El Calafate

Movimientos de mujeres exigen explicación del juez por la liberación de un presunto violador

Mediante una carta los grupos Frente Feminista Juan Azurduy y Asamblea transfeministas de El Calafate, solicitan la explicación del Juez de la Localidad por la liberación de un presuntó violador de una joven. 

Movimientos de mujeres exigen explicación del juez por la liberación de un presunto violador
COMPARTÍ ESTA NOTA

Mediante una carta los grupos Frente Feminista Juan Azurduy y Asamblea transfeministas de El Calafate, solicitan la explicación del Juez de la Localidad por la liberación de un presuntó violador de una joven. 

La carta expresa lo siguiente:

El 17/05/2020 nos enteramos a través de una nota en el perfil de "Impacto Urbano' de la red social "Facebook” que, y citamos textual una parte: “Profundo malestar en la familia de la víctima ante la decisión del juez Narvarte de liberar, al abusador de una adolescente”.

Ante esta noticia, a la que nos remitimos en todas sus partes, desde diferentes organizaciones y movimientos feministas, así como personas en general alertadas por su accionar le exigimos al Sr. Juez que nos explique porqué una persona acusada de ser violador y con grandes indicios de serlo está libre, sin culpa y cargo.

Ante ello, exigimos que juzgue con perspectiva de género, ya que la Fiscal y el Sr. Juez teniendo todas las pruebas deciden dejarlo en libertad.

Es terriblemente indignante, es doloroso saber cómo se da preeminencia solo al agresor y a la persona víctima se la deja de lado sin cuidado real ni resguardo alguno. El "presunto" violador sigue normalmente con su vida y su rutina.

Que así, se perpetúa el malestar, la angustia, el dolor y el daño en las personas víctimas de este delito de odio, discriminación y cosificación que sufrimos las personas que no somos 'varones'.

Hoy podemos cruzarnos con él en cualquier lado... está libre. Exigimos prisión preventiva para aquellos que cometieron delito de género; Deben esperar el juicio en la cárcel.

Es un riesgo para todas las mujeres, niñez, adolescencia, para las personas de las comunidades LGBTTTIO+ de la localidad y para la sociedad en general, ¿Quién puede garantizarnos que no se va a fugar con toda la prueba en su contra que hay?

¿Cómo podemos prentender que las violencias de género no se sigan perpetuando si no hay velocidad y eficacia judicial?

¿Qué temor puede tener un hombre antes de cometer un delito de género, si sabe que hay un sistema que prácticamente avala las conductas machistas y pareciera que se rige por el amiguismo?

¿Cómo le pedimos a una persona gue atraviesa una situación de violencia de género que denuncie si con esta situación nos seguimos dando cuenta que la justicia no hace nada?

Existe acuerdo mundial de que hay que realizar esfuerzos “extras” para erradicar la violencia de género, exige un "avance normativo" que exige una respuesta integral frente a las diversas manifestaciones de violencia de género y que nuestro país le otorgó el más alto rango al colocarlo al lado de nuestra máxima norma, la Constitución Nacional.

Pero frente a este avance solo observamos una respuesta judicial  “machista” en sintonía con la 'cultura de la violación". La violación no es un hecho de la vida cotidiana y que encima da más derechos y mejor trato a los varones, no, queremos igualdad ante la ley.

 

No aplicar las normas de derechos humanos que nos amparan, lo hace incurrir en responsabilidad internacional, además de ser responsable de que fracase la puesta en práctica de las leyes que debieran protegemos.

Estamos cansadas de la complicidad patriarcal. Basta de que el Juzgado responda para sostener su estructura patriarcal, para sostener una sociedad basada en relaciones desiguales, en dónde nos matan, nos queman, nos violan, nos pegan, nos hostigan y menoscaban nuestra dignidad.

La ley 26.485 le exige a la Fiscal y al Juez acciones positivas, no solo desde la asistencia y protección, sino también desde la prevención, a quienes denuncian. Basta de respuestas judiciales que solo revictimizan, discrimina y estigmatizan a quienes no son varones.

En Calafate estamos discutiendo la aplicación de la Ley Micaela en nuestro municipio, y en este contexto, resulta altamente contradictorio que se deje libre a un presunto violador. La Ley lleva el nombre de Micaela García, víctima de un brutal femicidio de un hombre con antecedentes de violaciones.

Somos muchas personas mirando el accionar de la justicia, ya no nos callamos más. La sociedad va hacía un proceso de deconstruir patrones machistas para que no se perpetúe más la violencia de género, en el que la violencia institucional debe desaparecer. Esperamos tener un sistema judicial a la altura del momento histórico.

BASTA DE DOBLE MORAL E HIPOCRESÍA, BASTA DE AMIGUISMO PARA JUZGAR A UN VIOLENTO. EXIGIMOS APLICACIÓN DE LOS NORMAS CONSTITUCIONALES DE PROTECCIÓN INTEGRAL HACIA LAS PERSONAS OUE SUFREN VIOLENCIA DE GENERO Y OUE SE JUZGUE CON PERSPECTIVA DE GÉNERO, ES DECIR, OUE SE JUZGUE, SE INVESTIGUE Y SE PROCEDA CONFORME A DERECHO.