Política

“No hay más excusas”: la dura carta de Roberto Lavagna al Gobierno

Roberto Lavagna publicó una carta en la cual le exige medidas al gobierno. Solicita cambios en el sistema jubilatorio y en el régimen de empleo.

“No hay más excusas”: la dura carta de Roberto Lavagna al Gobierno
COMPARTÍ ESTA NOTA

El excandidato a presidente, Roberto Lavagna, publicó una carta dirigida al Gobierno, donde propuso una serie de cambios en el sistema jubilatorio y para modernizar el empleo privado.

En la carta, titulada “Llegó la hora. No hay más excusas”, el exministro de Economía hizo un balance de “un muy difícil 2020” y afirmó que “la acumulación de 10 años de estancamiento, incluso retroceso económico y la pandemia, han puesto a los argentinos todos en una difícil encrucijada”.

“El fracaso de las políticas populistas por un lado, o de ajuste por el otro, más la parálisis derivada de la pandemia, han llevado la realidad socioeconómica a niveles insostenibles”, planteó el líder de Consenso Federal.

Para Lavagna, “es necesario reaccionar ya con algunos cambios de comportamiento”. En ese sentido, planteó “la creación del trabajo privado como objetivo central, protegiendo derechos adquiridos pero incorporando a la mayoría que hoy está excluida, sin derecho alguno, a formas modernas de empleo”. A su vez, pidió “darle a la inversión y a la búsqueda de productividad un papel central”.

Los detalles de la carta

Por otra parte, señaló que es importante “dar equidad al sistema jubilatorio de quienes menos ganan haciendo ajustes diferentes a las jubilaciones y pensiones más altas”. Pretende, de esta forma, “reducir las abismales diferencias que hoy existen entre la mínima y los sistemas de privilegio”.

Lavagna consideró que es necesario “bajar los costos de funcionamiento del sistema político” y puso como ejemplos: “Cámaras más reducidas, legislativos provinciales unicamerales, concejos deliberantes marcadamente más reducidos, límites estrictos al número de asesores etc”.

El economista instó en “modificar conductas y valores”, y “evitar que el empleo público siga creciendo”. Para el dirigente, hay que “reeducar, redistribuir, penalizar el intervencionismo inútil y burocrático” con el fin de “darle más poder a los ciudadanos y menos a las estructuras, gerenciales, sindicales y a las alianzas espurias entre el Estado y pseudo empresarios”.

Además, propuso “desarmar progresivamente el sistema de subsidios que privilegia la concentración en Capital y el Gran Buenos Aires, porque vacía el interior del país” y destaca que “es imperioso re-federalizar la Nación”.

Según Lavagna, “los argentinos necesitamos una bocanada de aire fresco, de mayor libertad para movernos con creatividad; para ser productivos, no para buscar mañosamente rentas que se le extraen al Estado que debe ocuparse SÍ de educación, salud, de crear igualdad de oportunidades, seguridad, ciencia y tecnología”.

En agosto, Lavagna lanzó “Pilares de un programa de crecimiento con inclusión”. Incluía una reforma laboral entre sus ejes principales, cuestionados por el sindicalismo y distintos espacios del PJ.