacunación de personas de la tercera edad y que en Estados Unidos alrededor de dos tercios de los mayores de 65 años ya recibieron al menos una dosis de la vacuna, su riesgo de enfermar de gravedad tras contagiarse por un joven ha disminuido.

Pero eso no significa que sea seguro ir de fiesta como si fuera 2019.

La forma de calcular el riesgo de transmitir el virus a personas más vulnerables dependerá de tus circunstancias individuales: si vives con tus padres u otros veinteañeros, si hay personas con riesgo de padecer síntomas graves de COVID-19 en tu círculo social. “No hay una simple luz roja o luz verde”, afirmó William Schaffner, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt.

A continuación, algunas respuestas a preguntas habituales sobre qué pueden hacer los jóvenes que presentan un bajo riesgo en general después de vacunarse.

¿Se puede volver a la normalidad?
“La vuelta a la vida normal debería ser un lento proceso gradual”, comentó Tara Kirk Sell, asociada principal del Centro Johns Hopkins para la Seguridad Sanitaria, que investiga eventos sanitarios a gran escala. 

Nos dirigimos hacia una especie de normalidad, subrayan los expertos, pero todavía hay muchas incógnitas sobre qué pasará en los próximos meses. Aunque el aumento de las tasas de vacunación y el descenso de los casos puedan ser alentadores, explicó por su parte Schaffner, hay tres situaciones que podrían obstaculizar o anular ese progreso: si la gente se niega a vacunarse, si las tasas de transmisión comunitaria siguen siendo altas y si las variantes del virus disminuyen la eficacia de las vacunas.

“Si los adultos mayores y los más jóvenes se vacunan, y las variantes no son demasiado variantes, entonces podríamos tener muchas fiestas en la piscina”, dijo. “Los bares podrían abrir”. Sin embargo, gran parte de esto depende de la cantidad de virus que circule en tu comunidad.

“Una vez que se llegue a una combinación de casi ningún caso en la comunidad y un alto porcentaje de gente vacunada; entonces, todo cambia”, afirmó Paul E. Sax, especialista en enfermedades infecciosas en el Brigham and Women’s Hospital de Boston. 

“La gente tiene que estar atenta al entorno del Covid-19 del mismo modo que lo está al estado del tiempo”, comentó Peter Chin-Hong, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Francisco. Recomendó que la gente vigile las tasas de vacunación en su comunidad y los casos por cada 100.000 habitantes.

Si te encuentras en una zona que tiene menos de 10 casos por cada 100.000 habitantes, es más seguro ir a una fiesta o socializar al aire libre en un grupo mayor donde todos estén vacunados.

Un escenario mucho menos seguro sería participar en el tipo de fiestas relacionadas con las vacaciones de primavera que atrajeron la atención en Florida, que registró 22 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días y se piensa que tiene una concentración importante de B117, la variante más contagiosa y tal vez más letal del virus identificada por primera vez en el Reino Unido.

¿Podemos besarnos con desconocidos?
Los expertos entrevistados para este artículo dijeron que besarse y tener otro tipo de contacto íntimo con desconocidos tras vacunarse puede ser seguro siempre y cuando puedas confirmar que la otra persona también esté vacunada.

Incluso sin esa confirmación, puede que besarse con un extraño sea una actividad de menor riesgo que ir a un lugar abarrotado como una discoteca o una fiesta, afirmó David Rubin, profesor de Pediatría de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania. “Es una de esas cuestiones que se dejan a criterio de cada persona, sin juzgar”, comentó.

“Si estás en un entorno controlado y solo te encuentras con esa persona y quieres asumir el riesgo de besarla y crees que esa persona no parece tener ningún riesgo de padecer Covid-19, adelante, puedes hacer todo lo que quieras con esa persona”, comentó Chin-Hong.

“La cuestión aquí es el control”, continuó. “Cuantas más narices y bocas se junten, más riesgo potencial de transmisión”.

También está el evidente dilema logístico: puede ser difícil verificar de modo casual y rápido que alguien recibió todas las dosis requeridas de la vacuna y que es de bajo riesgo.

Hace poco, una aplicación de citas, Coffee Meets Bagel, añadió una opción para incluir el estado de vacunación en los perfiles de citas, aunque no requiere verificación.

¿Podemos reunirnos en grupos?
A principios de marzo, los CDC en Estados Unidos dieron a conocer recomendaciones que afirmaban que era seguro para los adultos vacunados reunirse en grupos pequeños sin barbijos ni distanciamiento social. Una vocera de los CDC comentó en un correo electrónico que dichos lineamientos aplicaban a toda la gente que reside en Estados Unidos y que no había consideraciones adicionales para los adultos más jóvenes.

En la práctica, eso significa que no hay problema en que un grupo de entre cinco y diez amigos vacunados se reúnan sin tomar precauciones. Pero cuanto mayor sea la reunión, más probable será que alguien del grupo no esté vacunado. Aunque las vacunas parecen ser eficaces para prevenir los síntomas graves de la enfermedad del virus, aún no sabemos si evitarán que las personas contagien a otras.

¿Qué pasa con los bares en espacios cerrados?
Ashish K. Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Brown, predijo que, en Estados Unidos, la mayoría de los bares abrirán para el verano (en tres meses). También predijo que serán una fuente importante de propagación del virus entre las personas no vacunadas, aunque, en general, deberían ser seguros para quienes han recibido la vacuna.

“La conclusión es que, si quieres ir a un bar, si quieres ir a una discoteca, puedes hacerlo y estarás bastante seguro” una vez que te hayas vacunado, explicó Jha. No obstante, otros expertos advirtieron que todavía hay demasiadas incógnitas relacionadas con las variantes o sobre si se puede seguir transmitiendo el virus después de haberse vacunado como para animar con toda libertad a la gente a volver a los bares cerrados.

Los bares al aire libre pueden ser más seguros, dependiendo de su configuración y de si la transmisión en la comunidad es baja. Solo asegúrate de que tu grupo de amigos sea pequeño y no una multitud.

¿Qué pasa con los conciertos al aire libre?
Los expertos coinciden en que los conciertos al aire libre pueden ser seguros, sobre todo si los asistentes usan barbijos y se mantienen distanciados. Las actividades al aire libre pueden admitir grupos mucho más grandes de personas vacunadas, comentó Sax.

“La gente se pregunta por qué no hubo más casos después de las manifestaciones del verano. Bueno, se debe a que se llevaron a cabo al aire libre. Será el mismo caso para los conciertos al aire libre, además, me sorprendería mucho que hubiera algún evento de propagación importante vinculado con un concierto en un espacio abierto”, dijo.

¿Es necesario que los jóvenes se vacunen?
Los expertos expresaron su preocupación por la reticencia a vacunarse entre los jóvenes estadounidenses. En enero, la Oficina del Censo de Estados Unidos dio a conocer datos de una encuesta que mostraban que los estadounidenses menores de 44 años eran los más renuentes a vacunarse.

“Hemos estado promoviendo la vacuna entre las personas mayores a fin de protegerlas de la hospitalización y la muerte”, afirmó del Rio. “La mayoría de los jóvenes, si se contagian, tienen síntomas leves. Necesitamos poder comunicar de manera muy clara que la vacunación es benéfica para los jóvenes, además de decir: ‘No te vas a morir’”.

“Cuanto más rápido vacunemos a la gente, más probable es que tengamos una vida más normal”, recalcó. (Clarín)

COMENTÁ