Río Gallegos

Moscas

Vecinos de los barrios cercanos al vaciadero solicitaron al Municipio que refuerce la tarea en el marco del plan de control de plagas. El objetivo es evitar una invasión como la registrada en diciembre del 2019. Referentes barriales contaron a TiempoSur que ya se han puesto en contacto con las áreas municipales para plantear algunas modificaciones en la metodología de trabajo.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La presencia de moscas en Río Gallegos se da ni bien iniciados los primeros días de calor. Algunas temporadas se notaba algo más que otras, pero nunca se hicieron sentir como lo hicieron en el verano del 2019. Tal es así que se generó el desabastecimiento en la ciudad de productos insecticidas de todos los tipos y marcas. Los vecinos que viven en las zonas cercanas al vaciadero, es decir quienes residen en los barrios Gaucho Rivero, Juan Pablo II, Madres a la Lucha, barrio José Font, Marina, Belgrano, Lago del Desierto, entre otros, son los más afectados, pero como hemos publicado en varias oportunidades cuando las tareas de control de plagas no son bien realizadas, la presencia de este insecto se pude notar a lo largo y ancho de la capital.

Con la experiencia del verano pasado y ante el reclamo y pedido de solución por parte de los vecinos, que precavidos no quieren pasar por la misma situación, el personal del Departamento Inspecciones de la Dirección de Saneamiento Ambiental de la Municipalidad de Río Gallegos, en conjunto con la Dirección de Gestión Ambiental, iniciaron a mediados de año las tareas relacionadas al plan ideado para combatir la plaga de moscas, iniciativa enmarcada en el plan 10 Acciones que viene llevando a cabo el Municipio y que, según varios de los funcionarios involucrados, ha dado buenos resultados, un poco en contradicción con lo que opinan vecinos de los sectores anteriormente mencionados.

En las últimas horas, Martín Toledo Mursi, del barrio Gaucho Rivero, mantuvo comunicación telefónica con algunos de los responsables de las áreas, donde planteó “la posibilidad de reforzar las fumigaciones para evitar la reproducción de estos insectos y que invadan nuestros hogares”.

En este sentido, comunicó que posteriormente se comunicaron con la junta vecinal para informar que “evaluaron esta problemática de la invasión de moscas y se va a implementar un cambio de metodología en el vaciadero y dentro de unas semanas estamos invitados al basural para presenciar el trabajo de fumigación que se implementará”.

Vale la pena mencionar que tanto Gaucho Rivero como Juan Pablo II, son dos de los sectores que más han insistido en una solución. Justamente, María, del Juan Pablo II, manifestó, tambien a nuestro medio, que “desde agosto se vienen realizando la fumigación los días sábados y a veces dos veces a la semana, ya que lo que se quiere evitar, y si bien ahora hay moscas, es que no haya una invasión como la del año pasado”.

En otro tramo de la entrevista, la vecina fue clara al remarcar que “las moscas no solo salen del vaciadero, sino que también se generan en patios, minibasurales, agua estancada” y continuó: “Lo que se pidió es cambiar la metodología, pedimos desde las juntas vecinales que intensifiquen dado que no está dando mucho resultado solo en el vaciadero, por lo que pedimos que se extienda a algunos barrios, siempre con la utilización de líquidos”.

Además, Toledo Mursi adelantó que “dentro de los cambios se prevé colocar un arco de desinfección para salida de los camiones recolectores del vaciadero. Esperamos que muy pronto se resuelva este inconveniente. Agradecemos a las autoridades municipales por responder en forma casi inmediata a solicitud de los vecinos del barrio Gaucho Rivero y zonas cercanas”.

Algunos de los funcionarios de las áreas operativas involucradas en este plan de contingencia, manifestaron a TiempoSur que “la cantidad que hay ahora no es nada comparada con la de años anteriores”, y aseguran: “Se está haciendo un trabajo a conciencia, esperemos poder evitar la mayor cantidad de plagas posibles este verano”. Desde el vaciadero aseguran que “es lógico que, con las temperaturas, por cuestiones biológicas, se empiecen a crear las moscas. Nosotros nunca dijimos que no iban a haber moscas, la idea es poder evitar la invasión”.

COMENTÁ