Celebración

“No nos puede faltar la alegría y las ganas de jugar”

En el “Día Nacional de los Jardines de Infantes” y “Día de la Maestra Jardinera” en Argentina, TiempoSur dialogó con Fabiana Godoy, docente de vasta trayectoria en el nivel de educación inicial en la Provincia de Santa Cruz. La fecha resalta la figura en memoria de Rosario Vera Peñaloza, fundadora del primer jardín de infantes argentino.

“Día Nacional de los Jardines de Infantes” y “Día de la Maestra Jardinera”
COMPARTÍ ESTA NOTA

Rosario Vera Peñaloza nació el 25 de diciembre de 1873 en el pueblo de Atiles, La Rioja. Dedicó su vida a la enseñanza y fundó el primer jardín de infantes argentino. En su trayectoria docente, el Consejo Nacional de Educación le encargó la formación del Primer Museo Argentino para la Escuela Primaria, hoy Complejo Museológico del Instituto Félix Bernasconi. Luego de una admirable trayectoria llegó a Inspectora de Enseñanza Secundaria, Normal y Especial. Falleció el 28 de mayo de 1950 y ésta es la fecha que se toma, precisamente, para conmemorar en su honor, el “Día de la Maestra Jardinera” y el “Día de los Jardines de Infantes”. En esta materia, Santa Cruz ha ido siempre a la vanguardia. Fue una de las primeras provincias en formalizar la Sala de 4, y actualmente lo es con las primeras Salas de 3. La deuda pendiente es la formalización del Jardín Maternal en el ámbito del CPE.

Para conocer sobre el trabajo de docencia inicial, TiempoSur dialogó con Fabiana Godoy, quien transitó su carrera como preceptora y maestra de sala en Río Gallegos para luego hacerse cargo de la Dirección de Jardines, primero en Julia Dufour y después en 28 de Noviembre, también fue Supervisora de Zona Centro y Sur, además de Directora provincial de Nivel Inicial y Vicepresidenta del Consejo Provincial de Educación hasta su jubilación, muy conocida y querida dentro del nivel. 

En primera instancia, hizo hincapié en la importancia de estos primeros años de vida educativa, los cuales representan “la mayor riqueza en el desarrollo del pensamiento de los niños”. En este sentido, la docente explicó que “la dinámica que se utiliza en el jardín tiene que ver mucho con lo lúdico y con lo social”, entendiendo que “es la primera institución donde uno socializa y sale de su casa para entrar a otro ámbito”.

Para reforzar la idea hizo referencia a que los docentes iniciales, “somos las primeras personas que recibimos a esos niños y la marca es bastante fuerte e importante”, y continuó: “Mucha gente, hace un par de años, decía: ¨Solamente van a jugar¨, y si, en el jardín básicamente se juega, pero tiene un profundo sentido de contenido y trabajo, no es el juego por sí mismo, sino que tiene un propósito, una razón de ser”.

En otro tramo de la nota, se expresó con relación al fuerte vínculo que se genera con las familias y los pequeños al comentar: “Empezamos con niños muy chiquititos, sala de dos o uno, de pañales incluidos, mamaderas, somos este nexo con la familia. Es un vínculo muy fuerte, el trabajo es cotidiano, es, cien por cien, trabajo social”.

Consultada sobre los motivadores de la elección de la carrera docente, Fabiana contó: “La mayoría de las personas te dicen que les gusta los niños, la pedagogía. Yo, cuando entré al profesorado tuve la posibilidad de tener mi primera aproximación al jardín y eso estuvo buenísimo. Empecé y justo en ese momento pudimos hacer una observación en un jardín y me encantó la experiencia de poder trabajar con esos niños y fue sumamente placentero poder hacerlo. El trabajo con los niños no es fácil, es cansador, demanda energía, pero merecen de nosotros lo mejor”.

Por último dijo: “A una docente de nivel inicial no le puede faltar nunca la alegría y las ganas de jugar. Uno tiene que transmitir alegría, ganas de estar con el otro, de pasarla bien, soy una convencida que lo que no se siente no se contagia, no puedo invitar al otro a jugar si no tengo la voluntad de hacerlo, entonces me parece que fundamentalmente es esto: Alegría y jugar con ellos”.