Increíble

“Me condena a muerte”, su hija tiene cáncer y se niega a donarle sangre para salvarla

Una mujer de 47 años que tiene cáncer necesita de la sangre de su madre biológica para un tratamiento, pero ésta se negó a ayudarla.

“Me condena a muerte”, su hija tiene cáncer y se niega a donarle sangre para salvarla
“Me condena a muerte”, su hija tiene cáncer y se niega a donarle sangre para salvarla
COMPARTÍ ESTA NOTA

Una mujer italiana de 47 sufre de cáncer, pero tiene una mínima chance de poder salvarse. Puede someterse a un tratamiento en el cual solo requeriría la sangre de su madre biológica. Sin embargo, ésta se negó a dársela para que pueda sobrevivir.

Daniela Molinari es una enfermera psiquiátrica italiana que trabaja en el hospital Fatebenefratelli en Milán. A su vez, es madre y abuela y está cursando esta letal enfermedad. Para salvarse puede someterse a un tratamiento que consiste en una terapia experimental que buscaría reconstruir el mapa genético a partir de esa mínima muestra de sangre.

 

“Encontraron a mi madre, pero se niega a ayudarme. Espero de todo corazón que recapacite porque así me está condenando a muerte“, compartió la mujer su desgarradora historia. A su vez agregó que no solo la condena a ella sino que “está condenando a mis hijas a quedarse sin madre y a mi nieto a crecer sin abuela“.

La madre abandonó a Daniela cuando nació y ella creció en un orfanato a cargo de otras personas. Sin embargo, ahora necesita su ayuda para someterse a una terapia experimental y, a pesar de que la encontraron, su madre se niega a ayudarla. “Se niega, a pesar de haber recibido todas las garantías posibles de mantener el anonimato“, contó la mujer.

A pesar de que Daniela le explicó a su madre que solo necesita la sangre sin necesidad de que haya un encuentro, sigue habiendo una negativa. “Me pregunto cómo te dormís por la noche, cómo vivís sabiendo que has negado sin posibilidad de pensarlo dos veces lo que te pedían”, le lanzó tajante a su madre y le preguntó cómo era capaz de dejar a su nieta de 9 años sin una madre.

COMENTÁ