Increíble

Médicos atravesaron una desoladora tormenta de nieve para salvar la vida de un bebé prematuro

Personal de dos hospitales unieron fuerzas para poder salvar a la bebé Zaylynn quien nació tras 24 semanas de gestación y apenas pesaba medio kilogramo.

Médicos atravesaron una desoladora tormenta de nieve para salvar la vida de un bebé prematuro
COMPARTÍ ESTA NOTA

Un grupo de médicos debió atravesar una violenta tormenta de nieve para salvar la vida de un bebé prematuro. El grupo trabajó a contrarreloj, contra la naturaleza y contra los cortes de energía que se registraron en los distintos hospitales de la zona. Afortunadamente, la pequeña Zaylynn logró sobrevivir gracias a la dedicación y resiliencia de los trabajadores de la salud.

El hecho se desarrolló en el estado de Texas, el pasado 17 de febrero, en medio de una fuerte helada que azotó al centro médico Marble Falls. Allí se encontraba la pequeña, quien necesitaba una unidad de cuidados intensivos para sobrevivir debido a su delicado estado producto de un parto de emergencia.

A causa de que la institución no contaba con la debida tecnología para asistirla, debieron trasladarla a otro mejor preparado. Tras asistir a la madre de la criatura a dar a luz, procedieron a buscarle una unidad temporal a la niña y a buscar un hospital para que sea atendida. Pero al intentarlo, se encontraron con que todos los centros luchaban contra el salvaje temporal.

Carrera contrarreloj

“Teníamos cinco o seis personas en la estación de enfermeras llamando a las redes de hospitales de todo el estado de Texas. Nadie pudo responder a nuestro grito de ayuda”, aseguró una enfermera que asistió en el parto. Luego de horas de insistencia, lograron contactar con el doctor John Loyd, jefe neonatólogo de la división del Ascension Seton Medical Center en Austin. Este último les contó que intentaba organizar el transporte de otro bebé hasta que escuchó de Zaylynn.

Así, Loyd equipó su auto con todo lo necesario para transformarlo en una unidad de cuidados intensivos móvil. Junto a dos enfermeras, partieron hacia el Marble Falls para salvarle la vida a la pequeña. Viajaron 88 kilómetros en dos horas bajo la furibunda caída de hielo y nieve. Así, lograron mantener viva a la pequeña hasta que el clima mejoró 24 horas después. De esta manera, un helicóptero del hospital Dell Children’s aterrizó y trasladó a la nena al centro para que recibiera los cuidados necesarios.