Perros

“No existen las razas peligrosas”

Lo explicó al aire de Tiempo FM el Dr. Veterinario Javier Malavassi en referencia al fatídico hecho que se vivió en Ezeiza la semana pasada, en el que un pitbull mató a su dueño y la Justicia ordenó sacrificarlo.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La orden se emitió desde la Unidad Fiscal de Instrucción Descentralizada N° 2 de Ezeiza. Trajo consigo la discusión de las razas peligrosas. En distintos medios de comunicación informaron que el ataque sucedió mientras el hombre de 27 años golpeaba al animal para “domesticarlo”.

 Al aire de Lolypop, Malavassi explicó que menos del 10 % de la casuística genética produce diferenciación en los animales. “Genéticamente, todos los perros son iguales” aclaró. Explicó que la diferencia radica en la crianza y el cuidado que se les da a los animales.

Identificó a pitbulls y terriers como las razas más comunes en cuanto a seguridad, guardia y defensa. Considera que es una cuestión de moda que cambia con los años. “Cuando yo era joven el perro asesino era el doberman, se llegó a decir que a esta raza le crecía más el cerebro que el cráneo y por eso atacaba a la gente o desconocía a sus dueños” relató.

Recordó que en una época también los pastores alemanes cargaban con este estigma. La tenencia responsable trae consigo un compromiso de entendimiento con las mascotas, que no son alarmas, ni guardias, ni sistema de seguridad de los hogares, sino miembros de la familia.

Desmitificar las creencias en torno a las razas es parte de este compromiso. Desde esta perspectiva, se fomenta la adopción, que no precisa de papeles de criaderos, pero sí de mucho amor. Hasta el año pasado, el área de Comercio municipal no registraba ningún criadero de perros habilitado en Río Gallegos.

“Hay además, errores legales que deben solucionarse y son de vital importancia. Si el animal sufre mal trato y crece con una mala educación, se ve la diferencia” explicó el veterinario entrerriano. Desde un trabajo incansable e integral, que entiende que la salud pública, animal y ambiental es una sola, explicó que el 75% de las mordeduras en las ciudades son producidas por perros machos sin castrar.

Invitó a preguntarnos por qué tenemos perros y por qué no se castran. Está comprobado que un animal castrado es menos territorial y por lo tanto, menos agresivo. “Cuando decimos que es la solución, consideramos la reproducción, pero también las mordeduras” resaltó.

Desde su visión, se deben aunar fuerzas entre los espacios públicos, la sociedad y las organizaciones proteccionistas para llevar a cabo la mayor cantidad de castraciones posibles. “Con intervenciones tempranas, la población de animales -perros y gatos, machos y hembras- tiene un carácter mucho más relacionable con los seres humanos”.

TAGS

COMENTARIOS