Relatos

“Mujer Bonita nació desde mi necesidad de expresar”

Fueron las palabras de Verónica Tresguerres, que está comenzando la segunda edición del proyecto artístico y libro que narra historias de santacruceñas.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La fotógrafa feminista explicó que busca generar más proyectos en los que pueda ayudar a otro, interpelada por trabajar en proyectos sociales.

La historia de Verónica está enraizada en la Patagonia. Su abuela fue la primera partera, su abuelo el primer carpintero y como fueron pioneros de Río Gallegos ella decidió ser pionera en el foto-reportaje. Comenzó con la curiosidad de documentar y retratar su cotidianeidad y sus viajes con un regalo de cumpleaños de su padre, su primera cámara.

Como un hobby que se convertiría en profesión, cuando terminó sus estudios secundarios decidió estudiar en Buenos Aires. Allá creció su curiosidad por capturar las expresiones de las personas en retratos y su proyecto de familia y tuvo su primera hija. “Acá la vida es mucho más tranquila que en una ciudad universitaria, donde hay mucha oferta y los trabajos son muy mal pagos”, recordó.

Los vientos de estabilidad llegaron en 2010, casi inmediatamente después de regresar a la capital de Santa Cruz consiguió trabajo como fotógrafa. También llegó otra hija. Juana y Amparo son de sus momentos favoritos. “Cuando estaba embarazada me presenté a un concurso acá que se llamaba Currículum 0, obtuve una mención especial y ahí decidí estudiar fotografía”, detalló.

“Empecé siendo reportera gráfica para medios locales y algunas fotos para medios nacionales pero después pasé a la prensa institucional. Otro tipo de trabajo es muy precarizado y demandante”, explicó. Actualmente se desempeña en gráfica y producciones audiovisuales en instituciones gubernamentales.

También ha trazado su trayectoria en la fotografía política, trabajando en campañas electorales y de productos publicitarios. Su especialidad y la arista del trabajo de capturar momentos que más disfruta es la fotografía social de niños. Explicó que “es lo que más me gusta, especialmente bebés, estar en cada detalle, elegir la mantita para arroparlos, hacerlos dormir y acomodarlos en poses súper tiernas, pero en general disfruto hacer de todo”.

Mujer Bonita

El proyecto fotográfico de un libro que cuente historias de mujeres sobrevivientes, en este caso al cáncer, nació desde la necesidad de expresar. “Sara Delgado me pidió que haga fotos después de la intervención quirúrgica que tuvo cuando tenía cáncer y le sacaron el útero. Surgió para visibilizar y dejar de estigmatizar la palabra cáncer”, comentó Tresguerres, confesando su felicidad.

“Nunca en mi vida pensé que iba a editar un libro y me encantó, me encantó cómo cerramos el año pasado”. El impulso de pensarlo como una muestra, hacerlo libro, presentarlo en el Complejo Cultural y menciones en la Cámara de Diputados en diciembre del año pasado catapultaron las ganas de seguir creando.

Actualmente las fotos bonitas y que luchan de Verónica están siendo exhibidas en el Sector B del Campus Universitario de la UNPA - UARG. Es un trabajo con perspectiva de género, documental y testimonial que cuenta la historia de sobrevivientes del cáncer. “La idea es que sea itinerante, no lo quiero tener en mi casa juntando polvo”, bromeó y agregó que el cierre de dicha muestra será el 7 de abril, Día Mundial de la Salud.

La fotógrafa espera que pueda viajar por toda la provincia hasta el mes de octubre, que es una invitación a la sensibilización sobre el cáncer de mama y exhibirla en Casa Santa Cruz.

 

La fotografía con perspectiva social

“Está buenísimo usar la fotografía como una herramienta para ayudar a otros”, proyectó. Disfrutó su trabajo de calendario a beneficio con la Asociación Síndrome de Down de Río Gallegos y actualmente se encuentra trabajando con familias que conviven con Trastorno del Espectro Autista y la Asociación de Personas con Enfermedades Poco Frecuentes.

Explicó que tiene una base de datos lista en Río Gallegos, el primer paso para trabajar en su próximo proyecto. “Y quiero donar el libro a los distintos espacios, asociaciones que trabajen por estas condiciones como con Mujer Bonita al Centro de Medicina Nuclear”, agregó, expresando que su idea es trabajar por la concientización.

 

La mirada del lenguaje

“Fui de las primeras reporteras gráficas y es un trabajo súper machista”, expresó, explicando que respeta y aprecia mucho a sus pares pero sin dejar de ver la desigualdad. “Creo que una buena forma de concientizar con el feminismo es trabajando y demostrando la lucha que hay desde nuestro lugar”, agregó Verónica.

Concluyó con una reflexión sobre la calidad fotográfica, que si bien la técnica puede venir de la mano de equipos sofisticados, ella considera una buena foto aquella que expresa, comunica, te interpela y te atraviesa.