Salud

"Neumonía silenciosa": la infección que haría al coronavirus más peligroso de lo que se cree

Tos, fiebre, mareos, pérdida del olfato y dificultad para respirar.    

COMPARTÍ ESTA NOTA

Hasta el día de hoy estos han sido descritos como los síntomas más comunes de la infección por coronavirus. Sin embargo, con el paso del tiempo la comunidad científica ha desarrollado investigaciones que apuntan a otro tipo de afecciones: “Dedos Covid” o la “Neumonía Silenciosa”.

Esta última comenzó a ser estudiada por expertos estadounidenses luego de notar que pacientes no presentaban problemas para respirar, aunque tenían una mala oxigenación de la sangre.

A la larga, todos ellos acabarían por sufrir una insuficiencia respiratoria grave, la cual se produjo casi sin síntomas visibles previos.

El caso fue explicado por el diario estadounidense The New York Times y se basó en los análisis del médico Richard Levitan, del Hospital Bellevue en Nueva York, quien indicó que muchos pacientes llegaron al lugar cuando su situación ya era crítica.

En este sentido, hace poco los profesionales notaron que existen casos de neumonía causada por Covid-19 en donde se aprecia una disminución de oxígeno en la sangre, la cual denominaron como hipoxia o neumonía silenciosa. Esta es sumamente engañosa y difícil de detectar, debido a su sintomatología.

“Para mi sorpresa, la mayoría de ellos dijeron que habían estado enfermos alrededor de una semana, con fiebre, tos, malestar estomacal y fatiga, pero recién se quedaron sin aliento el día que llegaron al hospital”, indicó Levintan.

“Claramente, su neumonía había estado sucediendo durante días, pero cuando sintieron que tenían que ir al hospital, a menudo ya se encontraban en estado crítico”, agregó.

En esos casos, detalla, recién conocieron la infección de neumonía cuando les realizaron una radiografía de tórax y observaron el daño pulmonar

“Están en estado de shock, tienen un estado mental alterado o gruñen para respirar. Los pacientes que requieren intubación debido a la hipoxia aguda a menudo están inconscientes o utilizan todos los músculos que pueden para respirar”, indicó.

Algo similar explicó la médica internista Clarisse Melo a la BBC, quien sostuvo que muchos pacientes que tienen una baja oxigenación de la sangre son capaces, incluso, de hablar por teléfono con sus familiares.

“Muchos tienen una saturación muy baja de oxígeno, pero hablan con la familia por sus teléfonos celulares”, indicó al citado medio.

“Se enojan conmigo cuando digo que tienen que ir a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Tengo que mostrar las pruebas para convencer a la persona de que lo que necesitan es recibir oxígeno”, sostuvo.

Luego de semanas, Levintan entregó una explicación a la situación. Según sus conclusiones, el coronavirus ataca a las células pulmonares que producen surfactante, la sustancia que ayuda a los alvéolos a permanecer abiertos entre respiraciones.

“Cuando comienza la inflamación de la neumonía por Covid-19, los sacos de aire (alvéolos) colapsan y los niveles de oxígeno disminuyen. Sin embargo, los pulmones permanecen inicialmente ‘obedientes’, aún no rígidos o pesados con líquido”, sostuvo.

“Esto significa que los pacientes aún pueden expulsar dióxido de carbono, y sin una acumulación de dióxido de carbono, los pacientes no sienten falta de aliento”, agregó.

Según el médico, quienes sufren esta infección intentan compensar la falta de oxígeno en la sangre con respiraciones más rápidas y profundas, de las cuales no se dan cuenta.

“Esta hipoxia silenciosa, y la respuesta fisiológica del paciente a ella, causan aún más inflamación y colapsan más bolsas de aire, y la neumonía empeora hasta que los niveles de oxígeno caen en picada”, sostuvo.

Por su parte Jaques Sztajnbok, médico supervisor de la unidad de cuidados intensivos del Instituto de Infectología Emílio Ribas de Brasil, indicó a la BBC que esta neumonía silenciosa no es una caractística excluyente del Covid-19.

“No es algo nuevo, vemos que sucede con pacientes que tienen otras enfermedades”, sostuvo.

A eso agrega que un diagnóstico dependerá de la tolerancia individual de cada persona a la baja oxigenación de la sangre.

“Algunos pacientes llegan con baja oxigenación, pero no tienen problemas para respirar. Pero varios informan sobre algunas dificultades respiratorias. Una explicación para esta diferencia puede ser la tolerancia individual a la hipoxia”, concluyó. (El Pinguino)