Historia

Nostalgia: Recordando al querido Cine Carrera de Río Gallegos

La sala de proyección enorme, su galería café. Quien no tuvo una historia en el amado lugar de la ciudad.  Reconstrucción de un bastión de la cultura local que desapareció físicamente, pero no de nuestra memoria.

Cine Carrera en sus últimos años.
Cine Carrera en sus últimos años.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Cuando el Paseo Cine Carrera de Río Gallegos cerró sus puertas, fue un fuerte golpe para los vecinos de la capital santacruceña. No solamente por lo que significaba para la cultura audiovisual y el consumo del séptimo arte, sino que el edificio ubicado en Kirchner y Fagnano era más que una sala de proyecciones. Originalmente el cine fue fundado por Marcelino López y Joaquín González, quienes eran dueños además del cine-teatro Colón. Fue inaugurado el 31 de octubre del año 1946. En ese momento la primera película que se presentó fue el estreno de Las llaves del Reino, película del año 1944, con el actor con Gregory Peck. En la esquina funcionó la recordada Confitería Carrera. Ya para el año 1968 ocurrió un grave incendio en el Cine Carrera. Quienes todavía puedan recordarlo sabrán, tal como quedó registrado en esa época, que el foco ígneo ocurrió en la parte superior de la sala. Producto de esto, parte del lugar tuvo que ser reconstruido. Algunos recuerdan en redes la conmoción que generó este hecho en Río Gallegos.

 

Con el correr de los años, se instaló en el Cine una galería que sigue siendo recordada por los vecinos de la ciudad. Muchos tienen recuerdos de haber compartido un café o comido una pizza en el lugar. En la memoria de todos quedan las conocidas y famosas “mesas del odio” que se juntaban en las mesas. Quien escribe todavía tiene en la memoria todavía el olor a café al ingresar al lugar, como así también el tacto de la alfombra que recorría no solamente la escalera para subir a la sala de proyecciones, sino también el resto del edificio.

Asimismo, durante las décadas que estuvo abierto el cine varios fueron los locales comerciales que han pasado por el lugar. Desde locales de piercings y tatuajes, sex shops, videoclubs y hasta tiendas de hobbies y comiquerías tuvieron su espacio en el Cine Carrera, que sirvió además de pasar películas para darle un espacio y ser plural a la hora de encarar proyectos comerciales que no tenían lugar en la ciudad.

 

El paseo Carrera no solamente se quedó en el cine, sino que además sirvió como un punto de encuentro para varias generaciones durante décadas y décadas.

En sus años previos al cierre, se habían adaptado a cuestiones que tenían que ver más con las tendencias de proyecciones, como ser el cine de trasnoche con audio original y subtítulos, dejando de lado el doblaje latino que quedaba relegada a horarios diurnos.

Por allí pasaron mega éxitos comerciales como Titanic, Stars Wars, la multi-premiada El Señor de los Anillos o la mágica Harry Potter, todas ellas siendo estrenadas de manera simultánea a nivel nacional. Un verdadero hito.

 

Las causas del cierre

Si bien durante la década de los 80 y los 90 había mucha cultura de “ir al cine” (con la ebullición por ejemplo de la adolescencia y las películas de terror del género slasher), lo cierto es que si bien pudo sobrevivir a la era del alquiler y del VHS, llegó un momento que el consumo de películas en casa llegó a otros niveles.

En su última etapa del Cine Carrera –entre el 2005 y 2007- la sala de proyecciones empezaba a competir contra dos fuertes corrientes del consumo: en primera parte el consumo de DVDS –que aumentó significativamente la calidad del vhs – y por otro la piratería. Para esos años Internet comenzaba a llegar con ancho de banda y fibra óptica a Río Gallegos, lo que hizo que sea más accesible para tener conexiones en las viviendas. Esto, sumado a las páginas que facilitaban la descarga de películas estreno, hizo que finalmente el cine tuviera que cerrar sus puertas. El edificio permaneció durante varios meses cerrado al público y posteriormente fue reacondicionado como una casa de electrodomésticos.

 

Una época oscura                         

Luego del cierre que puso punto final al Carrera, fueron varios años de silencio cinematográfico en Río Gallegos. La ciudad era de las pocas capitales de provincia sin salas de proyecciones de películas estreno y en cartelera. Durante varios años, la proyección de películas quedó relegada a salas amateurs o del estado, que no contaban con la calidad de video ni audio, mucho menos con estreno de películas nuevas. Meramente reproducción dvds alquilados o descargados de internet. Fue una época oscura para el consumo.

 

Proyecto frustrado

En el año 2010 se abrió un concurso de proyectos para la construcción de la sala de cine sobre la calle Kirchner y Perito Moreno. Se estipulaba que estaría hace dos años atrás, pero el lugar sigue como si nada.

En aquel entonces se firmó un comodato por 99 años del terreno, por parte del Consejo Provincial de Educación (CPE).

La década pasada, los diputados de Santa Cruz solicitaron al Gobierno de la provincia, por intermedio de la Secretaría de Cultura, que realice las gestiones pertinentes para incluir la obra “Sala de Cine para Río Gallegos” en el marco del convenio Banco Nación – Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA – BNA) y conseguir el financiamiento necesario para la construcción de la misma.

Entre los fundamentos, expresaron que el Banco de la Nación Argentina firmó un convenio con el INCAA para fomentar proyectos productivos para empresas exhibidoras.

En 2011 la Cámara de Diputados sancionó por unanimidad un proyecto para que se incluya en el presupuesto del año próximo la construcción de la sala de cine para Río Gallegos. Se trata del proyecto Nº 077/2011 presentado por el presidente del Bloque Unión Cívica Radical, diputado Omar Hallar, quien además fue el autor de la iniciativa mediante la cual se solicitó al Ejecutivo Provincial y al Consejo de Educación que acordaran un convenio para el reacondicionamiento del edificio ubicado en la Avenida Kirchner y Perito Moreno, con el objeto de poner en marcha una sala cinematográfica.

 

Regreso al cine

Afortunadamente para el año 2014 se empezaba a gestar en la ciudad un proyecto para que volviera el cine. Se trató de una iniciativa de Marcos Shopping Center, que fue evolucionando con el correr de los años hasta tener las salas que proyectan hoy en día. La primera película que se estrenó en ese entonces en esta nueva etapa del cine fue Guardianes de la Galaxia y fue una bocanada de aire fresco para la comunidad, que esperaba con ansias regresar a una sala.

 

COMENTÁ