Prevención

Pacientes con COVID-19: Comprar o no un oxímetro, el dispositivo que mide el oxígeno en sangre

El dispositivo permite conocer el porcentaje de oxígeno en la sangre, el cual puede ser un indicio clave para poder asistir a tiempo a un infectado. En el mundo aumentó su venta y en Río Gallegos hay pacientes que lo usan. Médicos opinan a favor -de hecho uno recomendó la compra a un municipio- y en contra de que cada familia pueda adquirirlo libremente. Su costo y la App cuyo uso no es recomendado.  

Pacientes con COVID-19: Comprar o no un oxímetro, el dispositivo que mide el oxígeno en sangre
Pacientes con COVID-19: Comprar o no un oxímetro, el dispositivo que mide el oxígeno en sangre
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde el inicio de la pandemia uno de los indicios de la complicación que acarrea el COVID-19 es la cantidad de oxígeno en sangre.

Esto se mide con un oxímetro de pulso y según los profesionales de la salud si el paciente infectado tiene problemas para respirar, le falta el aire y “satura” menos de 90 o 92%, es necesario que de manera urgente la persona sea internada.

La consecuencia de este indicio médico provocó que se disparen las ventas de los oxímetros de pulso. (En algunos países es remendada su compra).

En Río Gallegos, varias personas contagiadas con el virus lo adquirieron o lo adquirirán.

“El aparato es relativamente barato, subió de precio porque todo el mundo lo compra. Es de fácil lectura y es el alma mater de esta pandemia”, opinó el Dr. Juan Acuña Kunz.

El médico resaltó que es una “guía fundamental en la pandemia” y que lo ideal sería que cada hogar cuente con este dispositivo. “De esta manera se adelantaría cualquier caso de gravedad e insuficiencia respiratoria”.

Kunz lo cree tan importante que sugirió a las autoridades municipales de Caleta Olivia la compra de oxímetros para que cuando los médicos que controlan a los casos positivos sepan que la persona tiene dificultades respiratorias, acudan al domicilio, le midan el nivel de oxígeno en sangre.

“Es para los que tengan una dificultad respiratoria, así de manera inmediata se le manda el oxímetro, porque si padece una disnea es complicado y más si satura en 80%”, acotó.

Pero este control -aclaró- debe ser supervisado por un médico, más allá de su recomendación de que cada familia cuente con el dispositivo.

“Esto además ahorrará muchos recursos, porque ante un caso así se debe activar la unidad respiratoria, el equipo de protección, el personal y mover ambulancias, y tiene un alto costo con recursos que se acaban. Porque si movilizás todo esto y traés a la persona  al Hospital y satura 97%, no era necesario haberla llevado al hospital”, explicó.

Kunz destacó que personas con afecciones respiratorias pueden saturar 90%, como un asmático o con enfisema, por lo que no siempre la cifra implica una urgencia.

NO TENERLO EN EL BOLSILLO

“Debe ser exclusivamente para uso hospitalario y no es recomendable el oxímetro de pulso, como si fuera un tensiómetro para tomar la presión, porque sembrará más dudas”, opinó el Dr. Pedro García, presidente del Colegio Médico de Santa Cruz.

El profesional señaló que este aparato es para patologías respiratorias crónicas en las cuales el paciente “está asistido permanentemente”. “No me parece que sea bueno tenerlo en su bolsillo, es paranoico y confunde la acción y función del oxímetro. Estamos desbordados tanto con el aislamiento, que no estamos informando bien en cuanto las características de los elementos”, recalcó.

García insistió en ser “prudentes” en cuanto a la información que debe ser “muy precisa” ya que existe “mucha confusión en los ciudadanos en general”.

“Un COVID positivo que hace el aislamiento debe seguir el consejo telefónico, asesorado por un médico, y ellos son los que deben informar cómo manejarse en caso de una dificultad más seria. No me parece prudente indicarlo a mansalva”, subrayó.

Según García esto significaría “sembrar miedo” al virus y “generar más malestar y agravar la situación porque ante la presunción de padecer algo, se puede somatizar, lo cual no es correcto”.

El Dr. Horacio Córdoba, vicepresidente del Colegio Médico, señaló en la misma línea que el paciente debe estar monitoreado por un médico en su vivienda.

“La idea es que el médico controle si se tiene dificultad para respirar y hay que ir al hospital, pero no porque el oxímetro sature menos sino que hay más síntomas. No lo veo relevante tener un oxímetro de pulso, la cosa pasa por otro lado”, afirmó.

Pero Córdoba sí estuvo de acuerdo en que si una persona cuenta con el dispositivo, sea asesorado por un médico en el control.

COSTO

El costo del oxímetro de pulso varía según la marca en la plataforma más utilizada en Argentina como es Mercado Libre.

El costo oscila desde los 2 mil hasta los 4500 pesos.

También existen App para los sistemas Android en celulares, pero los profesionales desaconsejan su uso por no ser precisos.

COMENTÁ