Aniversario de su muerte

Nisman: Pedido de justicia de abogados y poca gente en las movilizaciones

A nivel nacional, el aniversario de la muerte del fiscal tuvo acompañamiento de la oposición. En Calafate fueron menos de diez personas a la marcha.

En Buenos Aires estuvo el núcleo duro de Cambiemos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En los últimos cinco años el caso del fiscal Alberto Nisman divide aguas a nivel nacional. Se trata de otra de las grietas que aún no se cierran y que cada avance judicial es puesto en cuestionamiento dependiendo el enfoque político que quiera dársele. Lo cierto es que en Santa Cruz se había convocado para ayer –como se hizo a nivel nacional- movilizaciones para pedir justicia por el caso de Nisman, pero no reunió a muchas personas. En ElCalafate, por ejemplo –donde se había lanzado el llamado- apenas fueron nueve personas. Incluso hubo enojo por lo bajo ya que según señalaron, los organizadores del evento ni siquiera estaban en la villa turística. La grieta además se vio profundizada luego del estreno de la nueva serie documental en la plataforma de Netflix, lo que reavivó el debate a principios de enero.

Quienes escribieron un comunicado oficial sobre el tema fueron los de la Asociación de Abogados de Río Gallegos.

Allí recordaron que al cumplirse el lustro de la muerte del fiscal "reclaman públicamente por el avance del proceso, exigiendo justicia y la no intervención del poder ejecutivo en la causa, considerando esencial para el afianzamiento del Estado de Derecho y de la democracia, el real y efectivo funcionamiento del poder judicial, sin intervenciones políticas".

Asimismo, señalaron: "Pedimos justicia para la familia de Nisman y para las víctimas de los atentados a la Embajada de Israel y la Amia".

(Convocatoria en Calafate).

Cambiemos

A nivel nacional se realizó también una movilización, masiva para algunos, poco concurrida para otros. Todo depende obviamente del lente de la cámara con la que se haya tomado la fotografía. Lo cierto es que en el pedido de justicia –con mucha participación del núcleo duro de Cambiemos, con la presencia de Patricia Bullrich- la bandera que enarbolaron fue la de la hipótesis del asesinato. “Fue magnicidio”, se atrevieron a asegurar.

“Nos hemos reunido para rendir tributo a quien dio su vida para que todos los argentinos podamos conocer la verdad sobre quiénes fueron los autores del atentado contra la sede la AMIA que, sabemos, también son los responsables de la voladura de la Embajada de Israel. No es éste el reclamo solo de las víctimas y sus familiares sino de todo un país al que esas bombas asesinas les sacudió el alma”, fue el comienzo del discurso que fueron leyendo distintas personas.

En esa línea, el texto continuó: “Nadie en la Argentina puede darse el lujo de interpretar la muerte del fiscal Alberto Nisman según su ocasional conveniencia política o el cargo que circunstancialmente ocupe. Quien piense que el sillón de Rivadavia tiene el poder de hacer cambiar la verdad; quien crea que la verdad puede escribirse y cambiarse a conveniencia no es más que un aliado de la mentira y cómplice de los culpables”.

"Un hecho criminal de este tipo no puede ser interpretado fuera de contexto. Alberto Nisman anunció que iba a presentar pruebas contra la entonces presidenta de la Nación como principal encubridora de los responsables del atentado a la AMIA y, 4 días después, apareció muerto. Nadie que se crea dueño de una verdad se suicida, nadie que tenga semejante entusiasmo vital se quita la vida. Por eso hoy aquí decimos: Justicia perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio", señaló el texto oficial leído por la oposición.